martes, 12 de abril de 2016

Abril aguas mil: trucos para vencer el encrespamiento de tu prótesis o peluca

Aunque también sirve para tu pelo biológico si lo tienes fosco por naturaleza o si los días de lluvia se te bufa, pero especialmente estos trucos sirven para las prótesis capilares y pelucas de pelo natural, ¿por qué? Pues porque son más porosas y más resecas. Es lo que tiene no regenerarse...

Bueno, la humedad influye mucho por supuesto, pero también una mala decisión a la hora de elegir los cosméticos para este cabello. Aunque existen cienes y cienes de opciones en el mercado dirigidas a hidratar pelo seco, no están formuladas pensando en las prótesis ni en las pelucas. No es que tengas que buscar una línea exclusiva para posticería (haberlas háylas), no es imprescindible: lo importante es que le preguntes directamente a tu proveedor qué y qué no aplicar.  Porque si el pelo de tu peluca o de tu prótesis no está bien hidratado, va a encresparse más de lo necesario.

Sí, ya sé que últimamente os doy mucho porculo la brasa con el tema de los cosméticos, pero es que no os imagináis la cantidad de problemas que pueden evitarse si se aplicaran con regularidad champús, mascarillas, acondicionadores, sérums y aceites que sean apropiados...

Otro de los talones de Aquiles que determina el % de encrespamiento cuando hay lluvia o humedad es el abuso del calor: secador, planchas y tenacillas. Cuanto más seco esté el pelo (porque la mascarilla  que usamos no hidrata bien o porque lo torramos cada mañana) más se bufará.

Y por último, pero no menos importante: el proceso químico que lleve el cabello también tiene buena parte de curpita. Todo el pelo que procede de Asia requiere ser fumigado (ley). Especialmente el pelo indio. Se gasea durante horas para evitar que sobreviva cualquier tipo de parásito. Y menos mal. Aunque es algo imprescindible desde el punto de vista higiénico-sanitario, es cierto que este proceso no es 100% inocuo, aunque al cabo de pocos días el gas se desvanece sin dejar rastro. Pero inmediatamente después del fumigado hay dos tipos de procesos químicos más:

1) El cabello virgen (virgen porque mantiene su cutícula y su color natural) que vaya a ser anudado requiere ser descamado con ácido sólo en un primer tramo, para poder hacer los nudos. Esto no es necesario para los sistemas o pelucas que van inyectados ni en las extensiones.

2) El cabello que, además de ser descamado, ha de ser teñido.

Si bien el paso 1 podría influir sólo en que la parte más próxima a la raíz esté un pelín más desprotegida y potencialmente más seca, es en definitiva la opción 2 la que más influye a la hora de que se encrespe mucho, poco o nada (bueno, lo de nada no es cierto, el pelo siempre reacciona algo con la humedad, de hecho los meteorólogos usan mechones para sus previsiones).

Aunque también es cierto que el pelo muy procesado (de origen chino teñido de rubio por ejemplo) puede, en un principio, mantenerse perfecto bajo la lluvia mientras que una peluca de pelo indio remy virgen se pone más esponjosa que mi gato cuando se cruza con el mastín del vecino (al que desprecia y llama "perro plebeyo", bueno, esto no me lo ha dicho el gato pero me lo imagino). ¿Por qué puede pasar esto? Pues por la mezcla maravillosa de siliconas y parafinas industriales que sellan la cutícula. Pero cuando esa capa se pierde por el uso, roce y lavados, se termina la magia y da comienzo el frizz (esto es en parte evitable si la cuidas como Dios manda bien).

Eso sí, aunque siempre que se habla de proceso industrial menciono la fumigación y el teñido (que por cierto se hace en ollas, como la ropa), existe un tercer elemento en discordia que es mucho peor: la permanente con agua hervida / al horno es el mismísimo infierno (para el pelo). Es mucho mejor la que se hacemos en peluquerías, aunque deje el salón apestando a huevos podridos durante todo el día.

Bueno, ya basta de enumerar los peligros y de penar. Lo importante son las SOLUCIONES, es decir, cómo arreglar el daño (si lo hubiera) y evitarlo para que el pelo no se encrespe tanto:

1) En el país de los pelos, el buen cosmético es el rey. Recuerda: siliconas a cholón, aceite (el de argán es magnífico porque además de hidratar protege), serúms a borbotones y proteínas como la seda o la queratina para facilitar el alisado. Los potingues son tus amigos, no dudes en usarlos cada día. Un guisante de sérum de medios a puntas cada mañana te va a ahorrar muchos quebraderos de cabeza en el futuro. Y sobre todo, la higiene. Si usas la prótesis o la peluca a diario, lávala una vez por semana. Dos si pasas con ella las 24 horas del día o duermes de vez en cuando.

El champú, mejor si no contiene sulfatos irritantes. Nunca utilices champú bebé, sólo el específico para cabello seco (aunque tu pieza esté nueva y no lo sea) o bien un champú suave para uso frecuente de ph neutro. Echa mascarilla siempre que lo laves, y sérum sin aclarado preferiblemente a diario (aunque si notas que se te apelmaza o se queda más opaco puedes racionarlo 3 ó 4 veces por semana, nunca menos de 3, con un pequeño guisante de sérum es suficiente).

2) Peinarse. Sí, pensaréis que es una chorrada como la copa de un pino, pero no todo el mundo se peina a diario. Desenderedar correctamente la peluca y cepillarla una vez al día (lo ideal dos, pero a veces no es necesario) tiene varias funciones. La principal es distribuir bien la grasilla de los cosméticos (hidratación), eliminar partículas de polvo, suciedad y demás detritus, así como ayudar a mantener la cutícula "en su sitio" (más sellada) y que brille más.

3) Si va a llover o hay humedad en el ambiente, no lo planches ni te emplées a fondo con el secador. Parece una contradicción, pero es precisamente la sobreexposición al calor lo que va a hacer que se reseque y por tanto se encrespe más todavía. Si es absolutamente necesario alisarlo justo ese día, no te olvides del protector término para el pelo.

4) Aunque las lacas, espumas y fijadores no son santos de mi devoción por los disolventes que contienen, es verdad que la mayoría son hidrófobas. Es decir, la resina (que es lo que fija el pelo) repele el agua y mantiene las escamas más cerraditas. Por ejemplo hay una laca muy típica de toda la vida que es la antihumedad de Salerm. Tampoco hace falta bañarse en laca, ojo, con una ligera nube es suficciente. 

5) Si está recién lavada y por tanto recién hidratada, no se va a bufar tanto. Si el pelo está sucio, y reseco, se encrespará bastante más.

6) El truco del almendruco si nada funciona (porque el pelo es más bien rebelde o está ya gastado), una gota (un granito de arroz) de crema hidratante para las manos. Sí. Aquí tenéis cómo hacerlo.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin