jueves, 10 de noviembre de 2016

The Exorcist: lo que me ha dado más miedo es la peluca de Geena Davis

Una de las series que más ganas tenía de que estrenaran era The Exorcist. No es que me haya encantado pero se deja ver. Lo malo es que esta será su primera y última temporada. No han cosechado buenos datos de audiencia. La trama va sobre algunos casos de posesión demoníaca y la típica historia de un sacerdote que está más bueno que comer con los dedos, al que empotraría con sotana y todo, que tiene una pequeña crisis de vocación al aparecer en escena su ex, así como un exorcista británico un tanto díscolo para con su voto de obediencia y sus métodos digamos que poco ortodoxos. Bueno, en realidad si os gusta lo paranormal, la serie es entretenida.

Sí hay ciertas escenas que pueden asustarte, como la del desván, depende de tu nivel de sensibilidad. Yo es que ya estoy pasada de vueltas (sobre todo después del primer capítulo de la séptima temporada de The Walking Dead, eso te cura de espanto, y con lo de cura no estaba haciendo un chiste fácil ni mucho menos, ¡válgame Dios!). Pero lo que sí que me horripiló bastante es la peluca con la que actúa Geena Davis (la madre de la niña endemoniada). Entiendo que en algunas producciones de bajo coste se recurra a posticería básica, ya que normalmente los planos no son cenitales, pero esto es FOX, coño, podrían haber cuidado un pelín más los detalles: estoy casi segura de que la peluca (de buen pelo europeo, por supuesto) ¡tiene los acabados a máquina!





No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin