viernes, 27 de noviembre de 2015

El post del viernes: cómo hacer dulce de membrillo sin azúcar y sin esfuerzo (para vagos)

A mi suegra le encanta el dulce de membrillo (una barra gelatinosa color cobre que se puede comer con queso fresco o con pan, seguro que lo habéis probado). Era la merienda por antonomasia de los niños que se han criado en los 60 y yo diría que hasta principios de los 90. A mi madre no le gustaba nada (creció en los 60, le salía por las orejas) así que a mí no me lo daba, pero muchos niños de mi clase se lo comían loncheado en el bocata. En campamentos nos lo ponían mucho. Es energético, barato, la fruta es nutritiva, contiene fibra y además la cantidad exagerada de azúcar (50-50) lo podía conservar durante meses sin problema. A pesar de ser puro dulce, los niños de esa época no estábamos tan ceporros de gordos como los de hoy. Vale que se merendaba membrillo, nocilla, bollycaos o incluso pan con aceite y azúcar (o con vino, en la época de mis abuelos), pero estábamos todo el día con la bici, los patines o jugando en el parque, así que nos movíamos (y nos daba el aire) mucho más que los chavales de ahora. Y no había locales de fast food en cada esquina.

Total, que mi suegra es muy fans del dulce de membrillo y me explicó cómo se hace. "Mira, primero los lavas a conciencia. Los pelas. Sacas el corazón y los cortas en daditos. Una vez limpios se pesan y en una cazuela los pones con azúcar 50-50%. Esperas unos 30 minutos a fuego medio-alto a que empiece a pocharse y a derretirse el almíbar. Y después con una cuchara de palo y a fuego lento estás DOS horas dando vueltas para hacer la "masa" y que no se pegue. Después lo cuelas bien por el pasapurés y se deja reposar en un molde con forma de lingote hasta que se endurece".

Dos horas. Sí. WHAT THE FUCK.

Este otoño, como casi todo el mundo que vive en pueblos con árboles frutales, he acumulado varios kilos de esta fruta en casa (tengo un par de árbol-membrillo en el huerto). La mayoría los he regalado porque son de cultivo ecológico, y sé que hay gente que le encanta y lo ha hecho con la termomix (aunque no queda tan rojizo sino más bien amarillo). Yo no la  tengo (ya me gustaría, peeeeero €€€), así que he buscado unas cuantas recetas de las que he hecho un re-mix para poder hacer dulce de membrillo casero con el mínimo esfuerzo, y además, sin azúcar.

1) Olvídate de pelar y cortar. Además, el membrillo tiene una carne más dura que el morro del Challenger. Lávalos bien bajo el grifo con un estropajo para retirar la pelusita y restos de tierra o de suciedad que haya en  la piel. Si no quieres desperdiciar tanta agua, mételos en el lavavajillas (obvio sin jabón) en el ciclo rápido con agua caliente.
2) Mételos en una olla o cazuela (en mi caso he utilizado dos ollas grandes porque tenía bastante fruta) y cubre con agua. Llévalo a ebullición durante 40-45 minutos depende del tamaño que tengan.
3) Escurre y deja enfriar. La fruta estará blandita y podrás retirar las pieles y desmenuzarla de manera sencilla. Si los compras en un supermercado no tendrás el problema de encontrarte con gusanos (llevan pesticidas), pero si son orgánicos, hazlo uno por uno para retirar los trozos que estén malos o picoteados por los pájaros, no vayas a hacer compota de membrillo con bicho (aunque por otra parte tendría más porcentaje de proteína, lo que no mata, engorda).
4) Vuelve a poner el puré en una olla o cazuela.
5) He pasado de usar azúcar y he añadido sirope de ágave hasta que me ha gustado el sabor. Ve probando hasta que consigas el dulzor que prefieras (más dulce o más ácido). El sirope tiene una textura similar a la miel. Vuelve a ponerlo al fuego medio-bajo otros 10/15 minutos más, y da vueltas de vez en cuando para que no se pegue. Otra alternativa es usar estevia en polvo (evita los edulcorantes artificiales como la sacarina).
6) Como no lleva azúcar, no va a cuajar, así que he usado polvo de agar agar. Es un alga con propiedades similares a la gelatina, pero es totalmente vegetal, no lleva cartílago, colágeno ni tendones de vaca.
7) Una vez que saques la mezcla de membrillo pésalo y ponla en una batidora de vaso (o si no tienes, después de pesarlo, pasa la batidora de mano de toda la vida). Yo tengo batidora de vaso y en 30 segundos lo tienes hecho una pasta muy fina (papilla).
8) Por otro lado calcula 2.5 gr de agar-agar por cada medio kg de membrillo, para que la textura sea un poco más durita que la gelatina. Disuelve el agar-agar en vaso de agua caliente (no hirviendo) dando vueltas durante 3 minutos antes de echarlo a la batidora. Vuelve a batir un poco para que se mezcle todo muy bien. ¡Se me olvidaba! Hay que llevarlo a ebullición de nuevo otros 2 ó 3 min más.
9) Pasa la papilla de la cazuela al molde y espera a temperatura ambiente a que se enfríe. En mi casa como hace un frío de cojones que pela, no tarda nada.
10) Mete en la nevera durante 24 horas para que se solidifique la gelatina lo máximo posible ¡y ya está! El color no queda tan rojizo porque no lleva azúcar pero está muy rico y es mucho más sano.

Hay otra versión aún más rápida que es usar la olla express, en lugar de hervirlos 45 minutos. Me da miedo usar la olla por si explota, y además, he perdido la válvula en la última mudanza. 

De estar media hora (mínimo) pelando y troceando más dos horas dando vueltas, a intervenir en la receta como máximo durante 30 minutos va un trecho y el resultado, aunque no es igual que el dulce tradicional, está bien. Se puede usar en taquitos para ensalada, cocinar carne de cerdo con membrillo como guarnición, o hacer un carpaccio de membrillo con solomillo de ternera y una reducción de vinagre tipo perez ximenez, loncheado en canapés de cebolla caramelizada, mousse de queso, con sobrasada etc.. ¡hay muchas opciones! En raras ocasiones como carne, pero a mi novio (y a todos) se le conquista por el estómago así que suelo encargarme de las recetas más elaboradas (él va tirando de microondas). La cocina despierta mi lado creativo, aunque obviamente no tengo tanta paciencia como las amas de casa de hace treinta años.  Importante: al no llevar azúcar no lo puedes conservar durante meses, procura consumirlo todo durante 8-10 días como máximo!!!  Si prefieres usar azúcar para que sea inmortal, tienes que hacer el  almíbar aparte y no echar agar-agar, en esta web lo explican: secocina.com/recetas/dulce-de-membrillo

Ps. También se vende hecho en el supermercado, incluso en versión light y versión untable. Hay una marca (Santa Teresa, creo) que no lleva conservantes ni nada. Eso sí que es rápido y fácil, jeje.

Fuente de la imagen: ask.fm


No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin