viernes, 7 de agosto de 2015

El post del viernes: la trilogía del Baztán

Vivir en un sitio con una cobertura a internet de pena me ha hecho reconciliarme con la lectura. De pequeña devoraba los libros, y mi mayor ilusión fue sacarme el carnet de la biblioteca de adultos al cumplir 12 años. Tenía acceso a absolutamente todo. Y por tanto leía una barbaridad, ya que las tareas y los exámenes del colegio cuando cursaba la ESO no me suponían mucho esfuerzo, así que tenía ocio para rato.

Luego en bachiller bajé el ritmo, y en la Universidad reconozco que el 90% de lo que leía era porque me obligaban. Al empezar a trabajar con 23 años la cosa fue a peor, llegaba a casa de noche tan cansada que me tragaba cualquier cosa que echasen en la tele o mejor aún, encendía el ordenata y me daban las tantas con las series americanas. Todavía sigo muchas, como Juego de Tronos, Homeland, Hannibal (la han cancelado) y alguna que otra más, pero entre que no tengo aparato físico de televisión desde el apagón de la TDT (el año pasado me compré una de plasma pero todavía no la he sacado de la caja) y que el streaming es bien malo en esta zona (cobertura), me estoy viciando a los libros cosa mala. Me leo como mínimo una novela por semana.

Ahora estoy enganchadísima a la trilogía del Baztán, de la escritora vasca Dolores Redondo. Me está encantando, de hecho ya estoy mirando las excursiones organizadas a Elizondo (pequeño municipio navarro del valle del Baztán en el que tiene lugar la historia) y deseando probar a qué sabe el txantxingorri (un postre tradicional que tiene mucha importancia en la primera novela). En ese pueblo ya ni los elaboraban, pero a raíz del primer libro (2013) son muchos los fans que lo piden, así que los obradores de la zona se han puesto otra vez con las manos en la masa...

Para no espoilear mucho, os diré que la trilogía consta de los siguientes títulos: El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta. Estoy terminando el segundo. La protagonista es Amaia Salazar, una inspectora de la policía foral que tiene que investigar una serie de desapariciones y de asesinatos en el valle. En el primer libro se trata de niñas de 12-15 años. Lo que engancha de las novelas es la relación que tienen estos sucesos con la mitología vasconavarra: el basajaun, la mari urraca, el tarttalo, el inguma... Además, la historia familiar de Amaia, en especial la relación con su madre y con sus dos hermanas es una trama paralela fascinante.  En fin, que 100% recomendable, me recuerda mucho a Camilla Läckberg, no te puedes despegar hasta que terminas las novelas,  por si os sirve de referencia.

Se han traducido a más de 30 idiomas y los productores de la saga Milenium  ya han comprado los derechos, pero en estos casos ya se sabe: ¡por muy buena que sea la peli, siempre es mejor el libro! Sobre todo cuando en tu mente has puesto cara a los personajes y luego no reconoces el reparto.

Yo, sin ir más lejos, por alguna extraña razón, me imagino a Amaia Salazar como la actriz Mar Regueras y eso que en el libro la describen de otra forma, pero así la veo en mi cabeza. Y a su ayudante, Jonan Etxaide, como Juanra Bonet, que de vasco-navarro no tiene precisamente nada. Una de las hermanas en la novela, Flora, presenta un programa de repostería en la tele, así que no me queda otra que verla como Eva Arguiñano... Y a la tía Engrasi me la he imaginado, por su forma de ser, como la actriz Amparo Baró en 7 Vidas, que desgraciadamente ha muerto a principios de año así que mi reparto para la película es más que improbable. 

Cuando leí la trilogía 50 Sombras, Christian Grey al principio tenía la cara de Mark Zuckerberg, ya que en mi repositorio mental la única referencia de multimillonario con pelo cobrizo y menor de 30 años era el CEO de Facebook... Más adelante me esforcé por aguaparle un poco cuando lo visualizaba en la habitación roja dando caña. Con Anastasia Steele sin embargo lo tuve claro desde el principio, pavisosa a más no poder como Kristen Stewart. Y mira tú por dónde, la protagonista de Crepúsculo era una de las grandes favoritas antes que Dakota...

Bueno, después de este offtopic, la web de la autora de la trilogía del Baztán es:

http://www.doloresredondomeira.com/

En cuanto termine el otro libro que me queda, me pongo con los de Forastera, jiji.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El txantxingorri es una torta de chicharrones... En Madrid sólo las he comido en Chinchón, las venden en panaderías!

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Solo chicharrones? Como gorri significa rojo creí que llevrían algún tipo de fruto del bosque adicional en la receta.
En el norte también se venden(tortas de manteca) pero suelen echarles algo de anís estrellado para darle otro toque.

Blog de Alopecia Femenina dijo...

y gracias por leer el blog :)

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin