viernes, 29 de mayo de 2015

El post del viernes: asúmelo, tu gato no te quiere :)

Ya soy totalmente fan de vivir con gatos, y la verdad es que me encantan. Son limpios, elegantes, sigilosos, independientes pero siempre me recibe en la puerta como si fuera un perro... (aunque cada vez tiene menos entusiasmo, será que ya no soy novedad en su vida, aunque sospecho que va en función del nivel de pienso que quede en su plato).  Así que he decidio adoptar otro más, esta vez un cachorro, a ver cómo se aclimatan (espero que se lleven bien y hagan una especie de mini manada o algo así).

He estado buscando información sobre el comportamiento felino y es muy curioso. Su forma de ser a veces es enigmática, y nada predecible. Se frota en tus piernas y crees que te da cariño o quiere que le acaricies, pero en ralidad te está marcando con las glándulas de su frente. El mensaje viene a ser que "te tolera y da permiso para dejarte estar en su casa". Eso te convierte en un "ser inferior". No como los perros, que respetan y se someten a su humano al que consideran macho alfa. Últimamente le ha dado por amasarme la tripa cuando estoy en el sofá. También significa que me está marcando, pero esta vez, con las glándulas de las almohadillas (y también lo hacen para calmarse, es un instinto que tienen desde pequeños para estimular las glándulas al mamar). A veces me ronronea, y si le acaricio me muerde. Es una contradicción. En otras ocasiones así como el que no quiere la cosa salta a mi regazo y se queda grogui. Según el día. Al investigar, he encontrado este artículo publicado en El País: "Asúmelo, tu gato no te quiere":

La investigación llevada a cabo por Atsuko Saito y Zautaka Shinozuka, y publicada recientemente en la revista Animal Cognition  demostró que aunque los gatos son capaces de reconocer la voz de su amo, y deciden ignorarla (por razones, aparentemente, evolutivas). Esto es verdad.

 El estudio investigó la reacción de 20 gatos caseros. Cuando el dueño estaba fuera de su vista, los investigadores ponían varias grabaciones de tres extraños llamándoles por su nombre y después la de su amo. Se analizó su respuesta ante todas las voces en base a varios factores como: el movimiento de orejas, cola y cabeza (1); dilatación de sus ojos (2) y desplazamiento de sus patas para moverse (3). ¿Las conclusiones? Si bien los gatos tuvieron una mayor respuesta hacia la voz de sus amos (1 y 2), se negaron a moverse cuando fueron llamados por cualquiera de los participantes (3).

En palabras del propio Atsuko Saito: "los resultados indican que los gatos no responden activamente a la comunicación de sus dueños, aunque sean capaces de distinguir la voz de su amo […] Esta relación gato-dueño es totalmente distinta a la que se establece con los perros".
Los investigadores justifican esta pasividad felina alegando que es un animal que lleva 'autodomesticándose' demasiado tiempo. Al parecer, el ancestro de gato común fue el Felis Silvestris (el gato montés), un gato salvaje que fue el primero en tomar contacto con los humanos hace unos 9.000 años. Como por aquel entonces se desarrollaba la agricultura, el gato montés se acercó a nuestra especie atraído por el almacenamiento de grano. En conclusión, "históricamente hablando, los gatos, a diferencia de los perros, no han sido domesticados para obedecer nuestras órdenes. Al contrario, ellos son los que toman la iniciativa en la relación gato-humano". Vamos, que tu gato va a su rollo porque el mundo lo ha hecho así.

Resuelto el enigma de por qué los gatos nos ignoran, quizá sea la hora de descubrir por qué los humanos seguimos totalmente obsesionados con ellos y su carácter. Si no lo estuviésemos, quizá nunca se habría erigido el imperio que ha construido Ben Huh con sus LOLcats; Grumpy cat, el gato enfadado, no se habría hecho con su hueco en Hollywood o las ilustraciones de la web The Oatmeal seguirían siendo un superventas literario gracias a títulos como Cómo saber si tu gato planea matarte (Astiberri). Así que ya saben, si su gato le masejea las piernas, no es que le esté demostrando afecto, es que está buscando los puntos débiles de sus órganos internos. Animalicos.

Fuentes:
http://smoda.elpais.com/articulos/la-ciencia-confirma-que-tu-gato-no-te-quiere/4244

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con eso de que no acuden al llamarlos, llevo media vida teniendo gatos y cuando lo llamas por su nombre viene, esté donde esté y reconoce su nombre. También demuestran afecto, cuando te miran y semi cierran los ojos te están diciendo confío en ti. Es cierto que no siempre aceptan ser cogidos en brazos o acariciados, pero cuando ellos quieren pueden ser realmente insistentes para que les des mimos. Tal vez los dos gatos que tienes ahora en inicio especialmente el adulto rechace al pequeño, pero verás que acaban desarrollando un enlace y hasta duermen juntos, aparte de jugar etc. Te recomiendo que veas el programa My cat from hell, en youtube, es de un "encantador de gatos": Jackson Galaxy, te enseña cómo actuar cuando un gato tiene un comportamiento agresivo, saber por qué se comporta así y solucionarlo con algo tan sencillo como colocarles muebles donde puedan subirse y dominar el espacio desde arriba; cualquier actitud agresiva se debe a que se sienten inseguros o tienen miedo. También hay muchos documentales acerca de los gatos que te gustará ver en youtube: https://www.youtube.com/results?search_query=cat+documentary Disfruta de tus gatos, ya verás como te enamoras de su carácter independiente y de su inteligencia. Y consejito: ponles muebles con rascador y aparatología para gatos (fuentes de agua para beber especiales para gatos, cuestan unos 30 euros, ellos necesitan beber agua corriente para no desarrollar problemas renales, son reacios a beber agua en un recipiente donde esté quieta). Y si no lo están ya esterilízalos, alargarás su vida y mejorarás la calidad de la misma. Las hembras no esterilizadas suelen desarrollar cáncer de mama y útero.

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola! Mil gracias por la recomendación del programa!!
Lo del rascador en mi caso no me hace falta porque tienen árboles para hacerlo (el mayor sí, el pequeño todavía no tiene esa neccesidad por afilarse las uñas), lo que sí que me anoto es lo de la fuente de agua ya que son bastante sibaritas respecto al platito :) Un día casi me da un infarto porque cuando expulsa las bolas de pelo parece que es está ahogando, pero bueno, sabiéndolo ya no me preocupo! Gracias!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin