viernes, 24 de julio de 2015

El post del viernes: las riñoneras son para el verano

En los años 90 una chica de clase media y de provincias, como servidora, seguía todas las modas que ahora mismo me parecen horripilantemente horrorosas. Por ejemplo: zapatillas de deporte con plataforma, pantalones vaqueros acampanados, camisetas de estampados imposibles al puro estilo Príncipe de Bel-air, botorras Mustang, pantalones de chándal con corchetes, cazadoras tipo bomber... Lo único que conservo con cariño es un par de Doc Martins de color rojo. Menos mal que el primer año que viví en Madrid hice un cambio de imagen radical :)

Ahora ya no me preocupo nada por la moda, es más, saco del armario lo primero que me cabe y ya no me importa demasiado de si me gusta o no. Con que me tape, me vale. Es lo que tiene haber engordado tanto... Debería dejar de lloriquear y ponerme a dieta de una maldita vez por todas, pero es que me pierde la comida. Comer es mi vicio, sobre todo de noche, llego a casa de trabajar y me comería hasta las cortinas de la cocina.

Bueno, vivir en un pueblo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, sobre todo ahora en verano, que puedes salir a que te dé la fresca al anochecer. Lo que es un coñazo es estar pendiente de si llevas encima el manojo de llaves. La frase cuando salimos fuera es: "¿Has cogido llaves?". Y ya ha tocado llamar al cerrajero por quedarnos "encerrados" por fuera...

Si además te pones unos pantalones cortos sin bolsillo y una camisetilla, lo de estar con el llavero en la mano es un coñazo, y no es raro que se me olvide en alguna parte y después tenga que hacer memoria para poder entrar en casa. El bolso bandolera estorba, al igual que la mochila (¿mochila para un paquete de clines, afterbite y unas llaves?). Entonces me di cuenta de otra moda hortera de los años 90: ¡¡¡LA RIÑONERA!!!

Creo que todas hemos usado riñonera, reconocedlo. Tendría unos 10 años cuando me dieron la primera. Era de propaganda. Posteriormente heredé una de mi padre más premium, de cuero. Indispensable para ir de excursión o de campamentos. Lo llevas todo delante tipo canguro, hasta la cámara de fotos, tienes las manos libres y no es un incordio como una mochila todo el día a cuestas. ¡Justo lo que necesitaba!

Ayer estuve en Tiger buscando frasquitos para meter especias de cocina, cuando levanté la vista y las vi: RIÑONERAS con dibujos estampados. ¡Oh my God! No pensé que todavía se fabricaran, le iba a pedir a mi madre que me buscase la vieja en casa. Compré una (no recuerdo si me costó 4 ó 5 €). Mi novio dice que le sangran los ojos. Pero resulta que la mayoría de vecinos todavía las usan (de hecho esta mañana me he cruzado con una señora mayor que la tiene de la Expo'92). ¡Ande yo caliente, ríase la gente!

Fuente de la imagen: www.fotogramas.es

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin