viernes, 1 de septiembre de 2017

Que es lo que NO debes hacer con una prótesis capilar o con una peluca ¡NUNCA! (o evitarlo)

Normalmente siempre me gusta dar una visión más bien positiva, que no es bueno ponerse límite y que la posticería de nueva generación o soluciones capilares están diseñadas para poder hacer vida totalmente normal, ¡hasta deporte de riesgo! Pero sí que hay algunos detalles a tener en cuenta que yo creo se pueden resumir en dos: nunca lo mojes, y bajo ninguna circunstancia le des de comer después de la media noche.... (obviamente esto es una broma, de los Gremlins, que nadie se ofenda).

Cuidado con los cascos, gorros, gorras, viseras y sombreros muy, muy apretados. En muchas ocasiones por motivos de trabajo (o porque somos moter@s) tenemos que llevar este tipo de accesorios en la cabeza. Cuando nuestra prótesis o peluca está pegada al cuero cabelludo esto no tiene que ser un problema (aunque siempre es mejor ser cuidadosos y no sacarnos el casco a tirones sino con suavidad). Cuando llevamos un sistema fijado a nuestra cabeza durante 24x7, también tenemos que lidiar con la fricción (respaldos, ropa, ropa de cama...) por lo que siempre recomendamos utilizar satén o seda como funda de almohada, ¡así el cabello se desliza! 

Playa, piscina, ríos, lagos, spas, saunas... Y cualquier otra actividad que incluya mojarnos la cabeza en el agua (salada, clorada...). SI tu prótesis capilar o peluca está colocada con adhesivos, clips o fija en la cabeza de cualquier otra manera, esto no suele ser problema (siempre que el pegamento sea resistente al agua). Si no lo está, es preferible que evites. Por otro lado, ten en cuenta que tanto el cloro como el salitre, así como la exposición al sol directo, es algo que supone un desgaste tremendo en el cabello de los sistemas (se oxida y reseca) sobre todo si son procesados (teñidos). Si eres una persona que le gusta pasar mucho tiempo practicando natación o en la playa, es mejor que te informes del tipo de pelo, cosméticos, adhesivos, métodos de sujeción  y base del sistema que te vaya a resultar de mayor durabilidad, ¡y al agua patos!

Elige bien tus adhesivos: es decir, si tu prótesis capilar o peluca se sujeta mediante adhesivos que no son resistentes al agua ni al sudor, no es aconsejable que te lances de cabeza al mar o a una piscina. Y si estás utilizando pegamento acrílico ultra fuerte (como por ejemplo la gama Ultra Holdno es recomendable para nada que te quites la pieza todos los días cuando llegues a casa. Por lo tanto, esto, aunque parezca algo de perogrullo, no todo el mundo lo está aplicando bien. 
Ojo con la fibra sintética: que sea resistente al calor o no es una información relevante. Esto sucede mucho con las clientas que se decantan por una peluca de cabello artificial (fibra). Es importante que te informes de si es resistente o no al calor antes de cualquier tipo de manipulación: plancha, tenacillas, secador... ¡Incluso al abrir la puerta del horno! Cuando son resistentes al calor, esto no es problema. Si no lo es, simplemente deja que se seque toda la noche sobre su percha soporte de pelucas, y al día siguiente ¡perfecta! 
Lee bien las instrucciones de lavado. No es fake ni es un chiste que me he inventado. Sé de señoras que han metido su peluca en la lavadora, ¡con el programa de centrifugado! Saber cómo cuidar de tu sistema permite que su duración se alargue, y también ahorrarte un dinerillo  ya que puedes hacerte cargo en casa sin depender de una peluquería (aunque a ver, cuando el resultado es profesional es otra cosa que merece la pena sobre todo para casos puntuales, y si te lo puedes permitir, todas las semanas). También es importante que sepas qué cosméticos aptos son los más adecuados para mantener tu prótesis capilar o tu peluca, tanto si es natural como sintética. Que no es cosa de acumular chorrocientos frascos en el baño, sino de tener las cositas que sabes que mejor te dejen el pelo. 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin