lunes, 23 de mayo de 2016

Cómo evitar y limpiar los adhesivos derretidos de la base de una prótesis capilar o peluca

Aunque este blog se titule "Alopecia femenina", más del 50% de mis lectores son hombres (o al menos están registrados en el navegador como hombres) así que este post está pensado especialmente para ellos (ojo, muchas mujeres usan prótesis o peluca con adhesivos, pero la mayoría prefieren usar clips, pelucas glueless con elásticos e incluso pelucas de ventosa o de succión).

Cuando se pega el sistema  (que es una forma menos impactante de decir prótesis) al cuero cabelludo, a medida que pasan los días nuestro calor corporal, sudor y grasa no sólo va deshaciendo el adhesivo sino que también lo va derritiendo: cuanto más tiempo lo dejes, peor. Ya que la sensación es como tratar de limpiar un chicle pegado y bien pegado a una camisa (o a la suela de un zapato si tu prótesis es de poliuretano). Con el adhesivo líquido sucede diferente. También deja residuos, por supuesto, sobre todo si es acrílico (como Ultra Hold, pega muy requetebien pero para la limpieza yo prefiero mil veces las tiras de doble cara adhesivas), sólo que no hace "efecto mozarella".

Un truco muy bueno cuando tienes una costra de pegamento que quitar (por favor os lo pido no pongáis adhesivo limpio sin haber retirado totalmente el anterior, se forma una amalgama de suciedad, células muertas, grasa, sudor etc...) es el talco. Ojo con no inhalarlo, recientes estudios determinan que podría ser tóxico. Aplica polvos de talco en la zona derretida y pegajosa, esperáis unos 20 segundos y ya es más sencillo retirar los trozos.

Si vas a usar adhesivo líquido porque las cintas de doble cara no te aguantan el tiempo que deseas, sigue poniéndolas en el sistema de todas maneras. Echa pegamento sólo en el cuero cabelludo en la zona que coincida la cinta, normalmente el perímetro (una fina capa, deja que seque 10 minutos antes de pegar la prótesis). Así lo tendrás más fácil para limpiar, aunque es verdad que si dejas mucho tiempo los tapes, se derretirán.

Menos es más. Si el cuero cabelludo está bien limpio, bien rasurado, sin sudor, sin restos de adhesivo de la vez anterior (aka pegotillos) no es necesario que te pongas una cantidad generosa de pegamento para que se adhiera. Una fina capa es más que suficiente siempre y cuando el resto de los factores que he enumerado se cumplan. Si estás sudad@, te tienes que poner un plus de adhesivo para sujetar alguna zona que se te ha despegado pero no te vas a cambiar el adhesivo por completo etc... aunque parezca que con una mínima gota te sirva, todo lo contrario, necesitarás más cantidad. Y a más pegamento más residuo.  Usar un protector de cuero cabelludo en roll on ayuda mucho a optimizar el adhesivo. Es un gasto extra pero te vas a ahorrar tiempo a la larga.

Usar un disolvente específico. Sí. El alcohol isopropílico es barato y lo venden en cualquier farmacia formato litrona. Ojo, parece ser que piden receta en algunas (no lo entiendo). Es cierto que es efectivo porque desactiva los adhesivos, pero, no es lo mejor para el pelo. Aunque lo uses de manera puntual lo idóneo es que limpies lo "gordo" con disolvente especial para prótesis capilares. ¿Por qué? Pues porque son líquidos específicamente formulados para la limpieza de estos adhesivos, cosa que el alcohol isopropílico no se comercializa para esto precisamente sino en general.

Materiales. Las chicas sabrán de lo que hablo. ¿Qué es más fácil? ¿Limpiar una mancha de esmalte de uñas de una mesa de cristal (o superficie lisa) o de una blusa (tejido)? Siempre de lo primero. Aunque no todo el mundo es fan de los frontales de poliuretano o de micropiel, se pueden combiar materiales en la base, por ejemplo frontal de malla suiza super fina o de monofilamento fino y los laterales de plástico. Siempre es más sencillo limpiar adhesivos del poliuretano que del tul. Además, es más resistente que la telita.

Tómate tu tiempo. Hacer un mantinimiento deprisa y corriendo puede que te funcione (que vuelvas a pegarte la pieza sin problema) pero también puede que estés creando una capa de sedimentos (pegamento sucio de la anterior colocación). Por lo que, al tiempo, te va a costar mucho más de limpiar, así como puede acortar la vida de tu sistema. El truco está en planificarse. Ojo, tampoco te pases de cuadriculad@, que si estás con tus amigos o pareja en la playa y tienes que apañarte un poco a matacaballo no pasa nada, pero no lo conviertas en un hábito. Que de malos hábitos he visto cada costra, negra como la noche, que hay que sacar casi casi con espátula.

En invierno y en verano cambiamos mucho nuestras rutinas y nuestros horarios. Aunque hay personas que por suerte no notan diferencia respecto a la duración de sus sistemas (del pegamento) ni siquiera en agosto, no significa que tengan que espaciar lo mismo los mantenimientos. Además, un push de hidratación viene muy bien en verano. Limpiar los adhesivos, aplicar mascarilla y nutrir en profundidad dos veces a la semana es lo ideal, aunque en invierno lo hagas una vez al mes o cada quince días...  Otra cosa a tener en cuenta para evitar que se derrita cosa mala es no irte directamente a la playa / piscina o gimnasio inmediatamente después de ponerte la pieza, espera unas 8-12 horas. Haz el mantenimiento por la tarde-noche dos o tres horas antes de meterte en la cama (tampoco es lo suyo irte a sobar y sudar la gota gorda...). El aire acondicionado es tu amigo ;-)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin