martes, 12 de julio de 2016

S.O.S. Enredos!!! Cómo prevenir, mitigar o evitar los enredos en prótesis capilares o pelucas

El tema de los enredos en las pelucas y en las prótesis es, lógicamente, un tabú por parte de las empresas y los fabricantes, pero es algo que puede suceder. Sí, las pelucas de pelo natural o las prótesis de pelo natural que disponen de cutícula a veces se enredan (también existe pelo natural tratado para retirar la cutícula, pero su aspecto y brillo es más bien plasticoso).

En primer lugar, tenemos que saber por qué se enreda la peluca. Si es algo inherente a un defecto de confección (para lo cual existen garantías por parte del fabricante, o al menos debería tenerlas), a un uso indebido por nuestra parte o simplemente por su desgaste a lo largo del tiempo. Las personas que utilizan pelucas de manera habitual, desde hace años, saben que enfrentarse a posibles enredos es algo que puede suceder incluso en el pelo más caro y en la fibra artificial. Pero para solucionar cualquier incidencia existen pautas, trucos y rutinas que lo evitan:

¿Por qué una peluca, incluso  de cabello ruso virgen de muy alta calidad, puede enredarse incluso más que tu cabello biológico? Descartando que pueda ser un problema de fabricante, la principal causa es que una peluca de pelo natural o una prótesis capilar no regenera y no está correctamente nutrida / hidratada. Por lo tanto, el cabello que está seco, poroso, quebradizo y cada vez más afinado por el desgaste, puede enredarse más que el cabello de una persona que va a su estilista para sanearlo. Por eso insisto mucho en una correcta e intensiva hidratación semanal, aunque no nos hayamos puesto la peluca o la prótesis esa semana.

Otra de las principales causas es que no estamos cepillando nuestra peluca de manera correcta. Lo ideal es desenredar el cabello una o dos veces de manera diaria, sin tirones, sujetando los mechones con la mano libre y haciéndolo despacio desde las puntas hacia abajo. Cepillamos con mimo, sin prisa pero sin pausa. Sobre todo en las zonas donde se produce mayor roce (nuca).

La falta de higiene es determinante. Una peluca no va a producir caspa ni grasa, pero también se ensucia debido a la contaminación ambiental, a nuestro sudor y por la suciedad que podamos transferir con nuestras manos. Por lo tanto, aunque no se haga un uso intensivo de la peluca, es importante que la lavemos una vez cada semana, siguiendo las instrucciones y utilizando cosméticos adecuados. Consulta siempre con la empresa o fabricante de tu peluca para que te indiquen qué champús, acondicionadores y mascarillas debes usar. Si en tu peluca o prótesis hay restos de adhesivo derretido o reseco, también influye mucho a la hora de que se formen enredos.

El mejor momento para cepillar una peluca es mientras está haciendo efecto la mascarilla o acondicionador tras el lavado. Utiliza un cepillo específico que desenrede sin tirones. Recomiendo los cepillos tipo tangle teezer, que desenreda sin tirones. Una vez que aclares la mascarilla, retira bien la humedad del cabello para volver a cepillar. NO desenredes con el pelo totalmente mojado, está muy sensible y se partirá con mayor facilidad.

En ocasiones, aunque el pelo de la peluca esté muy bien nutrido, hidratado y flexible, hay personas que se lamentan de que se enreda sólamente en la parte de la nuca (donde se produce roce constante con la ropa o con nuestra piel). Esto se puede prevenir y mitigar. Los jerseys o abrigos de lana / punto suelen producir una fricción mucho mayor que las fibras con tacto seda o satén. Si notas que el cabello se enreda más o se encoge ahí, es importante que lleves contigo un cepillo de mano para peinarte de vez en cuando. Pues un pequeño enredo que no se cepilla a lo largo de todo el día puede ser un engorro cuando llegamos a casa por la noche. De manera discreta, en el aseo de tu oficina cuando tengas un rato, recuerda peinarte frente al espejo, ¡es algo muy habitual que hacemos las mujeres tanto con peluca como sin ella, incluso aprovechamos para retocar nuestro maquillaje! Aplicar una pequeña cantidad de aceite de argán sólo en la costura de la nuca donde haya más fricción con tu cuello o ropa te ayudará a controlar los enredos.

Cuando vayas a desenredar o a cepillar la peluca quitada de la cabeza, empieza siempre a trabajar desde dentro hacia afuera, por la parte de la nuca, siempre de las puntas hacia abajo. Cuando termines con las puntas, sube de medios hacia abajo y finaliza por al raiz (contorno de la base). Una vez que las capas internas estén bien desenredadas, continua cepillando hacia la parte externa. Y recuerda, ¡nunca des tirones! ¡Hazlo con tranquilidad y despacio, las prisas son malas consejeras para todo!

Imagen: www.foyel.com

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin