martes, 26 de mayo de 2015

¿La plena incorporación de la mujer al mundo laboral es realmente un factor que influye en la alopecia femenina?

Las mujeres se incorporaron al trabajo por la IIGM.
A mediados de los 80, mi madre quería perderme unas horas de vista para poder cuidar de mi hermana (recién nacida). Mi padre trabajaba a tiempo completo, y justo abrieron una guardería nueva al lado de casa. Excelente, pensó. Salvo por un detalle que en ese momento parecía realmente exótico: quedaba reservado el derecho de admisión a los hijos de madres trabajadoras. Algo que a mi querida progenitora no le sentó ni medio bien, pues aunque quisiera pagar la matrícula no podía hacer nada a menos que su pusiera a currar y nos metiera a las dos. Al final le pasó la patata caliente a mi abuela, y yo tan contenta de que me dejase hacer lo que me daba la gana y de pasar tiempo con ella.

En los años  60, 70 y 80 cientos de miles de mujeres renunciaron a su carrera profesional para casarse  y tener hijos. Mi madre, por ejemplo, decidió concentrarse en su familia. Y sé que se arrepiente, pues cuando trató de incorporarse de nuevo a su sector (educativo), casi con 40 años, no conseguía absolutamente nada (ni siquiera limpiando aulas). Así que se resignó a ser ama de casa.

Ahora, sucede lo contrario. Las mujeres estamos tan integradas en el mundo laboral que es realmente extraño que alguna tome la decisión (por supuesto libre y voluntariamente) de sacrificar su trabajo para quedarse en casa y atender las labores domésticas o a sus hijos. Mi novio un día me preguntó extrañado por qué en casi cuatro años de convivencia nunca he tomado la iniciativa de poner, colgar y planchar una lavadora con camisas, cuando su cesto de la ropa sucia siempre está a rebosar y yo hay días que salgo antes del trabajo. Le hice la peineta. "Tú trabajas, yo trabajo ¿es que no tienes dos manos?". Le sorprendió mi actitud tan reaccionaria, no porque sea un machista opresor ni nada por el estilo, sino porque su madre también trabajaba fuera pero seguía llevando el peso de las labores domésticas dentro de la casa. Mal acostumbrado está.

Así que, desgraciadamente todavía veo que por nacer con genitales femeninos, además de currar las mismas horas que los hombres (o más), es inherente tener que preocuparse por una casa ordenada y  reluciente cual ratita presumida, o de planchar las sábanas. JAJAJA.

Todo este rollo que he soltado, pseudosoflama, es porque he leído de casualidad un artículo en el que se menciona la incorporación de la mujer al mundo laboral como un factor desencadenante de alopecia femenina: el estrés. Supongo que las amas de casa ye-yés durante los años 60 tenían pelazo porque raro era la que no se ponía pelucas, mientras que las mujeres contemporáneas tenemos el yugo de la alopecia femenina porque estamos muy estresadas. Esto es una reinvención del: "Te ganarás el pan con el sudor de la frente y tú mujer parirás con dolor", ahora pasamos a "Te ganarás la nómina con el sudor de la tu frente y además se te verá el cartón".

Personalmente no estoy de acuerdo por varios motivos:

En primer lugar, trabajar estresa (sobre todo en según qué sectores) de acuerdo, pero me imagino que el estado de ansiedad durante la guerra civil o posguerra porque no sabes si tú misma o tu familia va a salir adelante (o al menos todos vivos e íntegros, sin mutilaciones), estresa mucho más. Inclusive durante las hambrunas, con 8 hijos y no saber cómo hacer para alimentarlos y mantenerlos a todos (aunque en esa época normalmente no solían pasar de los primeros cuatro años de edad). Eran tiempos de miseria y desolación y, al margen de la alopecia por problemas alimenticios (anemia) como sucedía en esas épocas  -de hecho, si habéis leído El Perfume se describe a la madre de Jean Baptiste como "no demasiado calva" para su situación de pobreza-, creo que el estrés al que estaban sometidos tanto hombres como mujeres no era para jugarse un ascenso, aguantar a un jefe porculero o necesitar ir a la playita y desconectar en las vacaciones: era a vida o muerte.

Estos últimos tres años sí he visto alopecias por estrés laboral o por ausencia de trabajo. Muchas, muchísimas, cada vez más. Sin embargo, se trata de alopecias de tipo areata o universal en el 100% de los casos: deshaucios, oposiciones, despidos, paradas de larga duración y un sector, cuando menos, curioso: muchas azafatas de líneas aéreas.  Sin embargo, este tipo de "condición" (me niego a llamarlo enfermedad, yo no me considero enferma por tener alopecia areata en la cabeza) suele afectar a un % bastante reducido de la población tanto femenina como masculina, mientras que la alopecia androgenética femenina (AGA), según estudios recientes, podría afectar hasta al 40% del total de las mujeres.

Hace setenta años (en el transcurso de la historia esto es antes de ayer), mujeres, hombres y niños se partían la espalda trabajando de sol a sol en el campo, a veces sólo a cambio de alimento y cobijo. Si podías comprar un burro o un mulo, eras alguien muy privilegiado. Si podías comprar un tractor, es que eras el dueño del pueblo. Durante la revolución industrial las condiciones laborales eran aún peores, porque además, los trabajadores estaban expuestos a altas temperaturas (hornos) y a productos tóxicos. Estrés, alienación y mala alimentación está claro que siempre ha habido para ambos géneros. Pero las razones por las que la alopecia femenina sea algo que resulte más llamativo hoy en día, no creo que respondan sólo a esto.

Por lo tanto, ¿cómo es posible que ahora con mejores condiciones de vida y más comodidades que hace cien años, con acceso a sanidad, con la posibilidad de conseguir alimentos en cualquier supermercado (antes, si la cosecha se echaba a perder ya podías preparate para pasar hambre y morirte de asco durante una larga temporada), e incluso acceso a programas de ayudas sociales (a pesar de los indignos recortes), por qué tanta alopecia de tipo androgenético femenina - AGA?

Mi teoría, por supuesto no científica y por supuesto no soy médico, creo que puede estar más vinculada a la alimentación y estilo de vida sedentario que llevamos: demasiados carbohidratos, azúcares, comida precocinada, carne adulterada y en las grasas, al margen de tener  más o menos estrés en el trabajo. Además de que nuestra esperanza de vida se ha disparado y supera los 80 años (mujeres), cuando hace dos siglos cumplir 60 era raro, lo normal era morir de parto o de cualquier problema a una edad que ahora consideramos joven. Un gran porcentaje de mujeres que desarrollan alopecia androgenética lo hace a raíz de la menopausia, quizá es algo que siempre nos ha acompañado en el código genético, sólo que es ahora cuando tenemos la oportunidad de llegar a esa edad, como tantos otros achaques que se consideran "seniles" (diabetes senil, por ejemplo).

Y por supuesto, influye la predisposición genética. Pero, aunque seas portadora del gen maligno de la alopecia, no tiene por qué desarrollarse en el 100% de los casos, mientras que ciertos factores exógenos (por ejemplo la mala alimentación o tomar la píldora) sí pueden desencadenarla. Obviamente no existe, ni existirá, ningún estudio riguroso que relacione el consumo de la píldora anticonceptiva con una mayor incidencia de alopecia femenina (según el prospecto sólo sucede en 1 de entre 1000 casos, algo relativamente raro). A mí siempre me ha dado mal rollo tomarla, y no por motivos morales ni religiosos, sino porque creo que la fertilidad (mientras que no haya problemas de salud que lo justifiquen) es una función biológica tan natural como la respiración o la digestión, meter química en el cuerpo para alterarla puede traer consecuencias a largo plazo que quizá no se han llegado a documentar ni a relacionar todavía. Al tiempo. Esto es como lo de los viagrazos. Tabú.

Para finalizar este rollo macabeo de reflexión, sólo puntualizar dos cosas: somos lo que comemos, primera. Segunda: si llegas del trabajo y tu novio / marido te pregunta por la cena o por sus camisas, hazle la peineta y dile de mi parte: monta y pedalea.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi caso es por mala alimentación, siempre he sido de mal comer. Solo quería comer chuches, patatas, ir al macdonalds etccc y estaba más tísica que un palo.... Y por aquel entonces mi apariencia estaba bien dejando a un lado mi delgadez... Hasta que a los 19 ya me llegó la sorpresa...

Esque peor imposible, nocomia casi nada y poca cantidad. Tenía el estómago cerrado y no había forma de abrirlo.

Ahora que ya voy enseñando el cartón como doces, me estoy esforzando en comer mejor y leeo las propiedades de lo que como pra animarme más todavía y tener en cuenta los beneficios de comer tales cosas, aprte de que tubiera mi pelo en su sitio de nuevo a ser posible jejejeje

Sobre lo de hacer cosas dentro y fuera de casa, mi madre era así pobre y no sé cómo llegaba a todo... Y yo no movía ni un dedo, era más gandula que nadie...

Ahora soy ama de casa por elección propia para dedicarme a mis hijos. Y me esfuerzo en hacer todo a todos pero cuando estoy demasiado cansada o estoy enferma pido que se me ayude educadamente.

Igual que no me gustaría que mi preja me gastara problemas machistas yo tampoco quiero soltarle frases femninistas... Cada uno debe esforzarse en ayudar al otro cuando puede así de simple

Anónimo dijo...

La alopecia femenina existe desde que el mundo es mundo.

Milenrama dijo...

Opino que es evolutivo ,en 50 años todos calvos, jejejeje.

María dijo...

Hola!
Teniendo en cuenta que la mitad de las mujeres toman la pildora, sería entendible que hubiera mas alopecia por ese motivo. Yo empecé con 19 años, pero a esa edad tenia bastante pelo, comencé a notar carencia de pelo a los 27, que es cuando empecé a utilizar productos para la caida.
La verdad que nunca sabes cual puede ser la razón y si podrías solucionarlo, ojalá supieramos todo al 100 % cierto, pero la mayoria de las veces son suposiciones o ideas que pueden no corresponder con la realidad.
Nunca me hizo mucha gracia meterme quimicos en el cuerpo a traves de la pildora. Pero tenia unas reglas muy dolorosas y desagradables, me venia cuando le daba en gana, a veces se me retrasaba dos meses,sangraba como un río y me duraba mogollón,semana o mas, en teoria tengo SOP, y claro, nunca sabes el daño que te estará haciendo a la larga, pero lo pasé tan mal con la regla en mi adolescencia, que a veces la pildora es calidad de vida. Te viene puntual, puedes hacer planes, sin que te de la "sorpresa", apenas te duele, dura solo 3 dias y sinceramente, es casi como si no la tuvieras. Antes era tan dolorosa que odiaba ser mujer, me frenaba mi vida y no podia hacer muchas cosas, a veces ni caminar del dolor, me tenia que quedar encogida en la cama. Solo la empece a tomar por eso, no por no quedarme embarazada y demas, porque para el embarazo con un preservativo basta y no tienes que meterte quimicos en el cuerpo. Yo no la tomaria solo por el motivo de prevenir embarazo. Hay otros metodos.
Pero estoy de acuerdo, que a la larga nunca se sabe, yo espero dejarla pronto, ya que me gustaria tener un bebé o al menos intentarlo en un tiempo no muy lejano :)
Un saludo

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin