martes, 28 de febrero de 2017

¿Cómo hay que aplicar el champú en una prótesis capilar o en una peluca?

Sí, ya sé lo que estáis pensando. Que esto es una gilipollez como la copa de un pino. Pues no, tiene su intríngulis, ¿eh? Que no todo el mundo sabe cómo hacerlo o incluso que piensan que lo hacen bien, pero en realidad no lo están haciendo lo mejor posible.

Estos trucos son para cuando no te quitas la prótesis, cuando la llevas pegada.

1) Esto siempre lo digo, pero por si acaso: nunca te metas a la ducha con el cabello sin desenredar. Nunca. Más vale perder dos minutos en la mañana que más de diez si tienes que lidiar con enredos en el pelo mojado. Cuando desenredes hazlo siempre de la mitad del pelo hacia abajo, cepilla siempre hacia las puntas y ve subiendo hasta terminar por la base. Sujeta los mechones con la mano que te quede libre, para no tirar de la pieza ni de los nudos directamente.

2) Sé que a veces se nota picor o cierta incomodidad, sobre todo cuando tienes el cuero cabelludo sucio, y que nos encanta aliviarnos rascando la prótesis al lavarla cuando la llevamos pegada. Incluso hay personas que se sienten "sucias" y que le ponen bastante ímpetu a frotar bien. Vale, lo entiendo, pero también te puedes cargar el sello de silicona que lleva la base y debilitar los nudos. Esto sobre todo les puede pasar a los chicos, pues sus prótesis son ultra fina y de una sola capa. En las chicas, cuando tu prótesis tiene el falso cuero cabelludo o silk top, los nudos están más protegidos, pero no es bueno que frotes con tanta fruición.

3) Primero tu pelo. Sí, esto también es un contrasentido pues la prótesis queda arriba (lo primero que se moja) y tu pelo biológico queda a los lados, en la parte posterior y debajo: además tenemos la costumbre de lavarnos primero la raíz del cabello pues es ahí donde se nota más la grasa y la suciedad. Recuerda que la prótesis no tiene glándulas sebáceas. De hecho una de las ventajas que tenía yo cuando llevaba parcial es que no tenía que lavarme el pelo 6 ó 7 veces a la semana, pues aunque estuviera algo sucio debajo se "tapaba", así que con lavármelo 2 ó 3 era suficiente. Jiji. Pero cuando te duchas o te bañas con una prótesis capilar o un parcial pegado, es importante que empieces a lavarte los contornos donde está tu cabello biológico, que frotes bien en la raíz para limpiar a fondo la grasa, las impurezas y las células muertas (caspa) si es tu caso. Ojo, muchas personas utilizan dos tipos de champú. Por ejemplo uno antigrasa o anticaspa para su cabeza natural, y uno ph neutro a poder ser sin sulfatos para la prótesis. Si lo haces así, primero ata en un moño o en una coleta la prote para que tengas una referencia de qué pelo es el tuyo y cuál no. No vaya a ser que le pongas ketoconazol a un parcial y la liemos parda por los enredos.

4) Si usas el mismo champú ph neutro suavecito para ambas "parcelas": tu cabeza y tu parcial, aprovecha cuando el jabón haga espuma en tu cabeza para acariciar el cabello de la pieza. Cuando lo laves, recuerda no hacer movimientos circulares ni estrujar ni arañar la base. Aplica el champú acariciando el pelo, con los dedos planos (yemas) en la raíz. No lo hagas deprisa y corriendo. Luego ya si tienes el pelo largo o muy largo, puedes ser más enérgica lavando de medios a puntas, pero no lo hagas frotando en la zona de la raíz (base).

5) No apliques el agua cabeza abajo. No, no y no, como decía Amy Winehouse. Siempre que vayas  a mojar tu pelo, y esto da igual que lleves prótesis capilar, parcial o peluca de pelo natural, siempre hazlo con la barbilla ligeramente hacia arriba y que el agua caiga en tu melena hacia atrás, pero nunca nunca nunca agaches la cabeza y mojes por la parte posterior. Básicamente porque si agachas la cabeza seguro que te sale papada y estás menos favorecida el pelo mojado puede enredarse. Piensa en la postura en la que se lava la cabeza en TODAS las peluquerías... Así es lo ideal, lleves prótesis capilar o no. Si lo hicieran boca a abajo luego la peluquera tardaría el doble en desenredarlo...

Cuando tienes que aplicar el champú en una peluca, parcial de clips o prótesis capilar que has despegado de la cabeza...

1) Paso a paso: primero tienes que saber limpiar bien los restos de adhesivo. En varios posts hablo de este tema, aquí tenéis unos ejemplos:
http://alopeciafemenina.blogspot.com.es/2016/03/trucos-para-despegar-la-protesis.html
http://alopeciafemenina.blogspot.com.es/2015/01/truco-para-limpiar-adhesivo-derretido.html

2) Lo mismo que cuando te duchas con ella, no la mojes si está enredada o si tiene cualquier ligero enredo o nudito que creas que no es para tanto... Porque la mayor parte de las veces no es para tanto y sale con mascarilla sin problema, pero si la cosa empeora con el pelo mojado, te va a costar mucho más. Minimizar situaciones de riesgo es mi lema. Y esto para todo en la vida.

3) Para los chicos que utilizan prótesis anudadas de bases muy finitas a veces sucede que algunos pelos se meten hacia adentro. Para minimizar este problema lo ideal es aclararla con la base mirando hacia arriba, de esta manera la presión del agua hará que los nudos no se giren hacia abajo.

4) Como ya hemos dicho que ni las prótesis ni las pelucas, por suerte, tienen glándulas sebáceas ni sudan (más allá de lo que podamos transferir nosotros a la base) no es necesario que te emplees a fondo rascando ni frotando con entusiasmo la zona de la raíz. Simplemente acaricia el champú en el pelo desde la base hasta las puntas. Con mimo y dulzura.


 Para todos en general:

1) Si utilizas un champú ph neutro libre de sulfatos "dañinos" es lógico que no haga tanta espuma. Ojo, esto no significa que el pelo esté sucio y que tengas que aplicar más o que frotar más. No. Simplemente que el

2) No uses agua ni muy fría ni muy caliente. Templadita, como a unos 30-35 grados. La cutícula del pelo (escama que lo recubre) reacciona con la temperatura abriéndose o cerrándose. Si se cierra de golpe con enredos,

3) Para la mascarilla es mejor que el agua sea más bien caliente, pero ojo, no quemando. Digamos que 40-45 grados (por ejemplo los radiadores suelen estar a 60-80 y eso sí es muy caliente).

Ya veis que una cosa tan tonta como aplicar un champú correctamente es algo que tiene bastantes matices y que nos puede ayudar a que nuestro sistema o nuestra peluca dure más tiempo en mejores condiciones o "desgastarla" antes de tiempo.

Fuente de la imagen: Mundo Gatos. 

sábado, 25 de febrero de 2017

Alopecia femenina y autoestima: Cómo afrontarlo de cara a una relación de pareja que está en sus inicios

Hace mucho tiempo que no escribo sobre estos temas. Más que nada porque para mí, la alopecia pasó a ser el último de mis problemas, y cuando convives con ello desde los 11 años de edad, la verdad es que llega un momento en el que ya entra a formar parte de tu vida con sus altibajos: aunque hayas aceptado esa "simbiosis", a veces te da por resignarte, a veces piensas: joder, podría ser peor. Pero otras veces te cabreas con tu genética, y otras simplemente lo olvidas. Es cierto que mi caso es un poco especial pues va por rachas. A veces más pelo. A veces menos pelo. Pero nunca sabes cómo va a evolucionar, cómo vas estar de aquí a seis meses. Y honestamente, no me preocupa. Me preocupa más otras decisiones que debo tomar de aquí a seis meses. Estoy haciendo terapia y el psicólogo me lo pregunta (por otras cuestiones, no por el pelo, ojo): ¿Cómo te ves de aquí a seis meses? ¿Cómo te ves de aquí a un año? Y no sé. La verdad es que no lo sé. Siempre he tenido la insana manía de proyectar, de no vivir en el presente. De proyectar lo que quiero que pase o que no pase en el futuro. Y de vivir con nostalgia y melancolía sobre cosas ancladas en el pasado, que tiran de mí como si llevar un arnés con una gran piedra a rastras. Pero técnicamente el pasado es pasado, ya fue. El futuro no existe. Y lo que importa es el ahora. El poder del ahora.

Aunque a medida que nos hacemos mayores, y entramos de lleno en la vorágine de la vida adulta, de las responsabilidades, de la presión laboral y de la presión social, es normal que siempre tengamos un ojo puesto en el futuro. Pero por el momento soy incapaz, estoy estancada, estoy flotando en un limbo de incertidumbre y no puedo proyectar nada. Algo que me alegra por un lado porque obsesionarse por lo que puede o no puede pasar no es bueno para nuestra higiene mental, pero me horroriza por otro, pues es una sensación totalmente nueva para mí. Estoy en un autoexilio.

Hace más de medio año que estoy soltera sin una relación seria. Y a veces pienso si seré capaz de rehacer mi vida o no. Si podré funcionar en pareja, porque es evidente que siempre lo he hecho mal. Y siempre lo he hecho mal porque cuando se habla de cosas de dos, no depende directamente de mí, sino que es un proyecto en común en el que se rema en la misma dirección o se naufraga inexorablemente. El otro día me comentaba un amigo (también rebotado en el amor, pero muy enfrascado y absorbido por un trabajo fascinante como para preocuparse por nada de eso) que en todas las relaciones siempre hay uno que da más, que no existe el equilibrio perfecto, ni siquiera en algo tan básico y primario como es el sexo. Uno de los dos da más de lo que recibe, siempre.

Por un lado me hizo reflexionar sobre la complicidad, la confianza y el respeto mutuo dentro de la pareja. Como que la falta de compromiso de una de las partes pudiera considerarse una especie de traición que abocara la relación al fracaso, y no como un factor que se pudiera compensar con el sobreesfuerzo del otro (que es en lo que siempre he pecado yo, o por exceso o por defecto, o por ser la persona que tirara del carro incluso agarrando las riendas con los dientes, o por ser como el caballo de Troya y sabotearla desde dentro).

Y después me acordé: ¡Puta, pero si me estoy quedando calva otra vez! ...

----

Bueno, el texto de arriba lo escribí en pleno síndrome pre menstrual. Menos mal que se me ha pasado y ahora ya no me siento tan metafísica con estos temas. Además de la regla, he pillado un gripazo, así que decidí no salir este fin de semana y disfrutar de un maratón de capítulos de Santa Clarita Diet. Pero ya que tengo Netflix, he visto una peli de Bradley Cooper (es que me pone muchísimo ese hombre) que se llama "He's just not that into you". En castellano creo que lo han traducido algo así como "Qué les pasará a los hombres" o alguna mierda por el estilo. No soy muy fan de las películas moñas/románticas así en general, pero es cierto que cuando tengo resaca o estoy mala las prefiero porque son fáciles de ver y digamos mucho más digeribles que las de Lars Von Trier. Os la recomiendo.

En resumen, y retomando el tema de este post: si estás empezando o tanteando una relación de pareja, es lógico que tengas tus dudas, sobre todo cuando puedes tener ciertos complejos con tu apariencia física. Aquí podríamos disertar miles de páginas sobre qué hacer, qué no hacer, qué estrategia seguir o cuál es el mejor método. Y lo que te rondaré morena. Conversaciones interminables de este tipo hemos tenido todas con nuestras amigas hasta altas horas de la madrugada. Diseccionando cada mensaje de whatsapp, sus actitudes, sus reacciones, charlas e incluso su lenguaje corporal como si fuéramos los forenses de CSI investigando una escena de un crimen. Bullshit. No sirve de nada. Si quiere estar contigo, estará contigo.

Te buscará. Hará lo humana o lo inhumanamente posible para encontrar la forma de estar o de pasar tiempo contigo. Ya tenga que cruzarse medio mundo en un avión o incluso nadando si es necesario. Tendrá tiempo para ti, tendrá interés, lo de la alopecia no importará nada en absoluto y en resumen: será algo fácil. Si no es fácil, en serio, no vale. De pequeña me harté de oír a mi madre decirme: "Lo que cuesta, vale". Pues no. Este ha sido mi error con las parejas. Lo que cuesta, no vale. No funcionará. Puede ser cuestión de días, de meses o de años: pero al final, peta.

jueves, 23 de febrero de 2017

¡El tinte de pelo que cambia de color en función de la temperatura de tu entorno!

Jo, anda que no me gustan a mí las frikadas, las innovaciones en el sector de la peluquería, cosmética y posticería, así como el ingenio en general. Acabo de leer una noticia sobre Lauren Bowker, una joven emprendedora que ha desarrollado un tinte de cabello que cambia en función de la temperatura de tu entorno. Es decir, si sales a la calle y brilla el sol, se verá rojo intenso (de ahí que el producto se llama Fire, que es fuego en inglés), pero si estás dentro de un edificio o si hace frío, entonces es un castaño normal. La verdad que para las que nos cansamos de vernos siempre con el mismo tono de pelo, ¡dos colores en uno es ideal!
Esto funciona porque cuando la temperatura cambia, algunas de las moléculas de los enlaces de carbono del tinte son más estables que otras, por lo que esto produce una reacción química que absorbe la luz de manera diferente y por eso da lugar a estas dos distintas tonalidades.
La verdad es que me muero de ganas por probarlo alguna de mis pelucas de pelo natural, pero me atrevería a llevarlo en mi propio pelo jaja. Me encanta la idea. Aquí tenéis la noticia original:

   https://www.entrepreneur.com/article/289607

miércoles, 22 de febrero de 2017

Cómo pasar del pelo teñido a cana natural en melenas largas: el caso de Lucía Etxebarría

Christine Lagarde.  
El otro día me escribió un mail una lectora del blog, que aprovecho para saludar ya que me dice que se ríe mucho con mis andanzas alopécicas, para que le diera consejo según su situación:

Ella tiene el pelo gris, largura por debajo de los hombros. Siempre lo había llevado corto, canoso pero se lo dejó crecer y le gusta más. Decidió teñirse de morena (su tono biológico) pero como utiliza minoxidil, las raíces se le van oxidando a naranja al poco tiempo (creo que me dijo 2-3 semanas). Esto yo ya lo había visto en una señora que se tiñe cada dos semanas, pero en su caso en lugar de tirar a naranja las raíces se le ponen rosas (efecto de su química corporal, de la composición de su pelo, tipo de pigmento que lleva el tinte y del minoxidil aplicado dos veces al día). Se puede ir corrigiendo la tonalidad con el contrario cromático, es decir, si te tira a naranja se puede usar tinte con matiz ceniza más intenso en la raíz cuando haya que retocar, pero claro, esto de mezclar tinte y medicinas es como el Quimicefa... Que a veces es mejor hacer los experimentos con gaseosa, o arriesgar a ver si el color sí se corrige, va a mejor o va a peor. Aunque una persona con canas (la cana no es que sea más gorda, pero sí tiene la cutícula / escama más cerrada y cuesta más que penetre y se fije el color) que quiera llevar la raíz bastante bien de intensidad, se tendrá que retocar cada 15 días o máximo 3 semanas, mientras que otras personas que no tienen la raíz tan gris o blanca se suelen teñir cada dos meses aprox. No es que haya que aplicar tinte en toda la cabeza cada dos semanas, pues no es bueno para el pelo, sólo raíces y si acaso un pequeño barrido de medios a puntas para que no se note un corte.

Yo no controlo mucho de tintes así que consulté con las compañeras, y este es el consejo que le transmití (aunque cada persona es un mundo):

El problema es que el minoxidil tiene alcohol y además es un fármaco que altera la química del pelo pues se absorbe en el torrente sanguíneo. Por eso es normal que se produzcan cambios raros en el color del tinte, vaya, que aunque te lo tiñas de negro se te puede poner naranja o rosa en poco.

Hay mujeres que en vez de darse tinte castaño u oscuro, se lo tiñen directamente de gris perlado. Sí, es un tinte que parece un contrasentido (pues los tintes normalmente son demandados para disimular canas) pero sí existe, al menos en Wella hay, en Salerm hay y en Loreal seguro lo tienen.

Eso sí, aunque te tiñas de gris, también hay que retocar las raíces si se te van poniendo naranjas como de cualquier tono raro por el minoxidil. Mientras tanto, en casa, aparte del tinte que mejor darse en una peluquería, es importante lavarse el pelo con un champú de pigmento azul o violeta que sirve para matizar. ¿Por qué? Porque la cana natural es amarilla.

Me diréis que no, que la cana no es amarilla, que es blanca. Pues sí y no. La cana es blanca cuando nace y si llevas el pelo saneado (como en los hombres canosos, que lo llevan corto o muy corto, no sé si lo he dicho, pero a mí un hombre canoso tipo Richard Gere o George Clooney me pone más caliente que el cenicero de un bingo). Si quieres dejarte tu cana biológica en pelo largo o muy largo, oh, en ese caso: amarillo pollete con el paso de los meses o años. Porque se oxida así. ¿Para evitarlo y tener una melena perfecta tipo Christine Lagarde? Champú específico morado o azul. Y de hecho en la foto que os he puesto arriba se puede intuir un subtono amarillento en las puntas.

Y otra idea que le sugerí fue lo que está haciendo la escritora Lucía Etxebarría. Soy muy fans de ella. Desde hacía muchos años se lo teñía de castaño oscuro / negro, pero su pelo (pelazo) es gris por las canas. Así que hace unos meses (no sé si más de un año, últimamente he perdido la noción del tiempo por mis problemas personales ominosos) se lo puso rubio platino un poco pollo. ¿Por qué ese gran cambio? El rubio no le sentaba ni tan mal, pero mucho contraste. Pues porque quiere dejarse el pelo gris (su tono natural ahora) y largo.

Por tanto, para que su raíz más canosa no se notara tanto al crecer, cambió el negro por el rubio. Al principio lo tenía muy amarillento pero luego con el tiempo se le fue más bien a platino de medios a puntas. Ahora creo que ya no se tiñe de rubio pero sí lo mantiene con algún matiz ceniza o quizá el champú especial que os digo, pues en una foto muy reciente del taller literario que impartió este fin de semana se ve la mitad del cabello gris con algún reflejo violeta, y de medios a puntas rubio pero bastante ceniza. Por supuesto hay que ir cortando la largura para sanear el pelo.

El proceso es largo y tedioso, entre 1.5 y 2 años, así que ¡paciencia, piojos!



domingo, 19 de febrero de 2017

Champú en seco para dar volumen en las raíces

Pensé que no podría vivir sin la prebase de sombras de ojos de Two Faced y sin el Porefessional de Benefit (que tampoco, porque resulta que en la farmacia venden una crema para las rozaduras a base de silicona cosmética por sólo 9 euros que hace exactamente lo mismo como podéis ver aquí). Pero ahora mismo los botes de champú en seco los que se han convertido en mi must, y al ritmo que los termino yo creo que el dependiente de la droguería piensa que me coloco con ellos...

En realidad se trata de un cosmético que, si eres de pelo grasiento y no tienes ganas o mucho tiempo, te soluciona el problema sin tener que pasar por la ducha. Entiendo que si estás ingresada en el hospital, tienes algún hueso roto, te vas de viaje o quieres salir del gimnasio con algo de dignidad sin tener que lavarte el pelo, es un producto muy práctico. Pero me parece un poco guarrería usarlo así por defecto. Donde esté el agua y el jabón...

Yo lo uso con el pelo limpio, recién lavado. Primero me doy bien de secador con la cabeza hacia abajo. Después  aplico el champú en seco, sobre todo en la coronilla, que se me abre cosa mala. El problema de este producto es que, te gastes 10 euros (el de René Furterer es mi favorito, pero es uno de los más caros) o compres el de 1.50 euros del Primark, el efecto de raíces grisáceas / blancuzcas no te lo quita ni Rita la Cantaora. Por eso es importante ponerse el champú en seco antes que las fibras capilares, pues después necesitas sacudirlo con las palmas de las manos. Además, el champú ya me aporta volumen en zonas estratégicas y gracias a este invento puedo "ahorrar" en fibras capilares en según qué zonas. Que lo mismo os digo para ahorrar en corrector durante el maquillaje. Siempre he usado el corrector antes de la base. ¡Pues no! Es un error muy común. Primero la base, pues el maquillaje va a corregir buena parte de los granitos, rojeces y demás imperfecciones. Para lo que no llegue a tapar correctamente o disimular, te lo retocas con el corrector justo después.

Prosigo aplicando las fibras  capilares para ir poco a poco cubriendo el cartonaje. Además, las micropartículas del champú en seco facilitan su agarre. Para que el nacimiento del pelo me quede gradual, aplico un par de segundos de secador tal y como os expliqué en este otro post: Truco para dejar un nacimiento del pelo natural e irregular con fibras capilares. 

Luego ya termino con la laca (ojo, que sea de buena marca para que no deje grumos en la cabeza, excepto si quieres ir a la playa o a la piscina y mojarte la cabeza con las fibras, en ese caso cómprala en los chinos o el bote morado de Deliplus, que es más malo que pegar a un padre con un calcetín sudado, en este post os explico su por qué: Fibras capilares y nadar o bucear en la piscina). 

Y este truco vale también para los chicos. No os dé miedo utilizar cosméticos "femeninos" para mejorar el aspecto de un pelo lacio, fino y ralo. ¡Que estos productos están para ayudarnos! ¡Alopécicas y alopécicos debemos remar en el mismo barco!

viernes, 17 de febrero de 2017

Alopecia y autoestima: Los milenials y la falta de tabú respecto a la alopecia androgenética

Es una noticia que se publicó hace algunas semanas en ABC News, o sea que no es actualidad 100%, pero que me ha llamado mucho la atención por la parte que me toca, pues al nacer en los 80 soy una considerada milenial.

Esta es la noticia original en inglés: http://www.abc2news.com/news/more-millennials-dealing-with-hair-loss#

¿Qué somos los milenials? Básicamente los nacidos entre 1980 y el año 2000, también conocidos como Generación Y, con el objetivo de describir a los adolescentes de los años 90, quienes hemos crecido muy influenciados por internet, redes sociales y los mass media (sobre todo por la MTV).

Al margen de esto, en el reportaje de ABC hablan de una chica que se llama Diana Damian, que a la edad de 32 (supongo que nacida en 1984 ó 1985) experimentó efluvio post parto. Inicialmente empezó con remedios caseros que veía en Youtube y con productos cosméticos anticaída, hasta que decidió ir a un dermatólogo porque nada le hacía efecto.

Su dermatóloga, la Dra Candance Thorton Spann, explica que no hay pruebas científicas que avalen una mayor incidencia de la alopecia de tipo androgenético entre los milenials y la generación anterior, pero sí considera que los nacidos entre 1980 y 2000 que padecemos cualquier tipo de caída de pelo no lo consideramos un tabú... "En esta generación no se "ocultan" bajo pelucas, sino que les preocupa encontrar respuestas y soluciones a su caso, lo cual hace que consulten más al dermatólogo".

Según Diana Damian: "Sufrí mucho por ansiedad y depresión, especialmente cuando te das cuenta de que tu pelo se está cayendo, y el estrés solo lo pone peor". "Lo que comes y dejas de comer también puede marcar la diferencia", apostilla la Dra Spann. Ya que hay muchas causas conocidas que pueden provocar este problema en mujeres jóvenes, como las hormonas, el sistema inmunológico, tiroides, estrés, dieta etc...

"La tendencia estos días es descartar que se trate un problema de déficit nutricional, porque atiendo a muchas mujeres que han dejado de comer carne, el pelo está hecho de proteínas así que tiene sentido que si no estás ingiriendo suficientes proteínas no te va a crecer bien", explica.

Los tratamientos varían entre los suplementos nutricionales y la cirugía, aunque según esta doctora existe una dieta de tres pasos (de su invención, me imagino) que está arrojando buenos resultados (a saber... Yo he estado años sin probar la carne, y años que la he comido, pero en ningún caso ha marcado diferencia respecto a mi problema de areata).

Por otro lado la doctora Spann dice que la alopecia androgenética masculina sí está relacionada con los niveles de testosterona. Nos ha jodido mayo...

--------

Bueno, pues ahora mi opinión personal. Evidentemente este reportaje forma parte de una campaña de prensa que han lanzado desde la clínica o entorno de la doctora Spann para promocionar su "dieta de 3 pasos que está arrojando resultados". Es de perogrullo que si tus pacientes están desnutridas, a nada que le metas un buen cocido entre pecho y espalda el pelo volverá, eventualmente, a crecer. Pero esto pasa con los milenials, con la generación X, con la generación del baby boom y con todo pichichi, ya sea hombre, mujer o un suricato.

Sí es cierto que el enfoque sobre los milenials y el tabú respecto a sus problemas de alopecia es algo curioso como "gancho" o "click bait" (que es cebo en inglés), ya que no estamos hablando de un tema muy recurrente que es la alopecia, sino que le damos un punto de actualidad y quizá algo de lo que no se había tratado antes en prensa, aunque no se apoya en ningún estudio sociológico.

No es que hayan sacado estadísticas de entre sus pacientes milenials, sino que según la opinión de la doctora, la gente joven que acude a su consulta es más proactiva respecto a buscar las respuestas y una solución que quizá una señora de 60 años, con la típica alopecia difusa desde que le vino la menopausia y que se resigna con una peluca para verse mejor, porque de toda la vida si te faltaba pelo te encasquetabas la peluca en la cabeza y no se plantean nada más allá de eso (ni medicarse ni cirugía).

En mi experiencia personal y profesional, sí, es cierto que los jóvenes estamos acostumbrados a buscar todo en internet, a comprar cosas por internet y a estar en contacto a través del facebook o del twitter entre nosotros, lo cual nos hace perder habilidades sociales. De hecho es muy habitual ir a un restaurante y ver que la gente está más pendiente del móvil que de sus amigos, familiares o incluso de su pareja. Reconozco que entre semana me cuesta centrar la atención en los demás comensales sin comprobar si tengo algún email o whatsapp del grupo del trabajo, pero los fines de semana (al menos los sábados desde por la tarde y todo el domingo) procuro desconectar total.

¡Si estamos acostumbrados hasta a consultar en Google cuándo es el cumpleaños de nuestra propia madre! Lógico que si se nos cae el pelo lo primero que busquemos es "alopecia femenina", o si necesitamos una peluca pongamos en Google "Tienda de pelucas en Madrid".

No conozco a nadie de mi edad que no tenga al menos un teléfono móvil smartphone, una tablet y un ordenador portátil (o quizá móvil y tablet o móvil y portátil). Es más, desconfiaría mucho de quien pudiendo tenerlo elija prescindir de ello... Me parecería excesivamente excéntrico (pero en el sentido de ser un bicho raro, no de ser "especial"). Pero de ahí a que no haya tabú... Creo que se equivoca y mucho. Hay más tabú ahora respecto a la alopecia, sobre todo la masculina, que hace veinte o treinta años, porque estamos viviendo bajo la tiranía de la imagen: cuerpos perfectos y eternamente jóvenes, cincelados en el gimnasio y si usas más de una talla 38 tienes que ir "esquivando harponazos". Por no hablar del pelazo, tanto en hombres como en mujeres (aunque desde que en los años 90 se democratizaran las extensiones, la verdad es que los melenones de la mayoría de Instagramers tienen truco).

Así que precisamente ahora el tabú y la presión social es mucho más intenso. Sobre todo respecto a los hombres. En los años 60 el típico macho ibérico español, bajito, peludo y con entradas era muy varonil (baboseando a suecas y alemanas en Benidorm como en las películas de Ozores). Ahora cuanto más depilados (a mí no me mola que se depilen enteros como un nenuco), más aseados (por suerte), más perfumados (por suerte), más fitness y con más pelazo mejor.

Por lo que, queridos míos, a vosotros con la alopecia os pasa como a nosotras con las tallas. Que si no tienes una melena cual Victor Mature en la película Sansón eres un loser (ya sea genética, postiza u operada), y si no entras en una talla 34 del Zara con una 100 de sujetador eres una morsa de la Antártida.

He dicho.















Alopecia por quimioterapia: pelucas oncológicas de pelo natural o sintético, ¿qué comprar?

Cuando nos enfrentamos a un diagnóstico oncológico, sobre todo si es reciente, son miles de dudas las que tenemos, sobre todo cómo va a reaccionar nuestro cuerpo respecto a los fármacos. Lo importante es la salud, y respecto a nuestra imagen personal (pelucas oncológicas,   pelucas de pelo natural, posticería, maquillaje hipoalergénico...) siempre hay soluciones. Pero lo importante es que estés tranquila, relajada y que no te preocupes por tu cabello, ya que por suerte en todo hemos avanzado mucho y ahora las pelucas de verdad que no son tan horrendas como hace veinte años.

Una de las dudas más frecuentes es si es mejor comprar cabello sintético o cabello natural, y esto es lógico, no sólo por el tema del ahorro de dinero. Estas son las pautas, con sus ventajas e inconvenientes, para poder tomar una mejor decisión:

Pelo sintético: estas pelucas sintéticas (kanekalon o fibra resistente al calor por ejemplo) son ideales si no quieres trabajar mucho en el pelo. Recuerda que los estilismos y las tonalidades de las pelucas de fibra no se alteran, ni siquiera tras el lavado. Tampoco necesitan cuidados muy exhaustivos, puedes lavarla (normalmente en el sitio que la compres te darán las instrucciones o pautas paso a paso) cada dos o tres semanas. Si te gusta un estilismo muy trabajado (ondas, rizos, liso perfecto) o los rubios nórdicos, el cabello sintético es tu mejor aliado. Además, no importa si llueve o si vives en una zona de clima húmedo como Galicia, el cabello sintético no se bufa ni se encrespa. Bien es cierto que hay pelucas sintéticas con fibra resistente al calor, puedes utilizar secador o plancha, pero aún así no es muy bueno que abuses de esto, pues la peluca te duraría menos. No es la primera ni será la última vez que alguna clienta me ha planchado una peluca rizada y cuando la ha lavado, el rizo se ha convertido en ondas californianas (y no ha vuelto a su origen).

Probablemente te encuentres cansada tras los ciclos de quimioterapia, si la peluca está siempre perfecta y lista para poner en la cabeza  te verás mucho más favorecida con el menor esfuerzo. Además, son productos derivados del plástico, por lo que son mucho más baratos. De hecho muchas mujeres optan por utilizar dos o tres pelucas sintéticas que van alternando durante todo el tratamiento hasta que les vuelve a crecer el pelo en una largura que se sientan cómodas.

Pero también tienen algunas desventajas: el pelo sintético se estropea con el roce. Sobre todo en invierno por las bufandas, cuellos, jerseys de lana... Si el cabello es largo o muy largo, con el uso, se irán poniendo las puntas ásperas, mates y apelmazadas. Puedes ir "cortando" la peluca para sanearla, con el inconveniente de que si la cortas demasiado, podría perder el peinado. Si quieres un estilo corto o muy corto, ¡una peluca sintética será tu gran baza!

Pelo natural: obviamente una peluca de pelo natural es lo más indetectable del mercado, no sólo por el tacto sino por cómo refleja la luz, por el movimiento, y por el efecto cuero cabelludo (peinarte con raya como tú quieras) que llevan algunas marcas o modelos.  Además, si te gusta el pelo largo o muy largo, no te preocupes por el roce. Es cierto que las puntas se desgastan igual que en una melena biológica (sobre todo porque no sanea), pero te daremos pautas y te asesoraremos respecto a los cosméticos más adecuados para hidratar y nutrir este pelo. Si tienes el pelo castaño, moreno o cobrizo, ¡el cabello indio remy es ideal! Pues además de ser humano (vale, parece una obviedad pero mucha gente me ha preguntado si el pelo indio es de personas o no), es más económico que las pelucas de pelo europeo, e igualmente es domable, sedoso y bastante fino como el cabello que tenemos la mayoría de mujeres del Mediterráneo.

Sin embargo, una peluca de cabello natural, aunque te va a permitir mayor versatilidad a la hora de cambiar el peinado (e incluso el tono si deseas darle mechas, tinte o reflejos), también supone más trabajo. Porque cuando la laves, necesitarás volver a peinarla, al menos la zona de la raiz (para que marques la raya a tu gusto y estiles los mechones delanteros o el flequillo si lo lleva) utilizando secador, tenacillas o planchas al uso. Con los tintes sucede igual, se van aclarando con los lavados y necesitarás algún retoque cada 2-3 meses, especialmente si te toca llevarla en verano. También puedes dejar que se seque ella sola, y en el caso del pelo indio, suele ondularse un poco (lo cual siempre queda más natural). Por lo tanto, si deseas un largo de cabello que roce o sobrepase los hombros, y tener la opción de peinarte como te apetezca, así como invertir algo más de dinero en una peluca que te dure al menos todo el tratamiento de quimioterapia, las pelucas de cabello natural serían lo más indicado. Otra opción que te quite "trabajo", sobre todo si te encuentras cansada o desganada, es llevarla a tu peluquería de confianza para lavar y marcar cuando lo estimes necesario.  Normalmente las mujeres que van a esperar a que su cabello vuelva a crecer bastante largo (al menos hasta la barbilla) para prescindir de la peluca, se decantan por el pelo humano, ya que es más duradero y precisamente por no ser tan perfecto en las tonalidades cuando se tiñen, es más discreto.



jueves, 16 de febrero de 2017

Para ti, que eres hombre: hasta 287 genes estarían implicados en la alopecia androgenética

Recientemente he leído publicado en la prensa internacional que investigadores de la universidad de Edinburgh en Reino Unido han identificado 287 genes, la mayoría de los cuáles están relacionados con la estructura del tallo piloso y de su desarrollo, lo cual puede ser util para desarrollar nuevos fármacos que actúen contra la alopecia androgenética.

El estudio se ha llevado a cabo en más de 50.000 hombres, así que creo que además de ambicioso, la muestra es realmente importante como para que estén en lo cierto.

Esta investigación se ha publicado en PLOS Genetics:

La edad media de los 52.874 varones caucásicos (británicos) es de 57.2 años (entre 40 y 69 años tenían), de los cuáles el 31.6 reportó no tener problemas de caída y el 23% algo de alopecia. El 26.9 tenía alopecia moderada y el 18.5 alopecia severa. Concluyen que han identificado más de 200 correlaciones genéticas en la alopecia androgenética, que es una magnitud mucho más alta que los estudios previos.

Según apunta uno de los coautores del estudio, Riccardo Marioni, "todavía estamos lejos de una predicción exacta del tipo de alopecia que va a desarrollar un individuo concreto en el futuro, pero esto nos lleva un paso adelante. Los hallazgos nos permiten entender mejor las causas genéticas de la alopecia". Bueno, supongo que se hace camino al andar...

Podéis leer el estudio aquí: http://journals.plos.org/plosgenetics/article?id=10.1371/journal.pgen.1006594
Noticia:
http://www.livescience.com/57887-baldness-genetic-markers.html


miércoles, 15 de febrero de 2017

Cenizas de cáscaras de café para tratar la psoriasis...


Los que padecemos este problema en la piel, incluso en mi caso que no es excesivamente severo pero llevo ya unos cuantos años con esto, creo que hemos probado DE TODO, sobre todo cuando nos viene un brote fuertecillo que nos deja ciertas partes del cuerpo en carne viva, como el culo de un mandril. Esta noticia me ha llamado poderosamente la atención, y como no lo he probado, no sé qué tiene de efectivo y qué de magufada...  Pero es cuando menos curioso que las cenizas del café (o quizá de cualquier cáscara vegetal) funcionen para cicatrizar antes las lesiones.

Podéis leer la noticia original aquí, aunque voy a hacer un resumen.

Al parecer, un empresario cafetero, el fundador de Cafés Pont, tras ser diagnosticado de esta dolencia en la piel que, de momento es crónica, descubrió de casualidad que le funcionaba aplicarse cenizas de café, y que las lesiones sanaban más rápido que con el tratamiento médico que le habían prescrito.

«Me traté una mancha con la pomada que me recetó el médico y otra con las cenizas. La primera no desapareció y la segunda sí», explica Pont. «Me apliqué las cenizas cada día en las manchas y en un mes y mediodesaparecieron; hasta ahora», relata el empresario. Desde entonces, 1.805 personas han pasado por su pequeño despacho ubicado en la sede central de Cafès Pont, en Sabadell (Barcelona), buscando el preciado elixir, que desde hace unos meses se comercializa en cerca de 300 farmacias catalanas como «CeniPont».

 Según el informe técnico que encargó a la Univ Politécnica de Catalunya para poder comercializar este producto (que está patentado como cosmético por el momento), contiene básicamente potasio, magnesio, azufre y fósforo. Es decir, son todos componentes inorgánicos, y por lo tanto, no puede degradarse. En mi periplo por varias consultas médicas a la tierna edad de 13 ó 14 años, cuando tuve un brote tremendo de psoriasis en la barriga, pecho y escote, me diagnosticaron hasta sarna (porque me gustaba dar de comer a los gatos callejeros que vivían en las inmediaciones de mi colegio). Una de las pomadas que me recomendaron también contenía azufre entre otras cosas y era bastante efectiva (olía a culo, pero efectiva, y muy pringosa). Lo malo es que la psoriasis es un problema autoinmune, así que cuando se regeneraba la piel de la zona a los pocos días se me volvía a pelar, y así estuve unos cuantos meses...

 En el artículo hacen referencia a un estudio científico con placebo llevado a cabo por una consultora internacional, en el que se evaluó la efectividad del producto en 21 sujetos con diferentes grados de psoriasis durante 16 semanas. Los resultados del informe (que no especifican en el artículo) han sido contundentes respecto a que funciona. Parece ser que han replicado lo mismo en otro laboratorio aquí en Madrid. En 2015 el Colegio Oficial de Farmacéuticos lo ha aprobado como cosmético, bajo el nombre comercial de Cenipont.

Y como nadie es profeta en su tierra, este señor explica que lleva meses negociando con Argentina, Polonia y Corea. Aunque no pretende hacer negocio con este tema. A mí como damnificada de psoriasis, que haga o no negocio es algo que me deja entre fresca y tranquila ya que vivimos en un mundo capitalista, especialmente en lo que respecta al sector de la industria cosmética y farmacéutica. He encontrado una referencia en internet en la web de Clicfarma y el precio es de 39.90 para 40 gramos. No sé si cunde mucho o poco, depende también de la extensión de las lesiones y de lo severas que sean.  Bueno, no sé qué pensáis, pero para mí es una buena noticia.


martes, 14 de febrero de 2017

Truco para dejar un nacimiento del pelo irregular y natural con fibras capilares

Las fibras capilares, en mi caso, me han supuesto unos maravillosos dos años en los que he podido disimular genial la alopecia (areata + psoriasis) porque básicamente mi sistema inmunológico me había dado tregua hasta ahora, pero supongo que dentro de nada tendré que desempolvar mi viejo parcial de clips (aunque me imagino que me haré uno nuevo, porque aunque sea de pelo europeo, dos años sin usarlo es muchísimo tiempo y no lo he lavado, por lo que igual la próxima vez que lo moje se queda hecho una marañota).

Cuando se tiene un tipo de alopecia difusa de patrón androgenético femenina, el uso de las fibras es como cuando nos maquillamos para realzar la luminosidad de nuestro rostro o agrandar los ojos con rímel y sombras (que se puede hacer). Simplemente es un cosmético que, aplicado de manera estratégica, consigue que nuestro pelo esté tupido y se vea totalmente cubierto. El problema es que, al igual que cualquier maquillaje, se elimina con un lavado (o nadando).

El problema está en las personas en las que la alopecia está más avanzada o en los hombres que las utilizan para disimular como alternativa a una prótesis capilar o a que la naturaleza siga su curso y raparse. En estos casos (como es el mío ahora), necesitan una cantidad de fibras capilares bastante más elevada, y el problema es que aunque seamos cuidadosos con el dosificador (que para el que no lo sepa es como un salero grande), especialmente si vamos con prisas por la mañana, nos puede quedar un buen manchurrón justo en la línea de implantación del cuero cabelludo en nuestra frente. En las mujeres es fácilmente justificable, como me ha pasado mil veces a mí y alguna amiga un poco meticona ha advertido que "tengo manchas de tinte en el cuero cabelludo, y debería darme ahí con un algodón empapado en alcohol o lavarme más o algo". En los chicos esto quizá no es tan fácil de "explicar", a no ser que te inventes que estás pluriempleado como deshollinador por la noche...

Total, que tengo un truco, y la verdad es que no sé cómo no se me ha ocurrido antes... Y es que cuando me caen fibras capilares en exceso justo ahí delante, si las aparto con una brocha de maquillaje a veces es peor, pues las retiro en exceso, me las esparzo por la frente sin querer y me tengo que volver a echar de nuevo con el correspondiente desperdicio del producto... Así que la mejor opción que hago es dar un golpe de secador durante dos segundos. Sí. El mismo secador de pelo, a baja potencia, y en dos - tres segundos todo el exceso que se ha adherido justo en los pelitos de la frente (abuelillos) y el comienzo del pelo (donde tengo una pelada del tamaño de una moneda de 20 céntimos en el lado derecho, por cierto), retrocede gradualmente hacia atrás y me deja el frontal mucho más natural. O sea, queda sombreado y tupido por la fibra, pero no un pegotorro delante.

Espero que este truco os sirva de utilidad! ¡A lo mejor tenéis que practicar un poco hasta que le déis el aire justo, pero vamos, que no cuesta mucho pillarlo!

Ah, en este otro post hace unos años os comenté que lo mejor para limpiar las fibras capilares que caigan accidentalmente en nuestra frente, nariz o mejillas (sobre todo a mí en  toda la tocha, porque soy una mujer a una nariz pegada), con un disco de algodón empapado en agua micelar (ojo, importante agua micelar, no agua normal) y se quitan en un pispás.

Y en este otro, de cara al verano (aunque la verdad es que falta bastante para eso), os explico como tunear las fibras capilares para que sean resistentes al agua lo máximo posible (con fotos ilustrativas de una servidora, oigan)...

lunes, 13 de febrero de 2017

Cómo lidiar con la cinta de doble cara que se derrite...

Sí, ya sé que cuando llevas una peluca de pelo natural o una prótesis capilar adhesiva, sobre todo los principiantes, lo que más quieres en este mundo es que aguante el mayor tiempo pegada. Esto técnicamente es posible si se reúnen ciertas características, y no todo el mundo es igual:
- Adhesivos acrílicos, lo que significa que normalmente no se despegan ni debajo del agua. Pero esto no es que sea una verdad absoluta, porque ya sabéis que si planeas ir a la playa o a la piscina aún llevando este tipo de pegamento o cinta de doble cara, hay ciertas pautas y precauciones que tomar. Sobre todo con los tiempos. No es lo mismo cambiar el pegamento y bañarse a las dos o tres horas, que llevarlo puesto durante días, cuando hemos sudado y segregado grasa. No es que lo despegue el agua (que algo afecta) sino que es nuestra propia condensación de la transpiración y química corporal la que podría jugarnos una mala pasada...
- Si no nos machacamos mucho en el gimnasio (sudor, condensación, lavados de cabeza más frecuentes) ni estamos en pleno caloret del verano, este tipo de adhesivo aguanta mucho, incluso hasta 2-4 semanas. Pero ojo, el mismo hecho de dormir y de "hacer vida" con la peluca o la prótesis capilar también desgasta su adherencia. Ni tampoco es sano dejarlo tanto tiempo pegado. lo ideal es reemplazar las cintas o el adhesivo una vez a la semana, limpiarnos escrupulosamente la piel y también la base de la pieza, pues si dejáis restos de adhesivo, luego no pegará tan bien.
Aunque soy partidaria de que en invierno no está de maś pasarnos a un pegamento que sea de un perfil más bajo, como el de tipo hipoalergénico que es microporoso y por tanto transpirable. Ya sé que no te va a dar más que para 3 días con la pieza, pero al menos no deja tanto residuo, te va a ser más fácil de reemplazar y la base sufrirá menos.

Por tanto, cuando nos hemos pasado de tiempo y hace por ejemplo doce o trece días que no nos quitamos la peluca o la prótesis capilar de la cabeza, es normal que el pegamento se haya derretido cual mozzarella de búfala, dejando más residuo tanto en la pieza como en nuestra cabeza (que esto es más sencillo de limpiar, con una buena esponja e incluso con un champú exfoliante al uso). Para remediar esto, hay trucos que nos permitirán salir airosos del problema...

1) Aunque la pieza o la peluca se mueva más que Tarzán con ladillas, siempre siempre es mejor usar disolvente. ¿Por qué? Pues porque aunque lo hagamos suave, tiramos. Y tirar no es bueno. Ni de la pieza para sacarla de nuestra cabeza (por la piel se irrita) ni de las tiras al despegarlas de la base del sistema. Ojo, no digo que haya que empaparla en disolvente ni en alcohol, con rociar y esperar un minuto, normalmente el adhesivo quedará desactivado y podremos limpiarlo más sencillo.
2) Si lo ves demasiado engorroso, puedes aplicar polvos de talco. Lo que hace es secar los restos de adhesivos que se hayan derretido e incluso licuado debido al sudor y sobre todo a tu grasa y a la propia condensación (es lo que tiene estar vivo con una temperatura corporal que normalmente oscila entre 35 y 37 grados... ¡qué afortunados los vampiros que lleven prótesis capilar o peluca!)
3) También puedes desactivarlo con alcohol isopropílico, pero ¡ojo! Unas gotas nada más, que no caiga en el pelo, lo reseca sobremanera. El alcohol isopropílico es de evaporación rápida, lo puedes encontrar en farmacias y en tiendas que vendan aparatos de óptica como cámaras o prismáticos.
4) Las prisas no son buenas consejeras, y según la ley de murphy, el día que tengas más apuro por salir al trabajo o a cualquier compromiso social es el día que tengas más engorro en la cabeza. No es que haya que ser germánico en todo, pero sí es importante que nos marquemos un par de horas semanales en el calendario para que nadie nos moleste ni nos meta prisa cuando tengamos que limpiar y reemplazar el adhesivo de la peluca o de la pieza.
5) Importante: si tu piel es tirando a normal (no excesivamente grasienta, no sudas como Camacho en la final de liga)... y no estás enganchad@ a crossfit, igual compensa usar una cinta más suavecita, que te haga el apaño dos o tres días, y no te cueste tanto limpiarlo...


viernes, 10 de febrero de 2017

Rubio, rubio, que te quiero rubio limón

Todos libramos mil batallas en nuestra vida diaria. El tema del cabello rubio y prótesis capilares y pelucas es mi particular batalla, casi cotidiana. Precisamente ayer hablaba con una clienta sobre que le encantaba una peluca sintética rubia con mechas (base rubio ceniza con mechas prácticamente platino) pero como lleva una prótesis capilar pegada 24x7, quiere esos mismos tonos en cabello natural. Esto es algo que a muchas mujeres les pasa, sobre todo cuando su color biológico es bastante clarito de serie, y además han llevado mechas casi toda la vida... Evidentemente cuando necesitan una prótesis o una peluca, oscurecerse no es algo que les agrade demasiado. Más que nada porque te ves rara y pasar del rubio al moreno es algo de lo que cuesta más acostumbrarse. Y no a todo el mundo le sienta bien, depende de tus rasgos y de tu subtono de piel.

Entonces. Aquí os digo mi opinión personal en base a la experiencia profesional. "El rubio es como... Como un toro, ¿no? Hay que echarle un par de güevos". Y no me refiero a la mascarilla casera a base de yema de huevo, que en parte funciona (no en una peluca por favor). Es que para algunas personas no es tan fácil decidirse:

1) Si quieres un rubio perfecto, luminoso, nórdico, estupendo: peluca o prótesis de cabello sintético. Te va a durar un suspiro, especialmente si duermes con ella puesta, pero no te vas a tener que preocupar de retocar el color, ni del peinado.

2) Si quieres llevar cabello de origen asiático, porque entre otras cosas es más barato, el chino es tu aliado. ¿Por qué? Porque es gordo. Y no quieres esperar a un aclarado progresivo. Me explico. Una prótesis o peluca de cabello indio virgen (que tira a cobrizo aunque se puede matizar a dorado, a ceniza se puede pero no es tan sencillo) a la que le das unas mechas, con el paso de las semanas, se aclara. Se aclara por el sol, el agua, el secador, la plancha... Igual que pasa con las personas que se tiñen la cabeza en la peluquería, al principio es más oscuro de lo planeado pero luego va aclarando con el paso del tiempo. Esto, insisto, es lo menos "dañino", pues partimos de una base natural a la que aplicamos decolorante cosmética en el salón (o en tu peluquería de confianza, vaya). Las mechas no es que sean lo mejor del mundo mundial (ni para las personas que no necesitan peluca o prótesis), pero no estamos aplicando un decolorante industrial que podría matar a un caballo.

Por lo tanto, en yo creo que 9 de cada 10 casos, las rubias quieren seguir siendo rubias, aunque el tono que hayan adquirido de medios a puntas se haya forjado tras meses e incluso años de ir aclarándolo, por no hablar de la ayuda del sol (salvando la raíz más oscura que delata el color natural del resto del pelo del cuerpo). En este escenario, necesitamos seleccionar pelo chino, que es casi negro, y meterle un viaje de cloro para que en cosa de media mañana quede más rubio que Donald Trump, Khaleesi y la mismísima Marilyn Monroe. Al principio no está mal, ten en cuenta que el chino es más gordito y lo aguanta. Pero en cuanto va perdiendo la silicona industrial que recubre la cutícula, es un pelo más quebradizo y seco como la estopa. OJO, esto también influye en los nudos. Pues no tiene la misma resistencia un cabello que no ha sido teñido que uno decolorado. Por lo que, científicamente, las pelucas y prótesis procesadas, especialmente las que son muy claras, pierden más pelo. En estos casos un sellador de nudos es el mejor aliado...

El cabello asiático es más barato, pero no partimos de la base de un castaño o de un rubio virgen al que dar unas mechas o reflejos. Es castaño, castaño oscuro o directamente negro. Ojo cuidado.

3) Pelo rubio virgen europeo. Más que nada porque el cabello de este tipo no está presente en la raza asiática, a no ser que se trate de un albino.  Tampoco me refiero a las mezclas, todos sabemos que el padre de Alexa Chung es un señor chino y ella no es para nada morena. Algunas personas se la cogen con papel de fumar respecto a los tipos de cabello, y me veo obligada a puntualizar al máximo.

Esto nos da varias ventajas, claro: el movimiento que tiene, la calidad, la textura, que se integra mucho mejor con el pelo biológico de una mujer castaña clara o rubia natural, especialmente afinado por la alopecia... Pero también tiene sus cosas malas. En primer lugar, que el cabello castaño claro o rubio es más fino por naturaleza. Un cabello fino se parte y se enreda más, aunque sea remy, aunque la pieza esté confeccionada con 100% ADN de la misma persona sin mezclas. Así que no es apto para gente bruta o borrica (como yo, por ejemplo).

Por otro lado, el cabello europeo rubio natural tira más bien a dorado, ¿por qué? Pues porque una chica que vive en Moscú y quiere vender su melena hasta la cintura, aunque el pelo brote ceniza en el primer tramo de la cabeza (digamos 10-12 cm), el resto se le ha oxidado. Y se oxida a dorado, como los surfistas y las mechas californianas, ¿ok? Por favor, no pidáis pelo rubio ceniza virgen de 45 centímetros, es que biológicamente es casi imposible, a no ser que se haya teñido o procesado...

¿Se puede matizar con tinte cosmético? Sí, por supuesto. ¿Es bueno hacerlo para el pelo? No es lo mejor, pero es mucho peor aclararlo a blanco. Ten en cuenta que tendrás que retocar el tono cada 2-3 meses y evitar perrearlo mucho en verano... Recuerdo que pasé tres días en la playa con un parcial de clips de cabello eurpeo castaño claro y se me aclaró a razón de tono diario. Sí. Llegué con el pelo castaño claro y me volví a Madrid totalmente rubiaca. Luego tuve que oscurecerlo.

Otra desventaja es el dinero, pero bueno, ahí ya no me meto. Cada cual que se gaste lo que considere oportuno en su pelo, eso sí, hay cabello (procesado) que es mucho más barato. Si lo cuidas bien y empiezas con un rubio razonable (ya sabes que con el tiempo y paciencia se aclara) no tiene por qué ser nada malo. Pero eso sí, necesitas tener la mente abierta al cambio...

martes, 7 de febrero de 2017

Outlander temporada 3: la prótesis capilar de Jamie Fraser

Sí, la verdad es que estoy deseando que sea abril (o mayo) para que se estrene la tercera temporada de Outlander, que se corresponde con el tercer libro que es mi favorito. Me encantó la historia, además gran parte de la trama se desarrolla tipo Piratas del Caribe, y por supuesto del SPOILER reencuentro entre Claire y Jamie en la imprenta 20 años después de la batalla de Culloden /SPOILER.

Bueno, están ahora mismo rodando en Escocia y hay muchísimas fans que se dedican a sacarles fotos a lo putilla y a compartirlas en redes sociales, lo cual seguramente no les haga ni puta gracia (sobre todo porque quieras que no se desvelan spoilers de la trama, y además, ¿dónde carajo está el garfio de Fergus como adulto? ¿Lo van a recrear por ordenador, quizá?

En esta foto podéis ver a mi amor platónico, Sam Heughan, que ya a sus 36 años la alopecia le está pasando factura (nadie es perfecto, desde luego, además, con lo guapérrimo que es, un rapado a lo Guardiola le quedará de maravilla, o quizá se haga un injerto como viene siendo habitual). Desde prácticamente la temporada 1 le han puesto prótesis capilar para hacer de Jamie Fraser (algo que ya recogí en este blog, of course), incluso a Catriona Balfe (Claire Fraser) también le han colocado un postizo parcial en su cabello de vez en cuando para según qué escenas, cosa que me di cuenta en el estreno de la temporada 2, como podéis leer aquí.

Por lo tanto, el cabello biológico de Sam se queda integrado con la prótesis capilar y por supuesto no le rapan, pero lo que hacen en peluquería es recoger su pelo con clips de estos tipo "ranitas", y podéis ver el cerco más blanco en el que le pegan la prótesis que contrasta con el maquillaje. Así que me supongo que va adhesivo por delante, luego maquillaje (recordad que no suelen cortar el tul al ras para las series ni las películas, como os comenté en este otro post: Expediente X, por qué las pelucas de tul quedan tan perfectas en el cine y en la tele ), y la parte trasera se sujetará lo más probable con horquillas, anillas o clips.

Pues eso, que una foto indiscreta ha desvelado el truco...




Aquí una imagen de cerca...


Y aquí con la prótesis ya colocada:

Una foto publicada por Italian Outlanders (@outlander_world) el

lunes, 6 de febrero de 2017

Cómo cuidar correctamente nuestra piel para evitar irritación o problemas con el adhesivo de la prótesis o peluca

En este blog me he detenido mucho explicar cómo manipular de la mejor manera posible, desde la intimidad de vuestro hogar, una prótesis o peluca para llevarla con diversos tipos de adhesivos especiales para el cuero cabelludo. Sin embargo, que nuestra piel esté en las mejores condiciones posibles es algo indispensable que no debemos ignorar. A veces ponemos de ejemplo el uso de lentes de contacto. En algunas ocasiones, si no somos escrupulosos con la higiene, puede que nuestro ojo diga: ¡ya está bien! Y personas que durante meses o años han utilizado lentillas simplemente las rechazan porque les molestan o les producen irritación. Por este motivo, tenemos que estar muy pendientes de los cambios, posibles molestias o irritaciones de nuestro cuero cabelludo para poder solucionarlas en el momento. Y si el problema empeora, visitar inmediatamente a un dermatólogo.

En primer lugar, si estás en tratamiento de quimioterapia, consulta siempre con tu médico o enfermera si puedes utilizar este tipo de sistemas. No soy partidaria de llevar pelucas oncológicas adhesivas, pero también comprendo los miedos a que se mueva, te encuentres insegura o por motivos personales no puedas prescindir de la peluca ni para dormir.  Y aquí puede suceder exactamente lo m mismo para cualquier persona con piel excesivamente sensible que necesite llevar una prótesis o peluca completa. En este caso hay alternativas como por ejemplo las cintas de doble cara de la división Healthcare de 3M. Este pegamento es hipoalergénico, pero, ¡ojo, hipoalergénico no significa antialérgico! Siempre antes de usar cualquier tipo de cinta adhesiva es necesario realizar un pequeño test de sensibilidad tras la oreja o en la cara interna de nuestra muñeca. La piel durante la quimioterapia está más sensible y puede reaccionar de manera inesperada, aunque no hayamos tenido ningún problema de piel atópica antes del tratamiento.

Por otro lado, si necesitas una prótesis capilar o una peluca para cualquier otro tipo de alopecia, recuerda que los adhesivos no pueden colocarse sobre pelo. La zona tiene que estar totalmente rasurada o bien sin cabello porque se haya caído por algún motivo. Es importante que no tengas heridas, irritaciones, erupciones, dermatitis o problemas de sensibilidad. Además, antes de colocar el pegamento, asegúrate de que la piel está limpia, libre de grasa, restos de adhesivo, sudor o cremas.

Cuando rasures la zona a pegar, hazlo con sumo cuidado sin producirte ningún corte ni irritación en la piel. Es normal que a medida que pase el tiempo  notes esa zona más reseca o tirante, incluso con ligera descamación. Puedes utilizar puntualmente champús cosméticos que contengan exfoliante suave, y también hidratar la zona con aloe vera puro entre 10 y 20 minutos antes de cada lavado. Deja que absorba bien, lava la cabeza y aplica tus mascarillas o cosméticos habituales, pero recuerda que no pueden quedar restos de ningún cosmético  en la piel en el momento que apliques el adhesivo de doble cara o líquido.

Por otro lado, los materiales que transpiran son los más idóneos para las personas que tengan un problema de excesiva grasa o excesivo sudor. Estos materiales son el tul o el monofilamento en las pelucas o prótesis capilares. Evita las siliconas y el poliuretano, pues aunque son microporosos, la transpiración no es igual: tu calor corporal y el sudor producirán condensación. Esto hace que la piel pueda irritarse con mayor facilidad. Aunque hay personas a las que este problema nunca les ha sucedido: ¡cada caso es un mundo!

Otro truco es utilizar siempre un protector para el cuero cabelludo. Este cosmético genera una película transparente que preserva tu piel de estar en contacto directo con el adhesivo, además crea una barrera invisible que evita el sudor (algo así como un desodorante para el cuero cabelludo) y esto está especialmente aconsejado para todos aquellos usuarios que van a nadar o al gimnasio,  que sudan mucho, tienen exceso de grasa o para utilizarlo durante los meses de verano. Por el momento conozco las dos gamas que tiene el fabricante Walker, pero seguramente haya más en el mercado (sólo que no me constan y tampoco las he usado así que no os puedo orientar mucho más, si sabéis de alguna alternativa, por favor postead un comentario).  Scalp protector thick y scalp protector Maxihold SPORT (indicado para deportistas). 

domingo, 5 de febrero de 2017

Lidiando con el acné...


Sí. Parece menterio que no haya tenido granos durante mi adolescencia (bueno, alguno que otro, pero nada escandaloso) y ahora a mis treinta y algo sí, y me toca lidiar con esta mierda. Mi problema con los granos empezó a medida que me iba aficionando al running. Pensé que sería porque se me juntaban las típicas espinillas que me salen por la regla con el sudor y por utilizar bases de maquillaje lowcost. Creí que en cuestión de unos días volvería a tener la cara más lisa que slenderman. No. Además, coincidiendo con la Navidad, entre que me he puesto tibia a turrón de chocolate y que cada vez que salgo a beber me pongo como Las Grecas (el alcohol no ayuda nada a mantener la piel bonita) la cosa se me fue de las manos. Tenía las mejillas como un jodido mapa. Cosa que tampoco me ha pasado nunca, porque cuando tuve algún grano en su época (de chavalilla), me salían en la frente, nariz o barbilla. Mejillas jamás, y creedme, los de las mejillas son los peores: tardan más en secarse (lo supongo porque ahí hay más grasa acumulada en esa zona de la cara) y quedan marcas.

Fui al médico, ya tenía mi historial porque me había pasado lo mismo en 2012 (pero en esa ocasión fue por una reacción alérgica a unos suplementos vitamínicos con gingsen coreano que tomé). Me diagnosticó acné (bueno, tampoco hace falta ser un lince) y me recetó un ciclo de antibióticos. Sí, probablemente tomando las pastillas pueda ver mejoría, pero si es algo hormonal (como sospecho), va a ser pan para hoy y hambre para mañana. ¿Y sabéis qué me pasa cuando tomo antibióticos? Candidiasis. Oh. Cutis terso como el culito de un bebé a cambio de pasar el resto del mes con la sensación de tener una marabunta de termitas encabronadas entre mis piernas, que me hacen caminar como John Wayne. Luego con la regla se equilibra el ph vaginal o algo así y se me pasa. Pero quizá los granos vuelvan a salir.

¿Qué he estado haciendo yo por mi cuenta? Pues aparte de gastarme la vida en cremas hipoalergénicas y cosméticos específicos de farmacia: tónico, exfoliantes, jabón especial, hidratante equilibrante, así como la famosa mascarilla a base de arcilla y carbón, lo único que conseguí era la zona T pelada cual lagarto (sobre todo aletas de la nariz y labio superior), mientras que los cachetes seguían on fire. Cada vez más y más granos, de esos rojos y enrabietados. Pedí cita para hacerme un peeling profesional. La esteticién me dijo que procurara no hacerme tantas pajas  a veces cuando practicamos mucho deporte, comemos dulces, estamos estresadas y además oscilamos de peso, la piel reacciona así por las toxinas que se excretan con el sudor. Aunque la verdad es que sólo me salen en la cara, podrían cebarse con las piernas, brazos o espalda. Tras el peeling la cosa mejoró pero solo durante una semana. Luego me tocó la regla y me puse como una mazorca con varicela.

Pasé de cremas y de maquillarme con bases fluidas (solo polvos, de los cosméticos, ¿eh? Nada de echarlos. Quizá eso es lo que me vendría mejor para la piel). Comencé con aceite de árbol de té. ¿Resultado? Aún peor. Supongo que me irritaba demasiado la piel y con el frío notaba como si me estuvieran pasando una antorcha por la cara.

¿Cómo estoy ahora más o menos controlando los granos de la cara? Pues no os lo váis a creer, pero llevo desde el jueves y en cuatro días (hoy domingo) sólo me ha salido un grano nuevo (cuando iba a una media de dos o tres diarios). Pasta de dientes. Licor del Polo blanqueador avanzado para ser más exactos, pero funcionará con todas, ya sea Colgate, Lacer, Deliplus o del Alcampo. Sensodyne igual no. Cuando estoy en casa me aplico una capa generosa. Si voy a salir o al trabajo, sólo una pequeña cantidad, espero que seque y me maquillo por encima.

No sé si esto es algo puntual que se irá resolviendo las próximas semanas o la pérdida de peso además del deporte me hace rezumar testosterona y el acné es algo que me va a acompañar sine die. Tendría que hacerme análisis de sangre. Tengo seguro privado, pero tampoco es que esté yo muy por la labor de empezar a peregrinar por dermatólogos y/o laboratorios. Además, pagar las cuotas tampoco te da derecho a exigirles nada si el médico no lo ve claro (sí, tengo granos, pero no es algo por el momento tremendamente exagerado) y a veces en la Seguridad Social no escatiman tanto.

He decidido seguir con la pasta de dientes, y ya os iré contando...







viernes, 3 de febrero de 2017

Cuántos cosméticos necesitas para mimar tu prótesis capilar o peluca de pelo natural?

Estoy en un pico de hiperactividad y tengo que aprovecharlo. Después de casi dos meses de sequía en este blog hace bastante falta. No tengo muchas ganas de escribir sobre sensaciones y autoestima ahora mismo, pero creo que puedo (y tengo el deber) de compartir todo el conocimiento técnico que he ido adquiriendo a lo largo de los años, en base a mi experiencia personal pero también por el trabajo. Y es algo que seguramente valoréis más que mis despojos cerebrales.

Bueno, cuando se tiene una peluca o prótesis capilar, sobre todo si es la primera, te asaltan mil dudas. Y este proceso es totalmente bipolar. Hay personas cuya primera pieza es la más duradera de todas porque tienen tanto miedo de estropearla que no se atreven ni a respirar encima. En cambio lo habitual es que precisamente pague la novatada, pues es lógico tener mil dudas y cometer errores, a veces sin solución, al manipularla.

Pero otra de las preocupaciones es qué cosméticos utilizar, cuándo y cómo. La principal premisa es NO COMPLICARSE LA VIDA. Tres productos bastan y sobran:

- Un buen champú, si tiene silicona genial (aunque no es determinante en el champú porque necesitas aclararlo, pero algo ayuda eso sí), si es un champú suave y neutro también fenomenal. Si además no tiene sulfatos, estupendo. Qué champús NO usar: los champús de farmacia / herbolario. Los champús que especifican no contener silicona. Está de moda el rollo eco con los cosméticos cuando hablamos del pelo biológico que nos sale en la cabeza. Cuando estamos manipulando prótesis o pelucas esto no funciona así. Ni las pelucas ni las prótesis tienen glándulas sebáceas.

- Una muy buena mascarilla. Esto es lo más importante. Además, tiene que ir acompañada con buenos hábitos de higiene. Si usas una peluca  o prótesis capilar 24x7 al menos lávala cada 4-5 días, para aportarle hidratación externa (mascarilla). Si te la quitas al llegar a casa o para dormir, entonces una vez a la semana. NO soy partidaria para nada del cowashing si la pieza está sucia. El cowashing significa usar exclusivamente agua y mascarilla en lugar de champú. ¿Parece buena idea, a que sí? Pues nada más lejos de la realidad. La mascarilla actúa de pegamento cuando hay suciedad entre el pelo. No me refiero a suciedad visible, con sólo el hecho de salir a la calle tanto el polvo como la contaminación como varias impurezas que nos podamos transferir con nuestras manos / cepillos / incluso con la plancha manchan el cabello desde el primer momento, aunque no lo veas sucio.

Mi mascarilla favorita es Salerm 21 porque es versátil, funciona como acondicionador (lo aclaras en 3 minutos y ya), también hidrata en mayor profundidad si la dejas 10-15 min (no hace falta más) y por supuesto como sérum en seco (o en húmedo) sin aclarado con una pequeña cantidad de medios a puntas. Esto lo puedes usar prácticamente a diario, además controla el frizz cuando hay humedad y lubrica el pelo para proteger las puntas de la fricción (sobre todo si lo llevas largo o muy largo). Para el verano, o cuando el pelo está más seco, hay una versión más intensiva que es Salerm 21 Express. 

Aceite, especialmente argán pero también vale de coco. Esto se aplica de medios a puntas exclusivamente, puedes usarlo cuando lo laves, después de la mascarilla (aclarando la mascarilla, después en húmedo puedes aplicar una pequeña cantidad de aceite que funciona mejor así, o tras el secado). No pasa nada si lo utilizas a diario, el pelo quedará más hidratado y si es aceite de argán, también protegido. La desventaja es que puede dar un aspecto de sucio o apelmazado.

Cuando el pelo es teñido, permanentado o procesado de alguna manera, hay packs que contienen el champú y el secador. Una clienta me recomendó el pack Magic de TAHE, la verdad es que funciona genial en estos casos. Eso sí: aporta brillo al pelo (no a todo el mundo le gusta) y si el cabello está en buenas condiciones, lo puedes utilizar, pero queda apelmazado.

Pues estas tres cositas son más que suficientes, aunque lo imprescindible es un buen champú y una buena mascarilla. El aceite suele introducirse más adelante, cuando la pieza o peluca está ya más desgastada. Sé que nos bombardean a diario con catorce mil productos cosméticos y novedades en el mercado a través de anuncios, banners, blogs, youtubers etc. El problema de ir alternando productos y aplicando ocho mil historias en el pelo es que, primero: no son cosméticos especialmente diseñados para posticería (aunque los que yo uso tampoco lo están, pero al ser ricos en silicona vemos desde hace años que ofrecen buenos resultados), y segundo, en la mayoría de las ocasiones es más de lo mismo pero con un packaging más cuqui o con un precio más atractivo para relanzar el producto.

Menos es más...

jueves, 2 de febrero de 2017

Trucos para retirar una prótesis o peluca de nuestra cabeza sin dañarla

Creo que llevo escritos cienes y cienes de posts sobre técnicas, trucos y demás info respecto a la colocación con adhesivo de doble cara o pegamento líquido de una prótesis capilar, o peluca de pelo natural. Sin embargo, me parece que este es el primero en el que voy a dar pautas de cómo despegarlo o retirarlo de nuestra cabeza. Sí, parece una gilipollez pero es muy importante para la supervivencia de la prótesis capilar o de la peluca...

Empecemos: no es la primera vez ni será la última que alguien (en mi entorno laboral) protesta porque su peluca o prótesis capilar pierde pelo, normalmente del mismo sitio. Luego en el momento de valorarlo, para poder observar si hay algún problema en el anudado de la pieza o el sellado, se la arrancan a tirabeque ante nuestra atónita mirada. Ya no es sólo porque un tul tan fino se pela y se desgarra, la piel también sufre mucho cuando hacemos eso, podemos incluso sufrir una irritación que nos impida llevar adhesivos una buena temporada...

Por lo tanto, aunque parezca una chorrada, es importante seguir unas pautas a la hora de retirar de nuestra cabeza correctamente la pieza, para que el sistema sufra lo menos posible (sufrir sufre, pero no tanto) y sobre todo para no dañar nuestra piel.

Primero: disolvente específico para prótesis capilar o peluca. Sí, ya sé que es un gasto adicional, pero yo soy de las personas que piensan que a veces es mejor tener 10 euros menos en el bolsillo para comprar un disolvente que despegue la prótesis capilar o la peluca, y que gracias a este producto lo que es el sistema (que es más caro) dure mejor en buenas condiciones y no nos haga falta sustituirlo con tanta frecuencia.  En su defecto, se puede utilizar alcohol isopropílico, que es de rápida evaporación, pero es importante no empapar el pelo. Mi disolvente favorito, por su efectividad y porque cunde bastante, es el Disolvente Citrus C22. No digo que sea el mejor del mundo mundial ni el que haya que comprarse obligatoriamente. No. Pero es el que mejor veo que funciona, no sólo en mí misma cuando llevaba prótesis capilar o peluca, sino también como herramienta más de trabajo. Eso sí, la desventaja es que es aceitoso, y si lo usamos es porque vamos a lavar completamente la pieza. Si se utiliza y no se lava el cabello o la base, es contraproducente.

Por tanto, antes de retirar la peluca o el parcial, aunque notemos que se mueve y está prácticamente desprendido, conviene pulverizar un poco de disolvente C22 en las zonas adheridas y ESPERAR 1 minuto. Es sólo un minuto para que haga efecto. Otra opción es impregnar un bastoncillo de oídos e ir frotándolo con cuidado en el contorno del sistema (sobre todo cuando está muy pegado) hasta que podamos quitarlo con suma facilidad sin ejercer ningún tipo de tracción.

Una vez que nos hemos quitado la prótesis o peluca de la cabeza, sí, ya sé que dan ganas de ir arrancando la cinta de doble cara sucia o de limpiar los restos de pegamento directamente con las uñas como si se tratara de un rasca y gana. No. Esto también es una mala costumbre que debemos evitar porque los nudos sufren. Ya sé que con el ritmo de vida que llevamos, todos vamos como locos deprisa y corriendo a todas partes. Pero en serio, es mejor programar los mantenimientos de manera que tengamos tiempo de sobra para hacerlo con tranquilidad. Las prisas no son buenas consejeras.

¿Cómo limpiarlo? Pues lo ideal es volver a rociar con disolvente, C22 ó el que utilicéis. Esperar otro minuto (con C22 un minuto es suficiente) e ir retirando los restos de adhesivo con  paciencia y sumo cuidado. A veces hay pelitos que se quedan pegados accidentalmente entre la cinta y la base. Si tiramos casi seguro que los vamos a arrancar, y esos pelos por desgracia no se recuperan...

Una vez que esté la pieza sin el adhesivo en tiras de doble cara, impregna una toallita de bebé (o desmaquillante o lo que sea, no algodón, que deja pelillos) en disolvente y frota con suavidad en la base para que los últimos restos de pegamento se diluyan. Es importante que nos detengamos varios minutos en asegurarnos de que la base queda limpia, ya que si la notamos pegajosa en nuestros dedos, luego no va a volver a pegarse bien. En mi caso particular me gusta terminar de limpiar la pieza con alcohol isopropílico, ¿por qué? Pues porque el C22 es más bien aceitoso, y el alcohol retira tanto los restos de suciedad remanentes que pudieran quedar y la mayor parte de la grasa del disolvente.

Después de usar un disolvente o alcohol, se lava el cabello. Y al lavarla tenemos que prestar especial atención a las zonas donde lleva el pegamento, frotando con mucha suavidad (con las yemas de nuestros dedos) el champú  (idealmente agua tibia, no fría, no caliente). Lávala con dos jabonadas para asegurarte de que queda bien limpia y fresca. Ojo, cuando apliques la mascarilla, siempre de medios a puntas, no en la base. Si quedan restos de mascarilla o aceites en la base, también se debilitan los nudos (los lubrica) y además el adhesivo no pegará.

Por otro lado, ya sé que sobre todo las personas novatas están muy agobiadas respecto a la duración del adhesivo y se decantan por los acrílicos de primeras. Los adhesivos acrílicos son resistentes al agua y al sudor, pero es cierto que si los llevamos más de una semana colocados, se derriten por nuestro calor corporal y transpiración, y suelen dejar más residuos que las cintas de perfil más bajo. A no ser que vayas al gimnasio con frecuencia, piensa cambiar la cinta por una más suave al menos durante los meses más fríos del año. Al ser adhesivos más flojos (yo por ejemplo trabajo mucho con la cinta de doble cara 3M, pero hay más en el mercado), limpiarlos es tarea más fácil, por lo que el sistema o la peluca sufrirá menos en el mantenimiento.

Pues nada, ¡paciencia, que es la madre de la ciencia!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin