viernes, 15 de abril de 2016

El post del viernes: Kitchen Garden Aid y trucos para el huerto

Fuente imagen: buendiario.com
No hay mucha gente aficionada a la horticultura (aunque cada vez más hipsters plantan huertos verticales en el balcón), pero esto de cultivar o criar tu propia comida es algo que me llama mucho la atención. Con criar me refiero exclusivamente a gallinas ponedoras, aunque de momento estoy muy bien abastecida por los vecinos. Eso sí, lo de preparar la tierra, quitar piedras, desbrozar, rastrillar para airear, allanar etc.. es bastante trabajo (y que conste que mi huerto no tiene ni seis metros cuadrados, es pequeño). Por fin voy a traspasar las frutas y verduras de los semilleros este finde. Me apetece mucho, dada la chapuza que hice el año pasado (no me salió nada, cuatro cebollas raquíticas). Esta vez me lo he currado y he invertido bastante dinero. Porque tener una huerta no es muy rentable, a no ser que puedas vender el excedente (y necesitas licencia para eso, yo lo voy a regalar). En definitiva es un hobby como cualquier otro...

De todas maneras para facilitar el trabajo, hay trucos interesantes:

1) Manta de cultivo: así te ahorras lo de arrancar las malas hierbas y conserva bastante la humedad. Son comodísimas y tienen otra ventaja: generalmente están cuadriculadas, así puedes alinear perfectamente los plantones y dejar el mismo margen de distancia entre matas.

2) Riego por goteo. De momento no tengo el programador, abriré y cerraré la llave de paso 15-20 minutos dos veces al día (temprano por la mañana y al anochecer). Pero tengo planeado comprar una válvula electrónica que me quite ese trabajo, por si me voy de vacaciones o si se me olvida.

3) Control de plagas: lo ideal es no fumigar con pesticidas (por el tema de que el cultivo sea ecológico y tal), y aunque hay productos naturales en el mercado no son ni de coña tan efectivos. Por lo tanto un % de tu cosecha se lo van a comer los bichitos, eso tenlo claro. También tienen sus derechos. Si fumas o conoces gente que fuma, no tires las colillas. Mételas en un táper y haz un caldo con ellas dejándolas "macerar" durante 24 horas en un litro de agua. Verás que forman un líquido amarillo-marrón. Pulverízalo en las hojas, eso arrasará casi con todo (sobre todo con los hongos). Y eso es, ni más ni menos, lo que te metes en los pulmones cada día. También he leído acerca del té de cáscara de plátano para abonar las plantas. Pero para prepararlo sí que hay que hervir las pieles un buen rato, colarlo y pulverizar en la época de floración. Receta aquí: https://www.youtube.com/watch?v=rV0Ot5yUf90

4) Planificar los cultivos con Kitchen Garden Aid. Es un software (de momento sólo lo he encontrado para ordenador, no para android) con el que puedes crear una réplica de tu huerto virtual y te enseña exactamente cuáles son las mejores combinaciones entre las plantas, así como las incompatibiliades. Por ejemplo, los tomates (solanáceas) deben estar junto los pimientos (son primos) pero nunca con los pepinos (cucurbitáceas). ¿A que esto no lo sabías? ¡Yo ni puta idea!

5) Respecto al control de plagas, hay maneras de hacerlo simplemente con aromáticas como la albahaca, la menta, la yerbabuena, salvia etc... Mi huerta en realidad es un cultivo en bancal con el mantillo (tierra) rodeada de adoquines (adoquines de materiales de construcción de toda la vida). Es precisamente en los huecos de los adoquines donde he metido tierra a modo de maceteros, y voy a transplantar ahí tanto las aromáticas como las semillas de capuchina (una flor también conocida como Llagas de Cristo). Además de ornamental (es de la familia de las magnolias), la capuchina se puede comer en ensalada y su olor repele a los bichos.

6) Cucharillas de plástico para poner el nombre de cada planta. En muchos sitios venden cartelitos en los que escribir el nombre y clavarlo en la tierra. La alternativa lowcost (la mía) es comprar un paquete de cucharas por 0.60 en los chinos, y con un rotulador indeleble escribir el nombre en la parte convexa (por ejemplo "tomatera"). clávalas en la tierra. Esto va bien para los principiantes, me imagino que el próximo año (o quizá dentro de un par de meses) ya sabré identificar la planta sólo con ver las hojas. Antes era incapaz de diferenciar el kanekalon de la fibra modacrílica en las pelucas y ahora no me hace falta ni tocarlas :-)
7) Mis amigas las arañas. Me dan un asco terrible (y miedo, por mi zona hay una variedad de araña que no sólo es gorda y muerde, sino que salta). Pero son útiles. Hay un artilugio para cazar arañas tipo escobilla de wáter: http://www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/1790/el-recoge-insectos/
Si tienes una huerta, estás pensando montar una o has puesto unas cuantas macetas en la terraza, procura cazar todas las arañas que puedas (con meterlas en un vaso de cristal vale, no pueden trepar por el vidrio) y llévalas allí. Que planten sus telas  entre los tallos o planten sus madrigueras en la tierra. Ayudan muchísimo en el control de plagas, por muy feas y grimosas que sean (sobre todo las de patas largas, arghhh).

¡Feliz cosecha y que la suerte esté de tu parte!





No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin