viernes, 21 de agosto de 2015

El post del viernes: comida italiana

Oh sí. Me encanta comer. Me requetechifla. Sobre todo los hidratos de carbono, por tanto disfruto como una enana con la comida típica de Italia: la pasta, el risotto y por supuesto la pizza. Voy a decir una burrada, pero cuando estuve viviendo en Roma no me quedó un inolvidable recuerdo gastronómico. La comida que probé era muy parecida (por no decir igual) a lo que ya había degustado en restaurantes italianos afincados en España (incluso en las franquicias más cutres). Esto me pasó porque frecuentaba sitios orientados principalmente a turistas y a Erasmus, lo cual, aunque no os creáis que barato, debe de ser lo mismo que ese sucedáneo de tortilla de patata a la huevina, en el peor de los casos descongelada, que en muchas tabernas sirven a los guiris en España (bueno, y a los que no somos guiris también nos puede caer un pincho así por tres euros).

La mejor comida italiana que he probado, de momento, ha sido en Bice (C/ Génova 19, Madrid). Me da rabia haber perdido una parte esencial de la cultura italiana que es su gastronomía. Esto no significa que si no pagas un restaurante de lujo en la Ciudad Eterna no vas a comer bien ni nada de eso. Mi problema fue no contar con un guía gastronomico bueno, y tampoco me dio por investigar más allá de lo que ofrecían a estudiantes y turistas. "Pues no era para tanto", pensé cuando salí de mi primera pizzería, muy cerca de Piazza Navona. JA. Qué atrevida es la ignorancia.

En mi día a día sí me gusta cocinar este tipo de platos. A mi manera. Reconozco que soy una vaga redomada y para la pizza nunca hago la masa. Compro una torta de aceite (pan de torta castellana) y la abro por la mitad. Me salen dos bases de tamaño mediano (para comer 3 ó 4, o pegarte un atracón de cojones). Para mi gusto es un millón de veces más rico que usar las congeladas, y nada que ver con las chicletosas industriales para calentar en el microondas. Como excepción Buitoni y Dr. Oetker sí merecen la pena.

No obstante, al margen de esta versión poco ortodoxa de la masa de pizza soy bastante más conservadora a la hora de seguir otras recetas, sobre todo para cocer la pasta. Y en mi opinión, ponerle cualquier queso de bolsa para gratinar al risotto, debe ser igual de ofensivo que echarle ketchup a la paella.

Tengo un truco infalible para que la pasta quede al dente. Y no, no es lanzar los tallarines contra los azulejos de la cocina, porque si la pared está churretosa de grasaza se falsea el resultado. El secreto está en las cantidades y en los tiempos: 1 litro de agua por cada 100 gr de pasta. Y cuando se ponga a hervir esperar dos o tres minutos antes de meterla a cocer. Contar 8 minutos y escurrir bien (no laves la pasta recién hecha bajo el grifo). ¡Ah! Y no desperdicies aceite de oliva añadiéndolo al agua, no sirve de nada.

Para el risotto, como lo hago de ciento en viento porque es un plato complejo, congelo pastillas de mantequilla (de estas individuales de marca arias por ejemplo). Se usa mantequilla en lugar de aceite para darle ese toque brillante y meloso.Y ya que ha salido la palabra "brillante", NUNCA utilizo arroz vaporizado (de los que "nunca" se pasan) ni para hacerlo con tomate a la cubana. Manías mías.

Aquí os paso una receta que he encontrado en un blog de la pizza "deluxe" que hago en casa, una bomba hipercalórica. En este otro proponen las tortillas de maiz que se usan para hacer burritos y fajitas en la comida mexicana, como base de pizza ultra fina, muy light. Que si le echáis un poco de comino y la enrolláis, se convierte en lahmacun.

¿Qué trucos tenéis?


Fuente imagen: www.iiccordoba.esteri.it


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi pizzeria preferida de España es fratelli bufala, a buen precio sobretodo si coges el menú.

La congelada ue más me gusta es Buitoni de cuatro quesos.

Yo lo que hacia aveces era utilizar el pan pita y ponía encima tomate frito con especias y mozzarella al horno, no es lo mismo que pizza pero te quita el antojo y es mas facil

tita dijo...

hola ,soy una seguidora tuya ,que con mi pelo voy a rachas ,y ahora con menopausia ,no veas,queria comentarte que ultimamente estoy leyendo por los foros que hablan de un aceite o mezclas ,que comentan que van muy bien para fortalecer y para caida, es una mezcla que lleva bhringaraj ,no se si has oido comentar algo ,voy a probarlo a ver que tal ,un saludo

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola anónimo, gracias por la recomendación :-)


Tita: la verdad es que cuando la alopecia es de tipo androgenético o autoinmune como es mi caso, u hormonal, no sé hasta qué punto un aceite puede ser efectivo como un fármaco. Aunque tampoco hay que tener la mente cerrada ya que el 90% de los medicamentos que conocemos ahora se han sintetizado a partir de vegetales, pero, también es cierto que para que sea efectivo tendrá que alterar o nuestras hormonas o nuestro sistema inmunológico o nuestros genes jeje, y yo creo que a través de un aceite.... pues no.

Pero seguramente sea muy bueno para que el pelo se vea más lustroso e hidratado :)

Elena dijo...

Hola!
Yo tambien estuve viviendo en Roma y hice una ruta extensa de restaurantes. De hecho, es lo que mas hice, comer. Fuimos a restaurantes mas turisticos, pero tambien sitios pequeñitos que pasaban desapercibidos y que se comia mucho mejor. Disfrute mucho de la comida italiana.
pero para mi gusto, la pasta al dente, no le termino de cogerle el gusto, me resulta algo dura. A mi me gusta mas blandita, esto cuando me escuchan los italianos ponen el grito en el cielo, porque ellos opinan que si la dejas mas blanda estas estropeando la pasta. Pues que quiere que les diga, a mi me gusta mas. La puedo hacer al dente, claro, pero me gusta mas algo mas pasada, jeje
El risotto yo a veces lo he hecho con mantequilla en vez de aceite como dices tu, a veces le pongo aceite y luego le añado nata, o simplemente mezclarlo con parmesano mientras esta ya casi terminado y queda riquisimo.
Se puede hacer de muchas maneras y eso depende del gusto de cada uno, pero a mi encanta los risottos.
Recuerdo un risotto de cigalas que comí en Roma, todavia lo recuerdo, y cuando vuelva, me voy a ese restaurante a comerlo. Que bueno!
Saludos!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin