miércoles, 16 de marzo de 2016

La peluca del niño protagonista de la película "The Room" (Jacob Tremblay aka Jack).

Fuente de la imagen: Bustle.com
La semana pasada quería ir al cine a ver The Witch, pero cuando llegué me di cuenta de que la habían estrenado sólo en América (a España llega en mayo). Mi gozo en un pozo, pero por suerte tomé la decisión de ver The Room (La Habitación), y me encantó. El lector o lectora que me pidió que hiciera una review de la peluca que lleva el niño protagonista tenía razón: no sólo la película es genial, sino que te dan ganas hasta de tener niños (si y sólo si te sale tan encantador como ese en concreto, aunque es un riesgo que por supuesto no pienso correr, pero me quedo con el buen sabor de boca de la película).

El niño, Jacob Tremblay, ha ganado un bien merecido Oscar. Y también la actriz Brie Larson, que hace de su madre en la película. Para quien no sepa de qué va, simplemente diré que es la historia de una chica que le sucede lo mismo que a Natascha Kampusch: la secuestra un sociópata malnacido de camino al instituto y la retiene durante siete años encerrada en un cobertizo, donde fruto de las violaciones da a luz a este niño (Jack). En fin, merece la pena que veáis la película, es genial a pesar de la dureza de la historia (se siente un poco de claustrofobia).

De hecho había visto el tráiler pero pensaba que se trataba de madre e hija (una niña de pelo largo). En realidad es un chaval, con peluca. En la web Bustle.com recogen las declaraciones del oscarizado actor en una rueda de prensa sobre su experiencia a la hora de llevar peluca, que por otro lado mucha gente no se ha dado cuenta porque el efecto es súper realista y está muy bien integrada con su línea de implantación natural (la lleva uns cm más atrás, en según qué escenas si sabes dónde mirar sí se nota, pero claro, yo tengo un ojo clínico...).  En la foto de arriba a la izquierda os he marcado con círculo rojo  dónde termina su cabello biológico y dónde comienza el "extra".

Esto es lo que dice:

Madre e hijo en la ficción. Fuente: Instagram
"It was really itchy wig, ahhhh", explica el chaval a un periodista de Variety. Itchy se puede traducir como "picona" (no picante), que le picaba la cabeza, vaya. "Wigs are horrible", continúa con su desparpajo propio de un niño de nueve años (en el rodaje tenía siete). "It felt... itchy. Like a toque". Toque es gorro de cocinero (en realidad toque es francés, este niño es canadiense y aunque no sea de la zona francófona adoptan muchos galicismos porque el roce hace el cariño entre idiomas. En castellano se podría traducir literalmente como toca, pero el contexto es erróneo).

"It was a wig. It was really... [I thought] it's really realistic myself," continúa diciendo, y se gira hacia el director Lenny Abrahamson. "...Remember this? We came on set with my short hair and then nobody recognized me."  Traducción:

"Era una peluca, y era realmente.... era realmente un yo realista con ella puesta, ¿te acuerdas? Fuimos al set de rodaje con mi pelo corto y después (con la peluca) nadie me reconocía". ¡No se puede ser más tierno explicando, por favor! ¡Ay, que me lo como!

"It was made from young Russian people's hair. People grow hair. That's a thing. And then they sell it". Traducción: "Es una peluca de pelo ruso procedente de gente joven. A la gente le crece el pelo, es un hecho. Y después lo venden. Es muy caro". Esta explicación es del director de la película.

Ojo SPOILER (marca con el ratón):

En la escena en la que su abuela le corta el pelo una vez que la policía les libera de su captor, Tremblay explica que no tuvo ningún problema en interpretarla, aunque todo el equipo estaba conteniendo la respiración mientras metía la tijera para cortar la coleta. 

"The cutting scene... it was nothing to me because then I didn't have to wear the wig anymore because the scenes go in order, but it was very stressful for the hair person, Joan, the director, all the producers....hahaha". La escena del corte de pelo... Para mí no fue nada, y ya no tuve que llevar la peluca más porque las escenas se rodaban en orden. Pero fue muy estresante para la peluquera, Joan, el director, los productores, jajajaja". Ni que lo digas, chaval. Por experiencia en trabajos de pelucas de pelo natural para la tele, si sólo hay una peluca para que el racord sea siempre perfecto, significa que sólo puede haber una escena de corte de pelo, una vez cortada no se puede volver a rodar. como por ejemplo en La Teniente Oneil... ¡más vale que salga todo perfecto! Aunque en The Room tenían dos pelucas,, ergo dos oportunidades para la secuencia).



Podéis leer la transcripción de la entrevista aquí (en inglés): http://www.bustle.com/articles/144256-did-jacob-tremblay-wear-a-wig-in-room-that-long-hair-was-very-convincing

Y este es el vídeo de la rueda de prensa: https://www.youtube.com/watch?v=_0CGzbXnUNc

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!

Desgraciadamente no ganó el Oscar, aunque se lo merecía totalmente! (ni siquiera le nominaron)

Ni me había dado cuenta que llevaba peluca, yo voy a por mi primera mañana, qué nervios, ojalá me quede tan bien como a él.

:)

Anónimo dijo...

El oscar solo se lo llevó Brie Larson por el papel de su madre, el pequeño actor aunque se lo mereciera por su gran trabajo, ni siquiera estuvo nominado. ;)

Anónimo dijo...

La película me gusto mucho y el niño es una auténtica monada :) La verdad es que no me di cuenta en ningún momento de que llevara peluca :O

Saludos

Anónimo dijo...

Yo opino que la peluca "canta" un poco. Es preciosa y desde luego está bien colocada, pero como usuaria obligada de pelucas opino que siempre hay algo que no termina de encajar en ellas, nunca tienen una caída realmente natural, de hecho al niño se le nota cuando le cortan la peluca que el pelo corto de después ya si que es suyo. Por qué? Pues no lo sé, pero que siempre se nota que se lleva algo añadido, aunque se puedan confundir con extensiones o lo que sea, está claro. No sé si son las patillas o que caen demasiado hacia adelante.... Pero se nota algo que no es del todo natural cuando las llevas... Por màs que las que las llevamos nos empeñemos en pensar que nadie las nota. Y si no, fijaos en la serie Acacias 38, pelucas y parciales magníficos, preciosos, pero cantan la Traviata. Se nota hasta donde empieza su colocación.

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin