lunes, 6 de junio de 2016

Pelucas y prótesis capilares con adhesivos, ¿lavarnos el pelo con ellas puestas sí o no?

Para el resto de los mortales el hecho de meterse en la ducha y lavarse el pelo es un acto anodino, mecánico e incluso tedioso (sí, estamos en 2016 pero conozco a gente a la que eso de ducharse le da mucha pereza). Hasta que dejas de tener pelo, claro. Entonces lavarlo puede generar ansiedad. Bien porque odias el reflejo de tus cuatro pelos mojados y pegados al cuero cabelludo, o directamente porque no tienes (o lo rasuras) y lo que haces es lavar una prótesis o peluca (por separado). Mucha gente, lo primero que hace con un sistema fijo (o de clips, que me lo han dicho), es meterse bajo la ducha. Mojarse. Dejar que el peso del pelo mojado caiga sobre sus hombros, chorrear el suelo del baño y volver a tener esa sensación de palparse la cabeza empapada y totalmente cubierta de pelo. Pero que esto sea una especie de ritual obligatorio de inauguración de nuestra vida protésica, como un bautizo pagano, no significa que sea bueno para nuestro pelo de repuesto. Por varios motivos (hoy tengo el día especialmente aguafiestas):

1) No pasa nada porque te laves el pelo con la prótesis colocada con adhesivos una vez por semana. Siempre y cuando lo hagas siguiendo las instrucciones paso a paso para evitar enredones, eliminar la humedad que te provoque problemas en el cuero cabelludo etc... Una a la semana, no más. Evidentemente los chicos llevan el pelo sustancialmente más corto y no muy denso (además gastan de 3 a 4 prótesis cada año normalmente). Ellos pueden permitirse el lujo de lavarse con la pieza colocada con adhesivo (siempre y cuando sea waterproof) unas cuantas veces más, eso sí, tanto para hombres como para mujeres, es importante que no quede humedad entre la base y la piel, y tampoco usar agua excesivamente caliente (derrite el pegamento). Lo ideal es hacer un mantenimiento completo (cambiando adhesivos, limpiando residuos escrupulosamente) cada semana. Como máximo 10 días y 15 días si es que no hay más remedio (porque te vas de viaje por ejemplo). Sí, sé que hay cintas que pueden durar hasta 12 semanas, que se dice pronto, pegadas en la cabeza si las condiciones son óptimas: clima, estilo de vida, sudoración, grasa. Que se pueda hacer no significa que sea beneficioso en absoluto, ni para tu piel ni para el sistema.

2) Quieras que no, una parte del pegamento se adhiere al cabello, a la raíz y a algunos mechones (sobre todo del frontal). Esto hace que los nudos se debiliten, se enrede, que se vea opaco y con aspecto grasiento y sucio.

3) A veces nos dejamos algún enredillo sin darnos cuenta. Cuando te quitas la pieza totalmente y la trabajas aparte de la cabeza es más fácil de cepillar y de revisar de manera exhaustiva. Un pequeño enredo puede ser una tontería sin importancia.... O todo lo contrario. Con la fricción y el roce con ropa de cama, respaldos, cuellos etc puede empezar a liarse cual madeja, y cuando nos demos cuenta ya será tarde (a veces se arranca pelo al desenredar). Por lo tanto, quitarla totalmente una vez a la semana nos ayudará a que el mantenimiento sea mucho más eficaz.

4) Aclarar correctamente los restos de champú o mascarilla. Aunque hay acondicionadores específicos que se pueden usar con y sin aclarado (obviamente si no vas a aclarar es mejor no echar mucho producto) como por ejemplo Salerm 21, ojo que hay otros cosméticos que no. Y si no lo aclaras bien, hace efecto pegamento / velcro / imán de partículas de suciedad.  Esto me recuerda la polémica del co-wash . ¿Es bueno abusar del cowash? NO, para nada. Aunque os parezca una contradicción, hay razones de peso, muy razones y mucho razones.

5) Higiene. Esto es como ducharse con ropa para ahorrarnos poner una lavadora. Parece una comparación exagerada, pero no. Las pelucas y las prótesis también necesitan limpiarse por dentro, no sólo por fuera. Ese tul o material que está en contacto con tu piel y con el adhesivo no se limpia igual de bien pegado a tu cabeza que por separado. Normalmente no pasa nada porque nuestro sistema inmunológico aguanta carros y carretas (bueno, y los que tenemos alopecia areata o universal es muy raro que nos pongamos enfermos), pero si tienes las defensas bajas por cualquier motivo de salud eso es un caldo de cultivo de gérmenes y bacterias.

6) Cuanto más tiempo pasa el adhesivo en nuestra cabeza (semanas) más se expone a nuestro calor corporal (35-37ºC) y a nuestros efluvios (aka sudor, grasa, transpiración...). El adhesivo se va derritiendo, degradando y por tanto cuanto más tiempo lo tengas, más difícil te va a ser limpiar todo a fondo. Y ojo que no vale con retirar la cinta y ponerle nueva encima. Asegúrate de que lo dejas todo libre de residuos o no va a volver a pegar con la misma adhesión...

Y estas son las principales razones. Evidentemente si usas una peluca de succión o ventosa, lavarte con o sin ella te da igual siempre y cuando te la quites para desenredarla y secarla perfectamente así como para enjabonar tu cuero cabelludo. La ventaja en esos casos es que se ajusta con la concavidad del cráneo y se mantiene pegada a la piel gracias al calor corporal (bueno, si eres un vampiro o un white walker no te recomiendo este sistema), por lo que en ponerla y quitarla no tardas nada.

Resumen:

¿Se puede lavar uno o una la cabeza con la prótesis capilar o peluca pegada si usas adhesivos resistentes al agua? Sí. ¿Esto es conveniente? No mucho. ¿Debemos hacerlo de manera sistemática? Lo ideal es máximo una vez por semana si eres chica que lleva una prótesis o peluca con densidad femenina y con largura. Si eres chico que usas una prótesis capilar de cabello corto (menos de 15 cm) y con una densidad masculina (media-baja) en ese caso haz lo que te pida el cuerpo, aunque lo recomendable es que limpies y cambies totalmente los adhesivos una vez cada 7-15 días como máximo.



Estos son mis briconsejos de hoy ;-)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin