lunes, 21 de marzo de 2016

Trucos para despegar la prótesis capilar o la peluca correctamente de la cabeza...

Sí, ya sé lo que estás pensando, que este post es más inútil que girar el cubo del Tetris, ya te apañas muy bien solit@ tirando. Pues eso es justo lo que no se debe hacer, ni aunque tu prótesis o tu peluca esté tan despegada que cuelgue literalmente de hilillosh de plashtilina. Nunca quitarla tirando.

En la mayor parte de los casos, se cambia el adhesivo cuando no queda más remedio hacerlo, es decir, cuando el sistema o la peluca se mueve cosa mala porque el pegamento se ha "desactivado" a causa de nuestra condensación, grasa o sudor. Sin embargo, no es recomendable esperar al útimo momento cuando ya se ha derretido tanto, pues es más difícil limpiar bien los residuos que cuando la cinta sale entrera. A pesar de eso, aquí unos truquillos y consejos para hacerlo bien:

Primero de todo: cepilla bien el cabello antes de manipular nada. Y si es largo o muy largo, te recomiendo que lo recojas en una coleta o trenza (mejor trenza). Esto te ayudará a tener el pelo bien controlado y protegido mientras haces maniobras. Si eres un chico que lleva el pelo más bien corto (no te da para coleta, vaya), usa pincitas de plástico.

1) Nunca tires de tu prótesis ni de la peluca. Aunque esté prácticamente suelto. No tires del sistema jamás, Carmena. Jamás. La tracción, aunque sea mínima, es algo que lo erosiona y al tiempo lo deteriora. Cualquier precaución es poca. Más vale tres minutos de retraso que cargarnos el frontal porque nos hemos pasado de confianzas tirando. Doy por hecho que usáis un disolvente para limpiar pegamento de prótesis capilares o pelucas ad hoc. En el peor de los casos, si te han pillado de viaje o en un renuncio, puedes usar alcohol de botiquín, pero sólo si no te queda otra. No me sorprende cuando alguna clienta, de las que lleva usando prótesis o pelucas años, se compra su primer bote de disolvente ahora. Usar un limpiador específico es importante.

2)  Los disolventes normalmente vienen en formato spray (y si no, puedes adquirir uno vacío en un bazar de los de todo a un euro). Rocía el disolvente en la zona que llevas pegada y espera de dos a tres minutos a que inactive el adhesivo. A mí me gusta mucho el disolvente citrus C22, limpia rápido y bien, pero es aceitoso y no te vale si quieres hacer un cambio rápido sin lavarte el pelo (en ese caso mejor usar otros que lleven mayor porcentaje de alcohol y por tanto sean de rápida evaporación).

3) Si lo llevas todo pegado, empieza a despegar desde atrás hacia delante. Sí, desde la parte de la coronilla o de la nuca si se trata de una peluca completa.

4) En un mundo ideal, gran parte del adhesivo se habría quedado en tu cuero cabelludo. Sin embargo, no siempre los cuentos de hadas se hacen realidad. Así que para facilitarnos la limpieza del perímetro del sistema, una vez que te hayas desprendido la pieza de la cabeza, pulveriza otra pequeña cantidad de disolvente en la zona donde quedan restos de tiras pegadas. Espera otro minuto más o menos y con suma paciencia retira los residuos.

5) Una vez que hayas quitado "lo gordo", utiliza una toallita de bebé (no me gusta los algodones, dejan fibrillas) empapada en disolvente para terminar de limpiar el tul o el poliuretano. Hazlo suave y despacio, asegúrate de que queda bien limpio antes de lavar el cabello de la pieza.

6) Para limpiar la cabeza, a mí personalmente me gustan las esponjas desmaquillantes de celulosa porque hacen un pequeño efecto exfoliante :-)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin