viernes, 15 de julio de 2016

El post del viernes: pudding o tarta de plátano al microondas

Buenas,

He recibido un comentario interesándose por mi mano, ¡muchas gracias, ya mucho mejor! Del tono negro pasó al morado y ahora es gris, literalmente, pero ya puedo mover los dedos sin ver las putas estrellas del planetario.

Seguramente os habréis dado cuenta de que esta semana los post del blog son literalmente copia-pega, he tenido que optimizar el uso de teclado si quería recuperarme del tremendo hostión golpe que me di en la mano con la tapa de una arqueta de riego la semana pasada.

Bueno, como os pasará a casi todos / todas, hacer la compra para una persona o para dos es harto complicado. ¿Por qué? Pues porque los productos frescos vienen en packs más grandes, generalmente familiares. Sale mucho más barato comprar una bandeja cerrada con un kg de plátanos, por ejemplo, que llevarte tres tristes unidades al peso. De hecho, estoy ahorrando dinero porque hago una o dos compras online grandes mensuales a un hipermercado (Carrefour o Alcampo, según me dé), que me traen a casa. Es maravillosamente cómodo porque aprovecho para pedir los sacos de pienso (20kg) de los perretes, la arena para los gatos, las garrafas de agua mineral etc.. Algo que ni de coña me cabe en el maletero del coche. A mí me compensa, aunque todavía no he conseguido optimizar las cantidades, siempre hay comida que se me pone mala (sobre todo fruta o verdura). A pesar de esto, cada diez días tengo que ir a hacer una pequeña compra express con cosas que se me han terminado:  pan, huevos, productos de limpieza, refrescos, alcohol, chocolate etc..

Aunque mis padres me educaran muy bien durante los 18 años que fui criada en cautividad y comiera de todo lo que me ponían sin rechistar, cocina sana y variada, desde que estoy por mi cuenta me he vuelto una maldita caprichosa. Lo mismo compro un kilo de plátanos pero no me apetece comerlos todos los días y terminan negros. Con las sobras de comida me pasa lo mismo. A veces no calculo bien las cantidades y me sale comida para un regimiento: pisto para comer, pisto para cenar y pisto al día siguiente para comer. Me aburre. Y por desgracia, lo que no me cabe en el congelador, termina echándose a perder. Mal. Así que últiamente he estado buscando recetas más creativas para reciclar las sobras de las que terminas hasta el ojete gorro.

Encontré una receta de pudding o tarta hecha con plátanos pochos y pan duro (justo lo que necesitaba), pero la tuneé para incorporar chocolate, sirope de ágave y avena. En lugar de gastar horno, lo metí en el microondas durante unos 20 minutos y me quedó perfecto. Ojo, depende de la potencia que tenga el tuyo, esto lo tienes que ir vigilando, a lo mejor necesitas sólo 15 min o lo contrario, que con 20 min quede crudo y hagan falta más.

Ingredientes:
3 ó 4 Plátanos pochos (negros y blandurrios).
Pan duro (100 ó 150 gr)
Leche (en mi caso de soja) un vaso.
Azúcar o sirope de ágave al gusto.
2 huevos
Chocolate al gusto (en mi caso 8 onzas sin azúcar endulzado con estevia)
Un poco de canela (al gusto) para decorar.
Avena (medio vaso o lo que te pida la masa)
Margarina o aceite de oliva para engrasar un molde apto para microondas.

Herramientas:
Batidora de brazo o de vaso. En mi caso de vaso.
Microondas
Recimiente cristal apto para microondas

Procedimiento:

Pela los plátanos, obviamente, y espachúrralos en un bol o córtalos en rodajas y mételos en la batidora de vaso.
Añade pan duro desmigado.
Añade un vaso de leche (en mi caso de soja con esencia de vainilla, le da un toque guay).
Añade 2 huevos.
Añade chocolate al gusto (tanto si es batidora de vaso como de brazo, derrítelo unos segundos en el microondas antes).
Pon en funcionamiento la batidora. Si la mezcla queda demasiado líquida, añade avena (o harina si no tienes avena) hasta que la pasta tenga la consistencia de la bechamel.
Prueba la masa y si te gusta más dulce (tanto el plátano como el chocolate endulzan) añade azúcar o sirope de ágave o estevia a tu criterio.

Engrasa el molde. La ventaja de usar microondas es que no tienes que precalentarlo jeje.

Cocínalo al microondas a máxima potencia durante 10 minutos. Pasado el tiempo valora cómo está y cocina en tandas de 5 minutos hasta que esté totalmente cocido. La consistencia tiene que ser firme, como el tocinillo de cielo, pero al mismo tiempo suave al cortarlo.

Deja enfriar antes de meter al frigorífico unas 2 horas para que termine de solidificarse.

Desmolda, espolvorea con canela al gusto para decorar, y ya está listo para comer. Ñomñomñomñom

Es muy energético, si lo haces sin azúcar y sin chocolate, te sirve para reponer fuerzas después de salir a correr o en el gimnasio. Yo lo parto en rebanadas y lo como para desayunar. 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin