viernes, 13 de mayo de 2016

El post del viernes: repelente de mosquitos, pulgas y garrapatas casero (gatos y perros)

Este año entre que el invierno ha sido más light que yo qué sé, y las lluvias torrenciales en primavera, por mi casa y alrededores los insectos son tamaño parque Jurásico. Unos mosquitos tan macrosómicos que no había visto en toda mi vida. El año pasado ni me di cuenta porque fumigamos como si no hubiera un mañana, y arrasamos prácticamente con todo. Este año lo de fumigar lo estamos dejando un poco por dos motivos: el principal el económico (tienen que traer un camión cisterna y es carete). El secundario, pero no menos importante, es que los animales no pueden salir durante 24 horas, ya que es tóxico, ¿y qué hago yo con todos los cuadrúpedos metidos en casa? ¡Se monta un sindiós! A ver como lo organizo.

Mientras tanto, aunque los perretes van con collar y pipeta, ya he tenido que quitar alguna que otra garrapata. No sé cómo es posible, estos repelentes no son precisamente baratos. Aunque tengo una gran parte de culpa, porque he dejado crecer las malas yerbas demasiado. Entre que me daba mucho miedo usar la desbrozadora y que no ha parado de llover como si esto fuera Escocia, lo he ido dejando. Así que humedad + yerbajos = bichos everywhere. En otoño pienso pulverizar Roundup hasta en el cajón de las bragas y el próximo año va a estar todo más pelado que mi cabeza. Lo que tiene la ignorancia, creí que para poder usar herbicida hay que dejar crezca la hierba primero.

Como la inmensa mayoría de las pipetas tienen composiciones similares, he decidio comprar los aceites esenciales y fabricar mi propio repelente casero. Si vivís en ciudad, no os compliquéis la vida con estas recetas, comprad un collar tipo Excalibur (más una pipeta de refuerzo si váis a pasear por el campo). Esta receta está más bien dirigida a las personas que residen en pueblos o cerca de amplias zonas verdes. Nunca va a sustituir un collar antiparasitario. Es simplemente de refuerzo.

Normalmente 1ml = 20 gotas aprox. Para los gatos, aunque sean de buen tamaño, con 1ml es suficiente, se aplica en cuello (pero por el lado del lomo) para que no se alcancen y chupen.

Para los perretes, en mi caso más de 30 kg, pongo 2ml.

La base es aceite de sésamo. Lo podéis conseguir en cualquier grande superficie o herbolario, yo lo uso mucho para aliñar ensaladas de algas o para cocinar gyozas.

GATOS:

6 gotas de aceite de sésamo  + 2 gotas de esencia de árbol de té + 4 gotas de esencia citronella + 4 gotas de esencia de eucalipto + 4 gotas de esencia de menta.

PERROS 2 ml, he usado el doble de todo:

12 gotas de aceite de sésamo  + 4 gotas de esencia de árbol de té + 8 gotas de citronella + 8 gotas de esencia de eucalipto + 8 gotas de esencia de menta.

También se usa el aceite de linaza o el aceite de neem, pero no tenían en stock, así que me apaño con lo que hay y creo que mi receta es más sencilla de conseguir.

Para la elaboración, utilizo un cuentagotas y jeringas finitas de insulina (sin aguja, obviamente). Una vez que está mezclado en el vasito agito un poco con cuidado, absorbo con la jeringuilla y se lo aplico directamente en el cuello (lo ideal es repetir cada 2-3 semanas).

Cuando salgo a trabajar en la huerta o en el campo me pongo una gota de esencia de citronella en las muñecas y otra en los tobillos. Es un olor fuerte a limón pero no desagradable. Con eso me vale, a mí no me da por revolcarmen entre la maleza ni por dormir en un seto (de momento).

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin