lunes, 16 de noviembre de 2015

¿Cortarse el pelo hace que se engrose y que se caiga menos?

Muchas personas (entre ellas yo misma, el otro día me corté casi 20 cm de pelo y es una gozada) sienten que cuando se pelan sustancialmente su problema de caída les da tregua unos diítas, pero en realidad se trata de un falso mito por estos motivos:

1) Casi siempre que se corta el pelo en una peluquería, se lava la cabeza. En este proceso, la mayor parte del cabello que se tenía que caer se desprende y va a parar al desagüe.
2) Además del hecho de cortar con la tijera, la peluquera te va a peinar los mechones con un peine finito (que se llama peine de corte por cierto). Esto hace que el porcentaje remamente de pelo que no se haya desprendido durante el lavado, finalmente se caiga debido al constante peinado. Esto no significa que te vayan arrancando el pelo ni nada de eso por el amor de Dios, simplemente se arrastra con suma suavidad y ni te enteras.
3) En el caso de las mujeres, cuando nos cortamos el pelo en una peluquería o salón de belleza, aprovechamos para que nos hagan un peinado mediante brushing (que sí, que la plancha será maravillosa y lo que queráis, pero a mí nunca me queda el pelo tan bien como cuando acabas de salir de la peluquería). La técnica de brushing se hace con un secador (boquilla fina) y un cepillo redondo. Al darte el estilismo te lo va a cepillar en profundidad, así que si acaso quedara algún pelo en fase telógena aguantando cual numantino, lo más seguro es que se desprenda.
4) Al sanear el cabello cortas esa parte fea de puntas abiertas donde está más afinado por el roce, oxidación, calor... Que también era más poroso y menos disciplinado (se enfosca más). Al retirarlo, nos quedamos con el tramo más sano, que es ligeramente más grueso y tiene mejor aspecto (la cutícula está más sellada per natura). No significa que el pelo se fortalezca ni engorde, sino que te quitas de encima lo peor y te quedas con lo mejor. Al final sales ganando, desde luego. Yo soy de esa teoría.
5) El pelo tiene un peso determinado, cuando lo aliviamos, la raíz puede adoptar un mayor volumen. Un pelo muy limpio y recién cortado se va a ver más frondoso y más voluminoso que si lo dejamos demasiado largo, estropeado y además está apelmazado por el minoxidil o por la grasa. Además, una peluquera experta en alopecia femenina tiene que asesorarte sobre qué estilo te va a disimular más la falta de densidad (o incluso qué color elegir) así como qué te va mejor a la cara. La cosa no es cortarnos el pelo porque es mejor así, sino cortarlo porque nos vamos a ver más guapas y además ¡nos quitamos un peso de encima! ¡Todo ventajas! 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin