lunes, 11 de mayo de 2015

¿Qué es un sistema de integración capilar? Ventajas e inconvenientes

La base de los sistemas es similar a las medias de rejilla :)
Esta mañana estaba haciendo tiempo en casa porque en hora punta se forman unos atascos a la entrada de la autovía que pa qué, y me he puesto la tele. Bueno, en realidad no tengo aparato físico de televisión, veo los canales en streaming aunque casi siempre se me petan. Sobre las 9 estaban dando el típico programa matinal, con su mesa de tertulia política y luego cotilleo. En una pausa han emitido un publirreportaje de una empresa multinacional muy conocida por sus tratamientos capilares con laser y sistemas de integración. Por supuesto cantando las alabanzas -obviamente, para eso pagan- del producto. Una modelo ha dado su "testimonio" como si fuera usuaria de este tipo de sistemas de integración capilar: todo maravilloso.

Hace unos seis meses recibí una avalancha de solicitudes de este tipo de prótesis (de red) y era como trasladarse a 1999, no sé por qué de repente tanta demanda e interés. Yo, que obviamente jamás en la vida llegaré a gestionar una multinacional, rechacé la mayoría de los pedidos porque ese sistema iba a suponer más probemas que ventajas viendo cada caso particular. Y tampoco es vender por vender, eso acaba, a la larga, dando muchos quebraderos de cabeza. Además, contando con que hay materiales de nueva generación mucho más ligeros e indetectables, tampoco podía explicarme las razones de gente muy joven demandando esto.

Este post es para enumerar cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este tipo de sistemas que,  aunque todavía se comercializan y trabajan, no creo que puedan dar el mismo buen resultado a todas las mujeres con alopecia. Sobre todo depende de la edad, poder adquisitivo y estilismo.

En primer lugar, ¿qué es un sistema de integración capilar? Se trata de una malla o rejilla en la que está implantado el pelo. Este tejido es ligeramente elástico y la finalidad es, con la ayuda de un ganchito, que la profesional entresaque el cabello biológico de la cliente para mezclarlo con el postizo.

Ventajas:

1) Es un sistema idóneo para que no nos tiremos una hora de secador en invierno cada vez que lo lavamos. Durante meses he llevado una prótesis fija cosida a mi cabeza, y al tener esa doble capa que imita el cuero cabelludo, conservaba bastante la humedad y por tanto era importante pegarse una buena maratón de secador. Humedad + frío en la cabeza = dermatitis, infecciones y resfriados.
2) A la hora de lavarse, también es mucho más higiénico, porque a través de las celdillas llegas a frotar tu piel. Por lo tanto, es más transpirable que otros sistemas fijos.
3) La confección es más tosca (nudos obviamente por fuera) y por lo tanto es más barata que otros materiales como el lace o el poliuretano inyectado. El gasto extra suele estar en los mantenimientos.
4) La base es ligeramente elástica, por lo que a muchas personas les parece más cómoda.
5) Por supuesto se puede combinar con otros materiales que le aporten mayor realismo. 

Inconvenientes:

1) Si vas a ir a mantenimiento cada tres semanas, genial. Si no puedes asumir el gasto (o simplemente no te da la gana) y lo quieres llevar de quita y pon con clips, vas a flipar en colores cuando tengas que tirarte mínimo tres cuartos de hora por la mañana para entresacar tu pelo a base de ganchillo.
2) Acabarás harta (y dolorida) de peinarte con el gancho, así que más temprano que tarde simplemente lo superpondrás encima de tu melena. ¿Problema? Se podrá ver la rejilla si te miran arriba. Y con el tiempo, un % de pelo del sistema se cae, por lo que cada vez se verá más (aunque se puede repoblar cada equis tiempo, por eso no hay ningún problema). 
3) Ya sé lo que estás pensando: habrá que implantar la suficiente cantidad de pelo de fábrica como para que al colocarlo sobre mi cabeza, sin entresacar lo mío, no se vea ni un atisbo de la base. El resultado es una densidad que ni Bonnie Tyler en sus mejores tiempos. Pelo y volumen everywhere.
4) Aunque lo lleves reajustado y acudas a los mantenimientos con frecuencia (cada 3 semanas es lo idóneo), los enredones en la raíz pueden ser épicos como te saltes la rutina del cepillado específico para este tipo de sistemas. El ADN de la pieza no es el mismo que conforma la cutícula de tu pelo, y en esa zona tan cercana al cuero cabelludo es donde fricciona y se mueve más, sobre todo al dormir. Yo, personalmente, con un sistema de rejilla integrado con ganchillo no me metería en una piscina ni loca. No porque se mueva ni mucho menos, sino por el festival que se forma entre el cloro o el salitre.
5) Si el sistema es sólo de rejilla, no imita la raya. Tendrás que peinarte de otra manera. Normalmente con flequillo.
6) Los reajustes, siempre traccionando del mismo sitio o siempre trenzando de la misma manera, no son buenos a largo plazo. No es recomendable estar más de seis meses sin descansar al menos otros tres. Y me da igual que lleves un sistema de integración, un parcial de cabello europeo o el gorro de David Crokett cosido a la cabeza, es importante que hagas los descansos o, al menos, que alternes dos bases diferentes.

Bueno, espero que os sirva en el caso de que estéis tomando una decisión :-)



No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin