sábado, 27 de febrero de 2016

¿Cómo lavar y cómo aplicar la mascarilla correctamente a una peluca o un parcial?



No sé si os gusta o si conocéis la serie inglesa IT Crowd. Para mí es de las mejores que ha parido la televisión británica (con permiso de Doctor Who). Se trata de una comedia sobre los informáticos que llevan el departamento de soporte técnico en una empresa. La frase más repetida es: "¿Ha probado a apagarlo y a encenderlo de nuevo?". Parece una tontería, pero muchos de los problemas tanto a nivel informático como a nivel prótesis o peluca se solucionan de la manera más sencilla posible. Sin ir más lejos hace relativamente pocos días una chica me llamó agobiadísima porque tenía un problema con su parcial de clips. Su peluquera no había sido capaz de cortarle el flequillo porque no había forma de disimularlo, que era supuestamente defectuoso. Resultó que se lo colocaba del revés, con la parte de atrás en la frente. ¡Menos mal que no habían metido la tijera!

Con la higiene nos sucede exactamente igual. No es raro que muchas personas aprendan en la veintena (o más) cómo lavarse correctamente los dientes, en el momento que se lo explica bien su dentista. ¡Menuda chorrada! Pensaréis. ¡Si lavarse los dientes es más fácil que la tabla del uno! Pues no os creáis, hay personas que no lo hacen bien. Yo misma hasta los 18 ó 20 años no sabía que tenía que cepillarme también en la lengua y las encías (aparte de los dientes y muelas, claro).

En este post no voy a explicar cuántas veces hay que lavar la peluca, la prótesis capilar ni el parcial. De eso ya hemos hablado largo y tendido. Quiero hacer hincapié en la técnica de cómo hacerlo bien.

1) Antes de meter en el agua, es importante cepillar para deshacer cualquier mínimo enredo. Es importante este punto. Para desenredar lo idóneo es sujetar los mechones con la mano libre, empezar por las puntas e ir subiendo hasta la raíz (base). De esta manera no traccionamos.

2) El agua, ni fría ni caliente. Tibia. Empezamos metiendo el sistema o la peluca por las puntas y despacito. Viendo cómo se comporta el pelo. Cuando el cabello está muy seco si lo hacemos rápido y con el agua helada o quemando puede "encogerse" y replegarse hacia la base formando enredones (aunque sea remy), por eso es importante que el agua sea tibia y lo hagamos despacio.

3) El champú se aplica acariciando con las yemas de los dedos, en el sentido de arriba hacia abajo (desde la raíz a las puntas, nunca a contrapelo, nunca haciendo círculos, nunca estrujando). Muy suave. Aclaras con agua tibia y vuelves a enjabonar despacio. Tómate tu tiempo. Si vas agobiada o con prisas no laves tu peluca o tu prótesis parcial ese día. Más vale esperar al fin de semana a que ocurra una desgracia a las siete de la mañana antes de ir a la oficina.

4) Una vez que el pelo está limpio, aplicamos la mascarilla. En otros posts hemos hablado del co-wash o de lavar sólo con acondicionador o mascarilla. Esto se puede hacer siempre y cuando el cabello esté limpio. Si no lo está, mejor no, pues el suavizante actúa como pegamento de guarrería y contra todo pronóstico la pieza se va a quedar reseca antes de tiempo.

Para aplicar la mascarilla o acondicionador lo hacemos de medios a puntas. Si necesitas hidratar cerca de la base, hazlo, pero que no toque los nudos. Es importante que el ingrediente principal de nuestro acondicionador o mascarilla sea la silicona, como ya hemos comentado. Espera cinco minutos y llena el lavabo, la bañera, la palangana o un coloño (o lo que sea que estés usando) de agua calentita. Con calentito me refiero a que tenga más temperatura que tibia pero no hirviendo. Ese calor agradable cuando te duchas. Sumerge tal cual la pieza con la mascarilla y espera cinco o diez minutos más. Aclara con agua también caliente y cuando termines, baja un poco la temperatura a tibia. OJO, no pases de calentita a fría hielo Siberia, sino a tibia otra vez. Recuerda que los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que el pelo reaccione formando indeseados enredos.

5) Hay personas que mientras está haciendo efecto la mascarilla, peinan el sistema. Está bien, siempre y cuando uses un cepillo o un peine no excesivamente fino que parta el pelo. Recuerda que en mojado está mucho más "sensible" y se rompe con más facilidad.

6) Una vez el cabello limpio y aclarado, lo pasamos a una toalla (si puede ser de rizo y esponjosa, mejor). No frotamos. No estrujamos. Lo envolvemos despacio y presionamos con cuidado para que vaya abosrbiendo el exceso de humedad.

7) A la hora de desenredar, seguramente si has seguido estos consejos al pie de la letra te cueste poco o nada hacerlo, pero toda precaución es poca: empieza por las puntas y ve subiendo hasta la base de la pieza o del sistema, sujetando los mechones con la mano libre para no tirar del pelo.

8) El secador siempre a media o baja temperatura. Empieza secando por dentro. Coloca el sistema o la peluca en tu cabeza y estila a tu gusto. Si vas a pasar la plancha asegúrate de que no esté nada húmedo. Siempre siempre plancha en seco. Y con protector térmico.

Espero que estos consejos os sirvan para alargar la vida de vuestras "amigas peludas".


No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin