martes, 11 de abril de 2017

Ácido caprílico - aceite de coco para aliviar psoriasis (mi experiencia)

Este año de momento, y toco madera, no he tenido problemas de psoriasis ni en la cara, ni en el cuello, ni en el cuero cabelludo. Sigo con lesiones más o menos regulares en las manos (nudillos y entre los dedos sobre todo), en los pies, un pelín en las rodillas, un parche no muy apartoso en la tripa y lo que ha sido nuevo es que he tenido una lesión bastante desagradable en un codo, que la verdad se fue tal cual como vino en cosa de una semana. Menos mal, porque cuando pilla en una articulación (tengo la manía de flexionar los brazos varias veces al día) la tirantez hace que las escamas se abran y el escozor es muy molesto (sobre todo cuando roza con la ropa).

Total, que sigo investigando remedios "caseros" y después de varias aplicaciones creo que el aceite de coco me está yendo muy bien. Es verdad que mi problema de psoriasis no es tan severo, sí he tenido brotes muy desagradables (cara, cuello, cuero cabelludo) en el pasado, pero de momento parece ser que a mi sistema inmunológico no le da por ahí. Entiendo que las personas que leéis esto y tenéis psoriasis más grave, igual lo del aceite de coco os alivia algo pero no es desde luego la solución, y tendríais que seguir las pautas de vuestro dermatólogo (corticoides tópicos).

El aceite de coco contiene ácido laúrico en gran proporción (un 45% aprox), que es un ácido graso saturado de cadena media. También ácido cáprico y caprílico (ácidos grasos saturados) además de vitamina E que es un ingrediente muy utilizado en cosmética (antioxidante). Aunque nos suene fatal lo de los ácidos grasos saturados, ya que lo relacionamos con el colesterol malo (también uso el aceite de coco y la leche de coco para cocinar) en realidad estos ácidos funcionan al contrario: estimulan el metabolismo, aumentan el colesterol "bueno" (lipoproteínas de alta densidad) y ayuda a reducir el malo (lipoproteínas de baja densidad). Cuando leí lo de que tiene una composición brutal en grasas saturadas pensé entonces que iba a limitar su uso a piel y pelo (en este otro post os hablé del aceite de coco para hidratar el cabello pero OJO si lo vas a usar en tu prótesis capilar o en tu peluca), pero por suerte investigué un poco más y ahora me lo como a cucharadas (me encanta el sabor).

Para aplicarlo en la piel no tiene la textura de aceite líquido como el aceite de oliva o el típico aceite para usar tras la ducha. Se solidifica a temperatura ambiente y es como una cera (la textura es como la cera Álex para abrillantar muebles).  Un día se me olvidó el tarro encima del radiador del baño, se licuó, y a la mañana siguiente cuando abrí la tapa del frasco lo derramé todo por el suelo de baldosas. Menudo Cristo engorro para limpiar todo eso. Eso sí, mi baño estuvo oliendo como la playa de Copacabana durante semanas...

El aceite de coco tiene propiedades antimicrobianas, calmantes, antiinflamatorias y es muy hidratante. No es un producto para nada barato (yo he comprado específico para cocinar, aceite de coco virgen, viene en frascos de plástico o de cristal) pero no es necesario que apliques mucha cantidad, ya que con el calor corporal la "cera" se va fundiendo y cunde mucho. Además, cuando termines de dártelo en el cuerpo te puedes chupar los dedos, cosa que con el body milk esto no se puede hacer, ¿eh? Todo ventajas.

Eso sí, espera como 10 minutos antes de ponerte la ropa porque evidentemente mancha. Si aplicas la cantidad justa y necesaria te quedará la piel muy suave, flexible, hidratada, con un olor que a mí me resulta agradable (obviamente a coco). Si te pasas, pues lo notarás un poco pringoso.

Por sus cualidades químicas, el aceite de coco virgen está solidificado a temperatura ambiente. Sé que también lo venden en formato líquido embotellado, pero probablemente esté refinado de alguna manera. Si lo vas a usar para cocinar, con una cucharadita tamaño de café es más que suficiente, ya que se fundirá en la sartén en cuestión de segundos.

Respecto a la piel, sí, he notado bastante mejoría y considero que las placas se recuperan algo más rápido, pero hay que ser constantes y aplicarlo 2 veces al día (idealmente 3, pero yo no puedo por el trabajo y porque sinceramente, a veces ni me apetece hacerlo tanto). Siempre por la mañana tras la ducha y a última hora de la tarde. No lo hagas inmediatamente antes de ir a dormir porque si no se ha absorbido bien vas a dejar tu silueta en la cama como la Sábana Santa... Aunque igual es una buena ocasión para reavivar el fuego con tu pareja y que saboree de tu cuerpo este delicioso manjar...

¡Bon apetit!

Fuente de la imagen. Veoverde.com







2 comentarios:

Anónimo dijo...

Habràs oído que el aceite de coco contiene ingredientes tan nocivos como el de palma en lo relacionado con las metàstasis en los procesos oncológicos, verdad? Teniendo en cuenta que mucha de la gente que te lee estàn pasando por ello, sería bueno que lo tuvieses en cuenta antes de hacer estas recomendaciones de uso de un producto.Cierto que no lo recomiendas,así como tal, pero sabes bien que si dices que lo usas y te va bien, mucha gente lo va a intentar. Y sólo la posibilidad de que no sea bueno para procesos oncológicos debería hacer que lo pensaras antes de publicarlo, creo yo.Esta información ha salido ya en todas partes. Gracias y saludos.

Blog dijo...

Por desgracia hay tantas cosas que se han descubierto nocivas y potencialmente cancerígenas que a veces, quitando el agua, ya no sabemos ni qué tomar ni qué dejar de tomar... Y con el agua tampoco sabes si mejor embotellada, mejor del grifo etc etc. Gracias por la info!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin