martes, 3 de octubre de 2017

Cuatro malos hábitos (malísimos) que estropean mucho el pelo...

En ocasiones adquirimos malos hábitos y a ciertas edades podemos hacer un esfuerzo por mejorar... ¡pero ni de coña vamos a cambiar! Por ejemplo estos son los cuatro errores más comunes que hacemos siempre y que al final nos acabarán pasando factura en nuestro pelo: ya tengas una melena que ni Sansón o padezcas problemas de alopecia femenina (sobre todo si llevas peluca o prótesis capilar) estas cuatro situaciones seguro "te suenan". 
cepillo pelo mojado
1) Colonia / perfume en el pelo. No sé si es que es costumbre de los que nos hemos criado entre los años 70-80-principios de los 90, pero lo de echarnos colonia en el pelo después de peinarnos era algo muy extendido entre niños y niñas. Costumbre que servidora continúa haciendo, pulverizando con colonia cada mañana de medios a puntas. ¡Y da igual que sea de marca porque está fatal! Lleva muchísimo alcohol así que es un producto que no sólo reseca el cabello, sino que lo volverá fino, oxidado y quebradizo. Y no digamos más si primero colonia y después te pasas la plancha, un cocktail explosivo. Si te gusta perfumarlo, utiliza aceites como argán o coco, que no sólo aportan un buen olor a tu melena sino también lo hidratan (coco) y lo protegen (argán).

3) No usar mascarilla o acondicionador de manera sistemática, aunque tu pelo biológico esté en buenas condiciones o sano. Son sólo cinco minutos de nada, y aunque no puedas por tu ritmo de vida aplicarlo todos los días, resérvate al menos dos o tres días por semana. ¡Más vale prevenir que lamentar! Si llevas prótesis capilar o peluca, esto no es negociable: siempre usa mascarilla o acondicionador tras cada lavado. En mi caso particular tanto en casa como en el trabajo no me complico la vida y utilizo uno que es 4 en 1 (mascarilla, acondicionador, sérum sin aclarado y sérum en seco) Salerm21

4) No sanear ni cortarse las puntas en varios años. Muchas veces es por dejadez, otras porque no le damos suficiente importancia a nuestro cabello o también si padecemos cualquier tipo de problema de alopecia y nos da vergüenza (entiendo esa situación y la cara de circunstancias que ponían cuando me miraban la cabeza, ahora por suerte me corto el pelo en el trabajo). Al menos dos veces al año se recomienda acudir a una peluquería o centro de belleza de tu confianza. Si te da mucho apuro que te vean, y tienes confianza con tu peluquera pide que te atienda la primera de la mañana o la última de la tarde si no cuentan con cabinas individuales. Cortar el tramo más deteriorado (puntas abiertas, más desgastado) nos aportará volumen a la melena (porque eliminamos las zonas más afinadas) y nos aportará también una imagen personal mucho más higiénica y cuidada. Luego te pones el chándal, los tacones y ¡a triunfar! 

Créditos imagen: Conair. 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin