viernes, 3 de marzo de 2017

Alopecia y tinder

De casualidad he visto esta noticia que es antigua (del 2016) sobre la alopecia y el Tinder. Aparentemente un hombre británico ha conseguido un 75% más de matches después de someterse a un injerto de pelo.

¿Qué es el Tinder? ¿Y tú me lo preguntas? Desde luego no todo el mundo lo sabe. Pues es una aplicación desarrollada para teléfonos smartphone que sirve para conocer gente y ligar. Funciona como un catálogo, pero en lugar de mesas Hürgytytr y estanterías Grönghtfrul aparecen personas (chicos, chicas o ambos, depende de tus preferencias). A mí me han contado cómo se utiliza, porque por supuesto yo no lo he instalado. Si yo con mis gatos soy súper feliz. Tienes que deslizar el dedito por la pantalla, si te gusta la foto que ves, le das al corazón verde, y si no te gusta, le das a la X roja y a otra cosa mariposa. Si el chico en cuestión ha visto tu perfil y ambos os gustáis, entonces se produce un match (algo así como coincidencia) y podéis comunicaros vía chat. Luego ya si decidís intercambiar los números de teléfono o fotos picantonas es cosa vuestra. Aunque honestamente, creo que funciona más para relaciones NSA, que viene siendo el acrónimo "guay" de "aquí te pillo y aquí te mato", a priori sin compromiso (No String Attached).

Esta es la foto del susodicho antes de operarse.  A mí me parece guapete, qué queréis que os diga. Se intuye que puede tener entradas pero poco más. Considero que las entradas son viriles, sinceramente. Seguramente que ya por mi edad mis gustos van cambiando. El truco de cortarse la cabeza justo en la zona más "conflictiva" es algo habitual. Obviamente yo no postearía una foto en la que se me intuyera el cartón, la sombra del bigote sin depilar o la papada (curioso, he perdido como 10kg mínimo pero el doble mentón, ay amigas, el doble mentón sigue sin inmutarse).


En esta otra es cierto que sí que se le nota más, pero en serio, es una preciosidad de cara:




Y esta es la historia del zagal:

Richard King, 31, declara que tenía 116 matches en Tinder antes de su transplante. Pero con una cabeza más tupida consiguió incrementarlo a 203.
Subió dos perfiles simultaneos, con diferentes fotos para hacer el experimento. Este chico, de Leeds, dice: "Siempre he pensado que los transplantes son para hombres mayores o para futbolistas ricos", pero cuando llegó el momento en el que mi escaso cabello estaba afectando mi autoestima y la confianza en mí mismo, la cirugía se convirtió en una opción viable":


Tras varios meses de la operación, su cirujano es un tal Dr. Bessam Farjo en Manchester:


Al margen de que es una nota de prensa obviamente enfocada en dar visibilidad al trabajo del cirujano, considero que no sólo influye el pelo ni de coña en su éxito al ligar por internet...

Me explico: en las primeras se ve un chico más bien clásico, sonriente cual perfecto yerno, afeitado, que viste colores claros, hombros hacia adelante en una actitud más amigable... En la otra, tras el injerto de pelo, su pose con la espalda recta, media sonrisa canallesca, caída de ojos, barba de cuatro días e incluso indumentaria (camisa moderna oscura que intuye pectorales) es la imagen de un empotrador de tomo y lomo. Por tanto, ¿realmente el pelo era lo más importante en su caso? Puede ser en parte, pero no es desde luego algo definitivo al menos para mí. Todo eso influye mucho más que el pelo. No sé qué opináis, yo creo que la noticia está un poco cogida con pinzas...

Noticia original: http://www.mirror.co.uk/news/uk-news/balding-mans-tinder-matches-increase-8024842

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin