jueves, 12 de noviembre de 2015

Proteger el pelo de las pelucas y de las prótesis capilares EN INVIERNO

Ya sé que os he bombardeado a post este verano con los trucos y los cuidados del pelo (postizo) durante el buen tiempo, pero cuidar y mantenerlo en invierno es igual de importante e incluso más. ¿Por qué? Porque la gente cuando llega el otoño se relaja, y el frío es especialmente dañino (sobre todo los contrastes de temperatura).

Qué se recomienda en el invierno: HIDRATAR al máximo también. Un pelo seco es mucho más vulnerable a los climas fríos. No porque no salga el sol debemos escatimar en mascarilla o en sérum, todo lo contrario. Es más, si está seco, va a encresparse más con la humedad si llueve o llovizna / chirimiri, algo habitual en otoño. 

Si usas una peluca de pelo artificial también puede deteriorarse por el frío aunque sea plástico, pero hay acondicionadores específicos para pelucas sintéticas. Funciona como un lubricante y genera una capa protectora para mejorar la elasticidad y la suavidad.

No salgas a la calle con el pelo húmedo de la peluca o de la prótesis. Es un poco exagerado pero en ciudades con temperaturas extremas (bajo cero) el pelo se puede llegar a escarchar. A veces sucede que la base está totalmente seca pero de medios a puntas queda mojado y el frío lo daña muchísimo.

Evita ponerte gorros, sombreros o turbantes encima de cualquier peluca (por el roce). Si notas frío en la cabeza, es preferible colocarte un cap de nylon debajo o bien si es muy gélido el biruji por tu zona, un gorrito oncológico de dormir de fibra de bambú (es finita y no hace bulto pero conserva bien el calor). No es lo mismo pasar una quimio en invierno viviendo en Málaga que en Burgos. Otra opción son las cintas antideslizantes de velcro, que tienen un tejido similar al terciopelo y son muy calentitas. Muchas clientas de oncología deciden meter sus orejas por dentro de la peluca. Es algo que no se aconseja para nada pues pierden sujeción, pero oye, ¡así no se te quedan frías!

No es necesario lavar la peluca tan frecuentemente como en verano, pero ojo, hay que lavarla. Al menos una vez cada ocho días si no duermes con ella. Si es sintética, con que se lave cada 15-20 puestas es suficiente (en verano cada 10-12, por el sudor). Para desenredar, lo idóneo es usar un peine tipo tangle teezer, y eliminar los nudos o los enredos de forma rápida, suave y sin pegar tirones ni romper el pelo.

En cualquier caso, hay que hidratar igual el cabello tanto en verano como en invierno, aunque puedes prescindir del protector solar como es lógico (pero en la piel de la cara no, es mejor prevenir que lamentar melasmas). Aunque a mucha gente le entristece el invierno por el frío, hay que verlo por el lado positivo: las cintas de doble cara y el adhesivo duran mucho más tiempo pegados :-)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin