sábado, 18 de junio de 2016

Ponerse uñas postizas de porcelana, acrílicas o gel, ¿solución para la tricotilomanía?

Hoy una clienta de mis favoritas (no porque compre o deje de comprar, cada cual gasta su dinero como le da la gana, sino porque paso ratos muy agradables con ella) que padece tricotilomanía desde hace años me ha comentado una cosa que me ha llamado mucho la atención. He decidido compartirlo aquí porque quizá pueda ayudar a más gente en su misma situación.

Se ha puesto uñas de porcelana bastante largas. Yo las he llevado alguna vez, pero son un verdadero coñazo: me molestan al teclear, al escribir, al maquillarme, se me enganchan... De hecho no puedo apenas dejar crecer mis uñas biológicas por lo mismo (bueno, y por la psoriasis). Total, que precisamente este incordio a la hora de hacer "pinza" es lo que le ayuda a esta chica para evitar arrancarse pelo. En primer lugar porque tirar con estas uñas postizas (las lleva bastante largas) es algo incómodo, y en segundo lugar, porque así es consciente de que está tratando de arrancarse (recordad que hay tricotilomanías que se hacen de manera incosciente, y sólo se dan cuenta cuando se han hecho una buena escabechina pasados varios minutos tira que tira). 

Así que, ya sabéis, probad con unas buenas uñas tipo "la tigresa de oriente", pero que sean fijas (no postizas adhesivas que esas en dos días se pierden). Feliz sábado!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin