viernes, 4 de noviembre de 2016

El post del viernes: strobing o la moda de los iluminadores

Se ha pasado la fiebre de bronzing y coutouring, pero ha empezado la del strobing. ¿Qué es el strobing? Iluminar puntos estratégicos del rostro para crear volumen, es decir, lo contrario que contornear, que trata de hundir ópticamente las facciones para que parezcan más afinadas. Así en la teoría parece muy de maquillaje de teatro y muy engorroso, pero bah, son cuatro trucos y en la práctica es mucho más sencillo de entender (más bien sobre la marcha, haciéndotelo en la cara).

¿Qué hundir? Bajo el hueso del pómulo, el contorno de la mandíbula (papada vaya), sienes, nacimiento del pelo y laterales de la nariz hacen que nuestra cara parezca más estilizada. Un truco que hago es aplicarme contorneador justo en la pequeña hendidura de la barbilla para simular que el hueso está partido y le da un toque un poco más atractivo (desde mi punto de vista, siempre me han gustado los mentones tipo culo, como el de Travolta, tanto en chicos como en chicas).

En mi caso utilizo el contorneador de Two Faced que lleva cacao (literalmente, huele a nesquick), y en el bolso llevo la miniatura del contorneador W7 (Honolulu se llama, es un clon del Aloha de Benefit, queda bien, es duradero y cuesta cuatro duros) por si tengo que dar retoques, aunque normalmente Two Faced es infalible.

Truco: antes de contornear aplico mi base de maquillaje habitual (ahora mismo estoy mezclando una de maybelline con la CC cream simply flawless de Avon que tiene factor SPF 50), y tras darme la base con una brocha, difumino un poco con la beauty blender para dar un acabado aerógrafo y sello todo con polvos translúcidos compactos (estoy usando los Hypoallergenic de Bell Cosmetics). Encima del maquillaje y polvos (y si me encuentro inspirada o con ganas / tengo que ir a algún sitio, antes de la base me aplico prebase y corrector jeje), paso al contorneo. Antes contorneaba justo encima de la base, que es fluida en mi caso, y me quedaba como a restregones. 

Ojo, difumina bien el contorneado, si no lo haces bien terminas como Curro Jimenez. 

¿Iluminar? O más bien resaltar. En la parte central de la frente, justo bajo el arco de la ceja para elevarlas ópticamente, en el lagrimal (no te pases, o parece que estás de LSD hasta las trancas), en el puente de la nariz, arco de cupido, zona alta del pómulo y sienes. Es decir, esto es como un sandwich, de abajo a arriba: contorneador, colorete e iluminador. El truco está en difuminarlo todo bien para  integrar las tonalidades (ojo que el oscuro quede siempre por debajo) para que no parezcas un indio apache.

Tengo una brocha especial estrecha de pelo corto para contornear, de Avon. Para el colorete uso mi amada Falsiyo (clon de la brocha Yachiyo de Nars, aunque últimamente está aquejada de alopecia) y para el strobing o iluminador tengo una brocha con forma de abanico (también tipo kabuki).

¿Qué iluminadores uso? Pues básicamente tengo dos: el Touch Eclat de Yves Saint Laurent (foto arriba) que es fluido y maravilloso, pero maravillosamente caro, así que lo dosifico muy mucho. Este iluminador no tiene partículas iridiscentes, pero hace bien el servicio.

También uso un iluminador de Bell hypoallergenic, este sí que tiene particulitas y te deja un resultado más Disney Princess. Normalmente el de Bell lo uso a diario, porque como tengo que madrugar, amanezco con cara de huevo cocido y el efecto purpurina me levanta el ánimo.

En otras ocasiones he probado estos otros dos: iluminador en barra de Elf, también brillantoso, pero en mi caso, al ser en crema en lugar de polvo me dejaba mucha grasa en la cara (cosa que con Touch Eclat no me pasa, pero claro, es otra liga. Uno me costó 3 euros y el otro unos 30). 

Colorete iluminador Smoochy Peachy de W7. Tiene dos tonalidades, un pigmento coral y uno rosita con partículas para iluminar. Si los mezclas con la brocha te queda un rubor natural muy similar al Orgasm de Nars, aunque también puedes simplemente iluminar con el rosita. En mi caso, al tener una piel paliducha con subtono amarillo bilirrubinoso, creo que me favorecen más los iluminadores que tiran a dorado antes que a rosa, pero bueno, es mi gusto y mi opinión. 

En fin, que desde que me hice el curso de maquillaje en el 2013 soy una friki de los potingues jaja. 


 Foto: http://lanubedealgodon.com/descubre-como-salem-se-convirtio-en-el-gato-mas-glamuroso-de-todos-los-tiempos/

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin