miércoles, 10 de agosto de 2016

Los cuidados DIARIOS de una prótesis capilar o peluca adhesiva entre mantenimientos / lavados

Seamos sinceras. Una gran mayoría de nosotras piensa que sólo ha de cuidar de su peluca o de su prótesis capilar en el momento de lavarse el pelo o de limpiar / cambiar los adhesivos. Y los días que pasan entre lavado / mantenimiento, no se preocupan de absolutamente nada más. Esta manera puede acarrear problemas a medio - largo plazo, o quizá no, quizá simplemente cambian su pieza más a menudo y no desean preocuparse mientras tanto, ni quieren complicarse la vida con más trabajo.

Pero si deseamos que nuestro cabello supletorio o postizo dure el mayor tiempo posible en buenas condiciones, y eso por tanto nos suponga un ahorro económico, hay que llevar a cabo una serie de rutinas y de cuidados A DIARIO:
1) Al menos dos cepillados diarios. Cuando nos levantamos y por la tarde / noche cuando volvemos del trabajo o vamos a acostarnos. Es importante que sujetes bien los mechones con la mano libre y que empieces a cepillar de las puntas hacia abajo. Acto seguido sigue de medios hacia abajo y finaliza en la raíz. Por supuesto, no te obsesiones con que sean dos diarios. Si notas un enredo o cualquier problema, no pasa nada si son tres o cuatro. Lo que no se debe es meterse en la cama o pasar días con el cabello ligeramente enredado, ¡pueden formarse nudos y hasta bolas! Si el pelo es largo o muy largo, un truco es hacerse una o dos trenzas para dormir, y cambiar la funda de la almohada por satén o seda natural (es bueno que el pelo "deslice" cuando des vueltas).

2) Usa protector solar en verano para el cabello. Igual que te aplicas protector solar en tu piel y especialmente en tu rostro (incluso cuando no es verano), el pelo postizo sufre mucho los estragos del sol porque no puede regenerarse. Hoy en día los filtros solares para cabello son muy ligeros y no sólo protegen sino que también hidratan. 

3) Sérum en seco o aceite de argán todos los días si hace falta. La mascarilla tras cada lavado es necesaria, pero que la usemos una o dos veces por semana no significa que debamos desatender la hidratación de nuestro pelo postizo sólo porque esos días no toque "baño". No hace falta que apliques mucha cantidad, con lo equivalente a un guisante vale, extiende sobre todo de medios a puntas.  Si se trata de aceite de argán, basta con una dosificación que te extiendas en la palma de tus manos.

4) Ser flexibles en cuanto a higiene. Me explico. Vale que tu día de lavar el cabello sea, por ejemplo, el viernes. Pero si el martes sucede algo (más sudor, más calor, ir a la playa, que se te haya derramado accidentalmente algo en el pelo etc...) no esperes tres días más hasta que "toque lavarlo". La higiene e hidratación ha de ser a demanda de cada pelo en particular. Esto además puede variar, pues un cabello más seco o poroso requerirá cuidados más específicos, mientras que si tu peluca tiene un cabello muy elástico y sedoso no te exigirá tantos mimos. Recuerda que hay tantos tipos de cabello como ADN humano existe en el universo, aunque por norma general el pelo que está implantado en postizos lo que necesita es mucha hidratación y punto.  Este consejo puede ser obvio, pero en realidad da para otro post de "las cosas más épicas o bizarres que me pasan trabajando en una peluquería". No es la primera vez que tenemos que limpiar pintura (pintura de la de pintar las paredes), tierra, arena de playa y restos biológicos de diversa índole de prótesis capilares o pelucas, porque la usuaria o usuario pasó de lavarse en el momento, ya que tenía que venir a la peluquería en X días de todas maneras. Mal. La dejadez en limpieza es mal. Tampoco hay que obsesionarse con la limpieza ni ser un Howards Hughes de la vida. Los extremos nunca son buenos...

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin