miércoles, 9 de septiembre de 2015

Malos hábitos que tenemos cuando nuestra autoestima es muy baja

Seguramente el 99% de las mujeres que han sufrido alopecia en algún momento de su vida (o bien es crónico) se han sentido con la autoestima por los suelos. Este problema, aunque sea estético, sienta mil veces peor que el acné, ganar unos kilos o tener celulitis (la duda ofende), por ejemplo los granos son una dolencia muy habitual entre la gente joven y con el maquillaje los puedes disimular más o menos bien. OJO, hay tipos y tipos de acné, sobre todo los que dejan profundas marcas de por vida en la cara que creo son mucho peores que la alopecia femenina. Me parece que están haciendo muchos avances respecto a cirugía estética de regeneración de la piel con laser, y de verdad me alegro por esas personas que puedan beneficiarse del avance técnico. Con la alopecia la ciencia no afina tanto.

Por otro lado, mi teoría (obviamente infundada desde el punto de vista de la psicología o psiquiatría ortodoxa), es que muchos meses o muchos años con "la autoestima baja por culpa de un complejo físico" de esta índole (no estamos hablando de que hayas perdido las piernas en un accidente de tráfico sino del pelo) no se debe a que tengamos una pobre visión de nosotras mismas ni de la autoestima tan baja en realidad,  sino que nuestro EGO es tan ENORME que no nos permite vivir con algo que de alguna manera perjudique o afée nuestra imagen exterior.

Pero, coloquialmente una persona acomplejada se puede definir como alguien con la autoestima baja, tanto por algún defecto físico como por ser diferente al resto (por ejemplo chicas muy altas y delgadas que lo han pasado mal en su adolescencia a costa de su cuerpo, y resulta que se llaman Nicole Kidman), o como es lógico, chicas que se sienten mal por su sobrepeso, alopecia, acné o por cualquier otro problema. También hay personas tremendamente acomplejadas porque no logran el éxito que les gustaría para sí mismas, sobre todo laboral o económicamente, aunque también desde el punto de vista social (ser popular).

Hace poco leí un artículo en internet sobre los hábitos que te hacen ser una persona más bien desagradable para los demás, y con vuestro permiso he hecho un pequeño remix:

1) El egocentrismo. Y esto es, más o menos, acorde a lo que opino sobre que un complejo físico gobierne todos los aspectos de nuestra vida, nos amarga la existencia y por tanto, la de nuestros seres queridos que sólo traten de ayudarnos. La alopecia influye en nuestro estado de ánimo y personalidad.

2) Ser grosero e irrespetuoso: no quiero ni pensar en las discusiones, malas contestaciones e incluso faltas de respeto por mi parte a personas que de verdad se preocupaban por mí y me querían ayudar... Era prepotente y lo pagaba con los demás. A veces me convertía en una persona pasiva agresiva, por ejemplo me negaba a salir de casa y a hacer vida normal (e incluso dejé un trabajo), lo único que conseguía era meterme más hondo en el agujero y que los demás se preocuparan por mí y por mi futuro. Esto es un arma de doble filo, normalmente al final se acaba completamente sóla: sin amigos, sin pareja, sin trabajo...

3) Inseguridad: esto es clave. Pero siempre se usa como excusa, y buscamos la aceptación de los demás respecto a esto. Normalmente a los demás, a no ser que sean amigos de verdad, tu familia directa o una pareja que te quiera, la inseguridad es injustificable y exasperante, ¿por qué? Porque lo único que haces es centrarte en lo NEGATIVO de todo, y no lucir ni aprovechar tus virtudes (no digo que sean necesariamente atributos físicos ni mucho menos). Esto transmite una mala vibra (como se dice ahora) de contínuo a los demás. Y es una verdadera lástima.

4) Ser cerrado: lo único válido es tu forma de pensar y de ver la vida, haciendo oídos sordos a lo que puedan aportarte los demás o traten de echarte una mano para que superes este complejo. Obviamente esto es inherente a negarse a hacer terapia, porque bah, un psicólogo no me va a hacer crecer el pelo...

5) Victimismo: lo de siempre, estar todo el día dando vueltas al mismo problema. Seguramente tu familia y tus amigos al principio se vuelquen en escucharte y traten de ayudarte de la mejor manera que sepan/puedan, pero esto se termina convirtiendo en un estilo de vida, por lo que entre el victimismo y el chantaje emocional sistemático hay una delgada y fina línea. Y del chantaje a la tiranía emocional, unos mesecillos de nada.

6) Abandonarse: a ver, reconozco que yo no soy una persona al 100% preocupada por su aspecto físico ni la ropa. Reconozco que haber engordado tanto me ha descuidado. Ya no es ir más o menos acorde con la moda, ni con los ojos perfectamente delineados las 24 hora del día o con la manicura impecable ni nada de eso, pero al menos no terminar hecha unos zorros o pasarse la vida encerrada en casa...

Desde un blog (bueno, en realidad desde cualquier ámbito virtual) es difícil ayudar a cambiar de hábitos o de patrones de pensamiento, son sólo pautas y consejos que se pueden tomar en serio o no (y la mayoría de las tonterías que escribo por aquí son olvidables), pero existe gente que se dedica a encarrilar vidas ajenas con mucho éxito, y nos ayudan a ser resilientes. Hace años que no voy a terapia, pero si tuviera la necesidad de nuevo, volvería sin ninguna duda. Es más, lo estoy barajando por mi adicción a la comida...



2 comentarios:

MARIAN dijo...

Tienes toda la razón en lo que dices, nos creemos el ombligo del mundo. Con tu blog ayudas mucho, de verdad.
Te sigo todos los días.
Un abrazo enorme guapa!!

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Muchas gracias Marian por leerme! UN beso!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin