viernes, 4 de marzo de 2016

El post del viernes: películas que me hayan dado miedo de verdad...

La primera vez que vi "El Exorcista" tendría unos 11 ó 12 años, (pero antes me había leído el libro, también a escondidas). La echaron una noche en el "Alucine" de la 2 de televisión, el ciclo de pelis de terror de los sábados a partir de las 22.30h. La estrategia era la siguiente: pedía a mis padres que me  pusieran una película de vídeo de cualquier cosa (Disney o algo así), y luego me encerraba en la salita y cambiaba de canal (el aparato de vídeo estaba en el salón, donde mis padres se relajaban solitos y traquilos después de la cena). A mi hermana le sobornaba con dinero para que no dijera nada (en esa época lo que le podía dar era calderilla, pero funcionaba bien).

Quizá "El Exorcista" era de las más fuertes que echaban en esa cadena, la mayoría eran cutres de la Hammer Films (Van Helsing siempre era Peter Cushing), a excepción de alguna mítica como "La Residencia", "Los Pájaros" de Hitchcock o "¿Quién puede matar a un niño?". Al margen de "El Exorcista", no recomendada para una niña de esa edad (ni para nadie que sea impresionable jeje), pocas películas de miedo me han marcado en la memoria. Es decir, cualquier amante del cine de terror va a "disfrutar" con la adrenalina,  la tensión y los "sustos", pero cuando termina la peli, (generalmente bien), apagas y a otra cosa mariposa. Pocas me han dejado "huella".

En casa son muy aficionados a la lectura, especialmente mi padre (cosa que agradezco), así que había (y hay, aunque la mayoría en el trastero) cienes y cienes de libros  de todo tipo, casi todo novelas  (históricas, fantásticas, policíacas, ciencia ficción...). Cuando empecé a leer literatura orientada a adultos tendría unos 11 ó 12 años y lo hacía a escondidas. Mis autores favoritos eran Anne Rice, V.C. Andrews, Stephen King y Almudena Grandes (los libros llamaban más mi atención por lo prohibido que las manoseadas revistas guarras que circulaban entre los chavales de mi clase). Los alternaba con Michael Ende, Roahl Dhal y Enid Blyton (en definitiva era todavía una cría).  Ayudó mucho hacerme el carnet de adulto de la biblioteca municipal, donde no nos ponían ninguna pega para sacar cualquier tipo de libro (el que fuera, y gratis). Tenían más reparos en el videoclub del barrio: me prohibieron alquilar "Tu madre se ha comido a mi perro", de Peter Jackson, y tuve que pedirle el favor a un vecino que ya iba al instituto. ¡Ni que fuera porno!

Recuerdo que montamos una especie de "club de lectura clandestino" de libros no adecuados para nuestra edad, y los intercambiábamos a escondidas en el recreo. Una amiga le birló a su madre "Flores en el Ático" y yo le pasé de extranjis "Las edades de Lulú". Menudo escándalo. Si se llegan a enterar las monjas nos expedientan a todas...

No sé por qué me aficioné tanto al cine gore y de terror a tan tierna edad, supongo que por una mezcla entre el morbo, curiosidad y atracción por lo prohibido típico preadolescente. Hace poco leí en Reddit el comentario de una madre que estaba preocupaba. Había encontrado un DVD escondido en la habitación de su hijo de 12 años y se trataba de una copia pirata de la película "The human centipede". En lugar de asumir que su pequeño vástago apunta maneras de frikazo, deseaba haber encontrado un disco lleno de pornografía. Si es que nunca llueve a gusto de todos. Yo me preocuparía más si se tratase de "A Serbian Film", o si el chaval se dedicara a torturar animales.

Películas que me han dado quebraderos de cabeza aparte de "El Exorcista", son las siguientes:

"Poltergeist III" (1988). Recuerdo que la echaron un sábado o un domingo por la tarde, como cine de sobremesa "para toda la familia". Y me cagué viva. Estuve una semana entera sin mirarme al espejo. Se trata de la película póstuma de Heather O'rourke, que encarna a la niña Carol Anne en esta trilogía de fenómenos sobrenaturales. Falleció de una extraña enfermedad autoinmune cuatro meses antes del estreno de esta tercera entrega. Es más, se le ve bastante hinchada como consecuencia del tratamiento a base de corticoides que le daban durante el rodaje.

"Pesadilla en Elm Street" (1984). Cómo no. El que no se haya rilado por la pata abajo de crío viendo cualquier peli de la saga de Freddy Kureger es que es un pedazo de carne con ojos. Una, dos, canta a viva voz... Tres, cuatro, el hombre del saco...  ¡UFffff  se me ponen los pocos pelos de punta!

Estas tres me impactaron bastante, aunque reconozco que las he vuelto a ver en algunas ocasiones como adulta por pura nostalgia. Sobre todo "El Exorcista" (he visto El Exorcista 167 veces y cada vez que la veo me parece más graciosa). Desde que la Hammer hiciera público su catálogo de películas clásicas de terror en Youtube (gratis) de vez en cuando me veo alguna (mitiquísimas las del conde Karnstein, por favor). Aquí está:  https://www.youtube.com/user/hammerfilms

Como ya tengo "callo" mental de haberme tragado tantas películas de este género desde que era una cría, incluso "Holocausto Caníba"l (la escena de la tortuga es real. Menos mal que ya está prohibido maltratar o matar animales para rodar películas) de mayor he sido mucho menos "impresionable" a excepción de algunas cintas que sí me han tocado más la fibra sensible. Pero pocas:

Que recuerde las "peores" para mí han sido "Ichi the Killer", "Ringu", "Ju on" (el cine asiático me acojona más porque son conceptos muy distintos e impredecibles respecto lo que estamos acostumbrados a ver en cine de terror occidental), "Martyrs" (la original francesa, no el remake, vomité y estuve como una hora sin poder hablar de la congoja), y quizá "El proyecto de la bruja de Blair", todavía estaba cursando la ESO y organizamos una excursión al cine. En realidad en este falso documental ver no se ve nada, pero es la atmósfera de terror "psicológico" lo que me dejó un poco tocada del ala esa tarde. Era toda una novedad y marcó un nuevo género cinematográfico (mockumentary). Creo que estas son las "únicas" pelis que han llegado a quitarme el sueño (sin ser  pequeña), pero en general el cine fantástico o de terror me chifla: porque en definitiva sabes que todo es ficción.  Pasas mal rato pero todo se acaba. De hecho la realidad (guerras o enfermedades por ejemplo) siempre es mucho peor.

¿Alguna sugerencia? Este fin de semana voy a ir a ver The Witch. ¡Recomendadme pelis!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin