martes, 23 de febrero de 2016

Guardapelos, el cabello como fetiche a lo largo de la historia...


Cabellos del Delfín de Francia
Cabellos del Delfín de Francia http://www.lacasamundo.com/2014/02/guardapelos-el-pelo-y-el-cabello.html
¿Quién no conserva un paquete de pelo cortado durante la más tierna infancia? Incluso trenzas completas o coletas. Hace décadas era tradición cortarse la melena post Comunión, y mandar hacer un postizo con el propio pelo. Por suerte o por desgracia, esto ya no se lleva. Es más, si con 8 años supiera que iba a padecer alopecia areata durante mi adolescencia, habría querido hacerlo.

Durante la historia, el cabello ha tenido siempre cierta relevancia. Y se guardaba no en bolsas o papel de periódico, sino en relicarios que, en ocasiones, eran increíbles joyas de orfebrería fina. Según he podido leer en este interesante artículo, todavía se conserva al menos un mechón de pelo del último rey de Francia (Luis XVI). Maria Antonieta se encargó de repartirlos entre sus hijos, familiares y conocidos. Pero sólo queda -que se sepa- un rizo, que está expuesto en un camafeo en el museo del Gran Trianon (un palacete construido en el recinto de Versalles).

También circulan relicarios con cabello del Delfín de Francia (el heredero al trono) y de la propia María Antonieta (que por cierto debido al estrés antes de pasar por la guillotina, perdió súbitamente todo el pelo menos las canas, fenómeno que se conoce precisamete como "Síndrome de María Antonieta, y es un tipo de alopecia areata aguda).

Pero este caso no es único ni aislado. Hay "guardapelos" datados de casi 1000 años de antigüedad, como por ejemplo los que se encuentran en la Alhambra de Granada. De esos mechones se sabe que pertenecían a una joven enamorada y se trataba del cabello de su amado.



Los cabellos de María Antonieta.
Los cabellos de María Antonieta. La última Reina de Francia compartió prisión con la Duquesa de Angulema y Madame de Tourzel, las cuales se ocuparían de conservar los cabellos y otros objetos personales de la Reina tras su ejecución.
Brazalete con cabello en su interior. Finales del XIX
Encaje de aguja realizado con cabellos humanos. XVII
Encaje de aguja realizado con cabellos humanos. XVII. Se encuentra en el Victoria and Albert Museum. Londres




Desde hace cientos de años, debido al alto índice de mortalidad entre los niños, el guardapelo se había convertido en una auténtica joya familiar, de incalculable valor sentimental. Ahora entiendo por qué mi abuela todavía conserva el pelo de todos y cada uno de sus nietos. El mío, después de treinta años, es totalmente rojo. Está oxidadísimo. Pero todavía tiene un cierto olor dulzón característico y muy inquietante...

En el siglo XIX floreció una industria artesanal que elaboraba accesorios para conservar los mechones de pelo: camafeos, colgantes, broches, medallones, anillos, brazaletes... ¡hasta encaje de bolillos como podéis ver en la imagen de arriba! Era todo muy romántico y muy victoriano.

Benito Pérez Galdós en su novela "La de Bringas", publicada en 1884, habla de estos artesanos del cabello: los capilífices. De hecho, estaban muy vinculados a la corte y disponían de taller en el propio Palacio Real. Don Francisco de Bringas era el capilífice oficial del reino en esa época.

Lex Luthor robando un pelo de Superman en el museo de Metrópolis. ¡¡¡Un sólo pelo soportaba una bola de más de 1.000 kilos!!
Hace no mucho tiempo, al Che Guevara, una vez asesinado en Bolivia, también le cortaron varios mechones de pelo. Se dice que fue un ex agente de la CIA cubano, que lo guardó en su bolsillo y supuestamente se lo vendió por 120.000 dólares a un norteamericano. No sé si por aquél entonces ya se podían hacer pruebas de ADN. Una cantidad de dinero similar pagó un fans de Elvis Presley por lo mismo. El problema es que, contra todo pronóstico, no sólo no se revalorizó sino que al paso de los años la cotización de esta "reliquia" del Rey del Rock descendió a sólo 10.000 dólares.

¿Os imagináis que dentro de unos años se pudiera clonar a alguien sólo con un pelo?  Yo, con poder clonar mascotas, me conformo. ¡Con la cantidad de pelos que barro cada día me da para otro gato!


Estos cabellos pertenecieron a Che Guevara
Estos cabellos pertenecieron a Che Guevara

















Fuentes: http://www.lacasamundo.com/2014/02/guardapelos-el-pelo-y-el-cabello.html
http://www.cinecutre.com/CinecutreOld/Criticas/Superman4.htm

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin