viernes, 8 de abril de 2016

El post del viernes: trucos domésticos marujiles VOL I

¡Hola!

Fuente imagen: Islapelagatoscanarias.wordpress.com
Hoy me gustaría compartir algunos trucos domésticos que me facilitan la vida. Quizá no sean muy originales, pero bueno, me funcionan y me ayudan a hacer las cosas. Aunque en primer lugar, si el tema del trabajo doméstico supone un problema en la convivencia de pareja, yo lo tengo muy claro: mejor contratar a una persona profesional de la limpieza que vaya X horas a la semana que discutir. A mí de momento no me llega (€) pero si los números mejoran, lo haré.

En nuestro caso en particular, no somos unos nazis del orden ni de la limpieza precisamente, pero yo trabajo más que mi pareja dentro de casa porque soy más perfeccionista. A él le da casi todo igual. A ver, no es que sea una histérica que no puede soportar ver cuatro platos en el fregadero (ojalá, así tendría una casa de revista), pero sí es cierto que me preocupo más por tener las cosas mínimamente recogidas. Sobre todo cuando compartes zonas de la casa con animales. Con la cantidad de pelos que barro se puede crear otro mamífero desde cero. Hace unos meses compré el aspirador robot, aunque en realidad es más un "recogemigas" porque no succiona. Va bien, pero muchas veces ni lo pongo, tardo menos con la escoba. Además, no sé si se ha descalibrado después del último hostión golpe que le endiñó mi perra (le da miedo el ruido y el movimiento, así que lo ataca) pero ahora tiene una fijación malsana con aspirar la alfombra. Sólo da vueltas y vueltas encima hasta que se acaba la batería. En fin. Este tipo de electrodomésticos resuelven mucho la vida, pero creo que se lo voy a dar a mi madre, a mí personalmente no me acaba de encajar. Ah, si tenéis animales, la moda de decorar con alfombras tipo shaggy es estupenda, ¡no se notan NADA los pelos!

De lo que sí me he dado cuenta es que, ahora que no vivo en un apartamento tamaño roulotte, ya no puedo fregar toda la casa en media hora. Puedo tirarme dos o tres, y si soy puntillosa limpiando por dentro de los armarios y tal, a veces más. Tampoco me paso el día con la mopa, ojo, pero es que las cosas y los muebles, aunque no los toques, se manchan. Así que me pongo los podscast de Iker Jiménez y le doy al mocho una o dos veces por semana.

Tengo un truco de limpieza que me gustaría compartir. Si bien hay cosas que no me molestan tanto, sí hay algo que me da un asco espantoso: el frigorífico sucio. Que haya cercos, goterones o manchas parduzcas de vete a saber qué sustancia reseca y pegajosa. El coñazo tremendo es vaciarlo y fregarlo, porque no es plan de rociar con KH7 los tomates o el estante donde dejamos las sobras, por mucho papel film que haya por encima. Así que tengo un truco para dejarlo reluciente sin tener que estar sacando toda la comida y volviéndolo a colocar: agua, vinagre de manzana y limón.

En un pulverizador de estos de los chinos lo tengo preparado. Para medio litro de agua mineral (la de mi casa tiene mucha cal), una cucharada sopera de vinagre de manzana y el zumo de medio limón. Agitas bien, pulverizas, pasas una rodea y lo dejas cual patena. Además desinfecta. Si cae encima de un tomate, pues lo aliñas, no pasa nada.

Otro truco que tengo, no tanto para limpiar sino para ahorrar, es congelar las lonchas de queso. De vez en cuando compro las ecológicas de queso gouda que hay en el Alcampo. La verdad es que no saben a nada, pero son las únicas que tienen. El problema es que no siempre me apetece comerlas y con el paso del tiempo se van quedando duras y mojosas enmohecidas. Al final acabo tirando medio paquete, y eso sí que es una lástima. Solución, congelarlas. Si te apetece comer una loncha para hacer un sandwich, la sacas, la metes 20 segundos en el microondas (como mucho) y ya. Lo mismo hago con la salsa de tomate si veo que hay de sobra y se me va a estropear (se pone ácida rápido). La congelo en una cubitera. Cuando me hace falta un poco para un sofrito, saco dos o tres cubitos y directamente a la sartén.

Ahora que hablamos de cocina, un día le estaba haciendo una hamburguesa con huevo frito a mi contrario, y se me ocurrió lo siguiente. En lugar de poner lechuga, cebolla cruda, queso y huevo, caramelicé la cebolla con miel y vinagre de módena en el aceite de freír la carne. Al terminar, usé la misma sartén para el huevo, pero por los restos de miel se pegó todo al fondo. Iba a repetirlo en otra limpia cuando se me ocurrió echar un poco de champiñón laminado y hacer un revuelto. Al final la hamburguesa, en lugar de llevar huevo frito, lo llevaba revuelto y le gustó. La ventaja es que conserva el sabor a huevo, pero no chorrea la yema (aunque por otro lado a mucha gente le gusta frito precisamente por eso, para que al morder la yema estalle y empape el pan y la carne, aunque te pringues más que cenando un kebap doble estando de borrachera).

La verdad es que últimamente cocino yo no por una razón altruista, sino porque mancho 300 veces menos. Ay, la dichosa convivencia...

Por último, tengo otro truco más: los cristales. La limpieza de ventanas es bastante odiosa de por sí, pero bueno, con Fairy termino mucho antes. Sí, fairy el lavaplatos. Llenas un caldero con agua, un chorrito de Fairy y verás qué bien quedan los cristales. Muy limpios y sin restregones.

Para quitar las manchas de maquillaje, fibras capilares, pasta de dientes y derivados de la encimera o espejo del baño, uso un trapito empapado en un poco de agua micelar. Se quita sin casi esfuerzo. Lo mismo hago cuando he tenido que limpiar algo que llevara tiempo con polvo (como los altillos de los armarios y eso). Un poco de agua micellar y no se tarda nada.

¡Espero que os hayan resultado útiles estos trucos! Hace un par de semanas también os comenté cómo neutralizo la peste de las tuberías con levadura de hornear. Aunque al final resulta que hay un atasco, así que en cuanto venga el pocero a desatrancar con agua a presión, mi baño va a volver a oler a colonia y no a puta mierda alcantarilla.

Si sabes alguno más, ¡deja un comentario!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin