miércoles, 15 de julio de 2015

Trucos para mantenimiento de una prótesis capilar adhesiva en verano (con el caloret)

Si una prótesis capilar adhesiva puede ser algo engorroso -el cambio y limpieza de adhesivos y tal- para quien la lleva, en verano - y lo digo por experiencia - es tremenda la cosa. Primero, porque sudo más por la cabeza que el sobaco de un churrero envuelto en plástico en pleno agosto. Segundo, porque cuando la llevaba no tenía aire acondicionado. Pegar una prótesis cuando te caen goterones de la frente es misión imposible. Primero me agencié un ventilador y luego ya más adelante me compré un aire acondicionado portátil. Ahora tengo la suerte de contar con aire acondicionado instalado en casa, pero paradojas de la vida el pelo me mejoró y dejé de afeitarme la cabeza. Actualmente no uso prótesis capilar de clips, sino simplemente fibras capilares. En cuanto pasen un par de semanas más, a ver si la ola de calor amaina, vuelvo a colocarme el parcial de clips. Mientras me regenera pelo por arriba (en el frontal), cada vez tengo menos cantidad justo encima de las orejas y en el lateral de la cabeza. Al final voy a ir con un undercut que ni a propósito.

Bueno, pues los siguientes trucos para hacer un mantenimiento con la caló del verano, son los siguientes:

1) Aire acondicionado a tope. Y dúchate, si puedes, con agua tibia - fresquita, para no crear vaho en el baño de tu casa (si haces el mantenimiento fuera del baño, pues esto no).

2) Elige una estancia bien refrigerada, y si te pasa como me sucedía a mí y no te da la gana de gastar en un aparato de aire acondicionado, limítate a las horas más fresquitas del día: haz el mantenimiento a partir de las 11 de la noche (espera luego sin sudar dos horas o así antes de meterte en la cama) o bien temprano, antes de las 8 de la mañana (y no te pongas al sol justo después, espera al menos dos o tres horas sin sudar la gota gorda para que el adhesivo selle sin problemas).

3) Antes de usar el adhesivo (de doble cara, supongo, o el ultra hold), mételo 10-15 min a la nevera (importante: siempre que no esté por debajo de 5 grados). Los adhesivos tienen que guardarse por debajo de 30 grados y por encima de 5 para que no pierdan propiedades. Si hace demasiado calor, ya sabéis que se derriten y eso hace muy complicada su manipulación. Si lo tenéis en un cajón en casa a qué sé yo, 27 grados ahora mismo, con que metáis las cintas un rato antes en la nevera (por ejemplo mientras os ducháis) en el caso de que los bordes se hayan derretido un pelín, tiene arreglo y no se os pegará tanto a los dedos cual Don Pimpón en una cama de velcro.  Eso sí, tienes que presionar unos segundos extra para que el calor corporal asiente mejor el adhesivo contra el poliuretano o el tul, si está demasiado frío y no pega bien. Insisto, déjalo en la nevera sólo 10-15 minutos, si se te olvida dentro toda la mañana tenemos un problema.

4) Si se te ha derretido el adhesivo antiguo y hace el efecto pizza de mozzarella / hilillosh de plashtilina cuando tratas de limpiarlo, importante: 
- Nunca, nunca, nunca tires de las cintas en plan tirabeque para despegarlas de la base. Puedes arrancar pelos en el intento, debilitar los nudos, desgarrar l tul o estirar el poliuretano (es ligeramente elástico).
- Usa disolvente para prótesis capilar o alcohol específico para "anular" el pegamento que quede en la cinta y poder, poco a poco, retirarlo. Las prisas no son buenas consejeras. En este post podéis leer qué alcoholes son los más recomendables si eres reacia o reacio a usar un disolvente especializado.
- Si está demasiado derretido y hay grumos por doquier, prueba este truco usando un poco de polvo de talco.

5) Un protector para el cuero cabelludo (scalp protector) específico para climas calurosos, húmedos, deporte y natación es algo recomendado. Normalmente aumenta la fijación de los tapes o pegamentos 48-72 horas más de lo normal, aunque depende de personas: hay gente que usando este tipo de protector sólo alarga la adhesión 24 horas, mientras que otras personas no tienen que preocuparse de cambiarse la prótesis en dos semanas largas (lo cual me parece una pasada sobre todo en verano, que se acumula el sudor debajo). Un tul o poli bien limpio y libre de restos de adhesivos resecos o derretidos va a pegar 10000 veces mejor que si nos colocamos la prótesis sucia. De hecho muchas personas ignoran que sea importante limpiar cualquier atisbo de "pegamento viejo" antes de recolocar su sistema, y con el tiempo se ennegrece y se forman costras tipo lasaña gratinada (de pegamento reseco, suciedad, grasa, células muertas, pelo atrapado, restos de champú...).

6) El timing es clave. Si sigues a rajatabla los cinco primeros pasos pero a las once de la noche sales con la fresca a hacer footing por tu barrio, mal vamos. Sudarás y se irá todo al garete. Lo mismo si ya que madrugas aprovechas que es temprano y te vas a hacer unos largos antes de ir al trabajo. Respeta al menos dos horas antes de sudar o de mojarte la cabeza (acuérdate de lo del corte de digestión que nos decían de pequeños en la piscina, aunque creo que es un mito, pero lo de los adhesivos no).

7) Menos es más, o el efecto paradójico de los acrílicos ultra fuertes en verano. Muchas clientas que no se separan del Ultra Hold en invierno, pero utilizan adhesivo hipoalergénico de pefil bajo (cintas de doble cara de uso oncológico) en verano. ¿A qué se debe esta paradoja? Pues porque sudan un montón y un adhesivo muy fuerte les molesta e irrita en el cuero cabelludo, que si además te afeitas la cabeza es bastante incómodo. Prefieren retirar las cintas de doble cara cada 24-48 horas máximo (al ser un pegamento tan flojito salen fácil sin apenas dejar residuo). Si van a la piscina o a la playa y preveen que se van a mojar la cabeza o a sumergirse enteras, entonces lo cambian por adhesivo resistente al agua y ya.





No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin