jueves, 22 de octubre de 2015

Relación entre exceso de estrógenos, problemas intestinales, rinitis y alergias!!!

Me he quedado muerta cuando he leído este artículo de la web del fisoterapeuta Xevi Verdaguer. Estaba buscando más info sobre el DIM,  porque he recibido algunos emails preguntándome cosas (ojo, yo respondo a los emails de mil amores pero no soy médico ni nutricionista ni farmacéutica, así que lo que yo escriba NO va a misa). Bueno, estos ultimos tres años he ido al dermatólogo en dos ocasiones, pero al otorrino como media docena de veces: se supone que tengo rinitis alérgica. Vivir en el pueblo no me ayuda, la verdad, todo lo contrario (ácaros, polvo, polen, hierbas irritantes...). He estado durante meses tomando antihistamínicos hasta que me cansé (y también porque son caretes, unos 18 euros al mes). También soy alérgica a los gatos y perros. Tengo gatos y perros, lo cual no me ayuda mucho, así que decidí que la naturaleza siguiera su curso. Hay días que estoy fenomenal y días que no paro de moquear, se podría rodar el remake de Cazafantasmas II en mi casa. Ríos y ríos de mocos. Lo cual es, cuanto menos, curioso: si estoy expuesta siempre a los mismos alérgenos, sin medicación, ¿cómo es que hay días que me afecta y días que no? Y que conste que me como a besos a uno de los gatos a diario (es el único que se deja). Lo peor no es eso, sino que a veces tengo dolores de cabeza por la congestión, especialmente al tumbarme boca abajo.

Empecé a pensar que en mis alergias podría existir un patrón, un ciclo. Como sucede con la regla. Las últimas semanas he estado muy ocupada con la campaña del cáncer de mama, así que simplemente lo dejé olvidado, hasta que leí el artículo de este chico, un fisioterapeuta que se ha formado en otras disciplinas alternativas (no sé si reconocidas o no) como por ejemplo la homotoxicología, la microinmunología y psiconeuroinmunología. En este artículo habla de que los estrógenos femeninos se metabolizan en el instestino, por eso muchas mujeres que son estreñidas pueden evacuar bien durante la regla, o el extremo contrario, sufrir diarreas esos días de cada mes (leche, leche, limonada, sirope de fresa y chocolatada). 

Según explica, la psiconeuroinmunoendocrinología  es una disciplina que estudia las interacciones entre el sistema inmune, el sistema nervioso central y el sistema endocrino. Estos tres sistemas presentan una compleja red de conexiones. Para dar un ejemplo sencillo, si vamos mal al baño, esto nos afecta directamente al sistema nervioso, hormonal y emocional.

Verdaguer explica que en el intestino se encuentra el 80% de nuestro sistema inmune innato, y los alimentos que comemos son de vital importancia para la salud. Por ello es importante hacer un análisis de heces para saber cómo interactúa nuestro sistema inmune intestinal con nuestro sistema nervioso y emocional.

También añade que en el intestino se genera entre el 80 y 95% de la serotonina. Una serotonina baja implica estreñimiento, depresión, irratibilidad, insomnio, cefaleas, colon irritable, ansiedad...

Personalmente desconozco si esto es cierto o no, me limito a compartir lo que ha publicado en su web. Es más, comenta que a las personas con depresión que acuden a su consulta  les recomienda tomar probióticos, para tener una mejor salud intestinal, así como a los pacientes psiquiátricos también.

Y aquí lo que me interesa, pues siempre me he rayado bastante con los resultados de una analítica hormonal en los que mis estrógenos estaban con las nubes, teniendo en cuenta que mi madre también padece rinitis alérgica y que todos los tumores malignos que ha desarrollado su cuerpo a partir de la menopausia son estrogenodependientes (cáncer, vaya):


También es fundamental la relación estrógenos-intestinos. Yo suelo preguntar: «Cuando tienes la menstruación, ¿evacuas mejor o las heces son más pastosas?». Cuando hay un exceso de estrógenos o se reabsorben en el intestino, favorecen la activación de las hormonas del estrés y del dolor crónico, inflamación intestinal, miomas, endometriosis, síndrome premenstrual, mamas fibrosas y a los hombres, ¡les aumentan las mamas! No es ninguna casualidad.

Y aquí ya el remate: el exceso de histamina (es decir, lo que produce las alergias) también es un indicador de un exceso de estrógenos en el cuerpo.





Cuando el paciente sufre estos síntomas de forma recurrente: alergias primaverales (rinitis, sinusitis, estornudos); dolor de cabeza o migrañas; contracturas o dolores articulares; piel seca, atópica o eczema; estreñimiento o diarrea o ambos (colon irritable); fatiga, sensación de estar siempre cansados y presión arterial baja. Es muy, muy habitual encontrarse con dolor crónico, fatiga o falta de energía, problemas de piel, problemas de menstruación y no evacuar al baño regularmente. Intestino-estrógenos-histamina. Esto es la neurogastroenterología. Los altos niveles de histamina tenemos que eliminarlos-degradarlos. En caso contrario, tendremos dolor, eczemas, fatiga, alergias… siempre. La incapacidad de una completa degradación de la histamina puede deberse a un déficit intestinal de diaminooxidasa, o lo que se conoce como DAO, entre otros motivos.

Para el exceso de estrógenos, ¿qué tenemos que hacer?

Hay que hacer un estudio personalizado. La evolución de la ciencia y la nueva tecnología también nos permite un estudio genético del metabolismo de los estrógenos.
Por un lado, tener en cuenta nutrientes específicos como el magnesio, la vitamina B6, la B9, la B12 y la metionina. Por otro lado, es importante tener buenos niveles de hormona luteinizante (LH), producida en la hipófisis o glándula pituitaria, que favorecerán la secreción de progesterona. De hecho, niveles bajos de progesterona y altos de estrógenos están relacionados con el síndrome premenstrual, mujeres con reglas de ciclos cortos o reglas muy abundantes. En estos casos, también es muy importante la vitamina D y el zinc, porque favorecen buenos niveles de LH y, por lo tanto, de progesterona y también de DHEA. Todos medibles en un simple análisis de sangre.

Bueno, podéis leer la entrevista completa aquí: http://www.xeviverdaguer.com/entrevista-sobre-la-psiconeuroinmunoendocrinologia/

TOTAL, como tengo que ir al otorrino del seguro de todas maneras para mirarme lo de las vacunas para las alergias, se lo comentaré. Lo más probable es que me mande educadamente al guano, así que no descarto ir a la consulta que tiene este chico en Barcelona para el estudio genético del metabolismo de los estrógenos...


No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin