viernes, 11 de septiembre de 2015

El post del viernes: bricolaje y decoración

Este no es un post tipo lo manitas que es la gente en Instagram y las cosas tan cuquis que montan con un palé, dos trozos de tela y un clip (tipo McGiver). Son los trucos que estoy poniendo en práctica para adecentar mi casa con un presupuesto ridículo. Eso sí, me estoy acostumbrado a vivir con los muebles mínimos indispensables (cama, sofá, mesa) y la verdad es que lo veo bien. Probablemente me agobie en plan claustrofobia cuando termine de poner las cosas que quiero ir consiguiendo poco a poco (mecedora eames, taquillón, puff, fichero, mesa de comedor, cabecero de la cama, lámparas, alfombras etc...). Pero tampoco puedo describir mi decoración actual como minimalista, más bien espartana o monacal, ¡peor que un piso de estudiantes!

1) Lijar es un coñazo. Y eso que tengo lijadora automática, pero hay que usar las manos y presionar con firmeza durante un rato largo (y el bicho pesa más de 1kg). He descubierto dos pinturas que se agarran a cualquier superficie sin que haya que hacer un lijado en profundidad previo ni hace falta imprimación: pintura de tiza (incluso vale en cristales) y spray para interiores (por ejemplo la marca Pinky).  Eso sí, siempre que voy a pintar algo ya sea metal o madera, hago un lijado somerito por encima (10 min o hasta que se me cansa la mano), lo friego bien y hale, a darle al spray.

2) Rellenar agujeros en la pared con silicona. Normalmente tienes que comprar una pistola de esas metálicas para empujar el tubo de silicona y que salga la pasta por el pitorro. Si el agujero es grande (por ejemplo como una moneda de 2 euros) es un dolor rellenarlo. Consigue un palito de madera de esos de remover el café y un bol de plástico desechable. Pon en el bol una cantidad generosa de silicona y vas empastando el agujero con el palito. Al finalizar, una vez que se seque, si la ñapa te queda rugosa le pasas la lijadora.


3) ¿Composiciones de cuadros a martillazo alzado? Ni de coña. Mejor un plotter. Me encantan estas paredes neoyorkinas de ladrillo visto salpicadas de cuadros de diferentes tamaños y formas, pero con lo torpe que soy con el bricolaje ¿cómo carajo hacer para que queden bien rectos? ¿Se improvisa sobre la marcha? Entonces recordé un mueble que tiene mi novio para poner las herramientas, se trata de una especie de mostrador con un panel de madera que tiene dibujadas las siluetas de cada cosa, y una alcayata. Así sabes dónde va el martillo para que lo cuelgues en su sitio y tal. Insisto en que soy bastante ñapas para estas cosas de manualidades, pero tengo un conocimiento avanzado en diseño gráfico. Así que empiezo a plantear la pared en el ordenador, en función de los marcos que tengo en casa o de los que puedo comprar (Ikea, Tiger, La Oca, Casa, Zara Home...). Trazo la silueta de cada uno, escribo dentro las medidas que tiene, y además la lámina o foto que quiero poner dentro, hago una recreación 2D hasta que me gusta el resultado. Por supuesto trazo los vectores a escala real. Ahora sólo tengo que llevar el archivo en usb a una reprografía que imprima ploter. Desenrollas y colocas en la pared con chichetas (ojo, intentar que no quede torcido).  Clavas encima los marcos (con unos colgadores que no dejen apenas marca) y al terminar, rasgas el papel en añicos hasta que sale entero. Se me ocurrió porque hay gente que hace la plantilla con cinta de carrocero sobre la pared directamente, pero si tienes que cuadrar 14 marcos seguro que unas cuantas tiras quedan torcidas. Con el mínimo esfuerzo de centrar bien un sólo papel, el resto es martillear y colgar. Por cierto, una de las lectoras del blog (no sé si me estará leyendo ahora, ¡hola!) es dibujante y diseñadora, he colgado, cómo no, unas láminas suyas que me encantan. 

4) Apoyar los cuadros grandes en el suelo /  pared. Mira, está de moda, y me ahorro taladrar. No tengo taladro, lo perdí en una de mis catorcemil últimas mudanzas. Eso sí, he encontrado la caja de las brocas.

Cortinas screener.
5) ¿Cortinas? No, gracias. Bueno, en el salón sí que voy a poner paneles japoneses a medida, es lo único que quiero tener más cuqui y en lo que he decidido invertir. En las demás ventanas: screeners. Son versátiles y baratos.

6) Retapizar sillas en lugar de comprar nuevas. En serio es súper sencillo hacerlo. La grapadora me costó menos de 4€ en Leroy Merlin, y no se tarda nada. Las hay neumáticas mucho más sofisticadas por 25-30€ por si no podéis hacer fuerza con las manos. https://www.youtube.com/watch?v=5I_2_kwdKgY
Antes le podéis dar una mano de pintura de tiza o de spray que combine con la tela, y como nuevas.

7) ¿Tienes retales de tela que te encanta y no sabes qué hacer? Haz cojines. Vamos, lo más fácil del mundo. No hace falta que les pongas cremallera, aquí te explican: https://www.youtube.com/watch?v=musmhcF81DE . Lo puedes rellenar con otro cojín que no te guste, espuma, almohada de la cama, desmontar un peluche...  Yo lo hago a mano. Tengo una mini máquina pero me da pereza montarla.



Qué trucos tenéis?








No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin