martes, 18 de octubre de 2016

Ventajas de cambiar el adhesivo acrílico por adhesivo de fijación baja en otoño-invierno

Aunque sabemos que la inmensa mayoría de usuario@s de prótesis capilares busca una fijación tan fuerte y extrema que ni siquiera la fuerza de un huracán pueda desbaratarle la melena (incluso a veces me han preguntado si se puede utilizar pegamentos industriales, que son todavía más fuertes que los de consumo humano), todos sabemos que con el uso continuado los pegamentos acrílicos, resistentes al agua y al sudor, pasan factura a la pieza, y en ocasiones a nuestra piel (a veces pueden salirnos irritaciones, sobre todo en los meses de verano).  Si además nuestros hábitos de higiene no son los más escrupulosos o tenemos un exceso de seborrea /sudamos más de lo normal, quizá para otoño e invierno merece la pena darnos un pequeño descanso (sí, claro, todos y todas de boquilla nos lavamos muchísimo, pero estos últimos cuatro años he visto cosas que harían vomitar a una cabra).

Además, todos los que tenemos experiencia en el uso y manejo de este tipo de adhesivos, sabemos que su limpieza es más complicada, a veces incluso si dejamos residuos y lo lavamos así tal cual, con el calor pasa al pelo formando enredos imposibles, el cabello puede fácilmente pegarse accidentalmente a los residuos y replegarse hacia la base y otros cuantos percances más que por desgracia pasan. Por no hablar de que cualquier tipo de adhesivo acrílico resistente al agua y al sudor necesita limpiarse con disolvente ad hoc. Sí, ya sé que el alcohol es más barato, que lo venden en todas partes y puede funcionar parecido. Pero realmente no está bien usar siempre alcohol, es genial si te puede sacar de un apuro, pero los disolventes específicos para limpiar el pegamento de una prótesis capilar o de una peluca están formulados precisamente para desactivar y disolver ese tipo de adhesivo. A veces ahorrar en estos detalles tan tontos es lo que hace gastar dinero extra en sistemas o pelucas que no te han durado. En cualquier caso, ni el alcohol de farmacia, ni el disolvente específico ni el quitaesmalte de uñas (sí, en mi desesperación hace años, como no tenía otra cosa en mi casa, utilicé acetona) es bueno para la base ni para el pelo, pero tampoco puedes dejar la costra de pegamento ahí hasta el fin de los tiempos.

 Sí, llevar una prótesis capilar o una peluca pegada a la cabeza con un adhesivo fuerte tiene muchísimas ventajas, pero si tu estilo de vida es simplemente es trabajar sentada en una oficina o estudiar  y no practicar un deporte muy intensivo, no recomendamos que lo hagas. Existen alternativas que mantendrán  tu sistema colocado durante 24 a 72 horas, especialmente duradero en las estaciones de otoño e invierno (no sudamos), que te hará mucho más fácil su limpieza y mantenimiento. Además, al ser más flojo es mucho más adecuado para piel sensible. Por lo que una idea es que reserves los adhesivos de perfil más extremo para viajar, entrenar, día de playa o piscina, salir a bailar, jugar al teto extreme etc... y alternarlo con otro más flojeras.

Estas son las principales ventajas:

- Mucho más suave para tu piel y para el cabello / base del sistema.
- Más sencillo a la hora de limpiar los residuos.
- Más higiénico y mejor transpiración.
- Más económico, no sólo porque el producto es más barato en sí, sino porque daña menos el sistema.

Aunque este tipo de adhesivo hipoalergénico en formato de doble cara sea más suave, no lo retires dando tirones, utiliza una pequeña cantidad de disolvente o de alcohol de tipo isopropílico para su correcta limpieza. Recuerda que si el disolvente C22 o el alcohol empapan el cabello de la pieza, es importante que lo laves con un champú adecuado y apliques su mascarilla hidratante habitual.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin