jueves, 20 de abril de 2017

¿Por qué los abogados y jueces siguen llevando peluca en UK? ¿De qué pelo se hacen? ¿Cuánto cuestan?

En España estamos acostumbrados a ver a abogados, fiscales y jueces vistiendo la característica toga, pero en Reino Unido todavía mantienen la tradición de llevar pelucas empolvadas de época "en la vida real", no sólo en las películas o series de televisión.

¿Por qué sigue arraigada esta costumbre? De acuerdo con un artículo recientemente publicado en la web howstuffworks.com, muchos de los jueces y abogados que llevan pelucas en la corte aseguran que aportan un sentido de formalidad y de solemnidad a los procesos judiciales. 

Como muchos uniformes, las pelucas también son un signo de anonimato, para que el abogado deje de lado su cariz personal y represente visualmente la supremacía de la ley. De hecho, los abogados que se niegan a usarla están mal vistos, como una falta de respeto. Las pelucas de los jueces son similares pero mucho más largas, más abundantes y más adornadas con tirabuzones. Los abogados, en función de su status, tienen diferentes tipos de pelucas. 

Para confeccionarlas utilizan crines de caballo, que es un pelo más duro y de color blanco natural. La fabricación es totalmente artesanal y los métodos son tradicionales, por lo que el coste de una peluca de juez puede llegar a alcanzar los 3.000 dólares (unos 2.900 euros) mientras que las más cortas destinadas a abogados rondan los 500 euros. 

Es cierto que la moda de llevar peluca por parte de los hombres pertenecientes a las élites se remonta al siglo XVII, pero ya está en desuso. En esa época normalmente utilizaban pelo de cabra, fibras vegetales como el algodón o cabello natural perteneciente a cadáveres (argh!). Aunque también existía un mercado en el que personas decidían vender su propio pelo a los fabricantes de pelucas, aunque las crines seguían siendo la materia ideal por su color y grosor.
¿Por qué las pelucas empolvadas se pusieron de moda en los siglos XVII y XVIII? Parece ser que la "culpa" era de las infecciones cutáneas (habitualmente por falta de higiene) y de la sífilis, como podéis leer en este otro curioso artículo: Higiene el el siglo XVIII, ¡lo que las pelucas escondían! 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin