domingo, 25 de enero de 2015

Los remedios que a mí me han ido bien con la psoriasis en manos, pies y cuero cabelludo

¡Hola! Tal y como remarco en el título, se trata de productos y remedios que a mí sí me han ido bien para controlar y mitigar la psoriasis que padezco desde hace quince años (va por épocas, he pasado años sin brotes y ahora vienen seguidos). Se trata de un problema autoinmune en la piel. Afortunadamente no es muy excesivo en mi caso, pero en las plantas de los pies se hace bastante molesto (también entre los dedos y alrededor de las uñas, que se inflaman y duelen). No digo que le vaya a funcionar a todo el mundo ni mucho menos...

Como soy muy cabezota y bastantes fármacos (hormonas sintéticas) ya me he metido durante años por culpa de un diagnóstico erróneo, no he querido de momento medicarme para tratar la psoriasis.  Confundieron alopecia androgenética con areata difusa, menos mal que al final dio la cara con clapas peladas de forma ofiásica, aunque he tenido hoyitos en las uñas desde los once o doce años, otro síntoma más que evidente. Por eso veo con mucho recelo el hecho de volver a tomar medicamentos fuertes para las dolencias de la piel (mientras estos remedios caseros alternativos me funcionen de bien como hasta ahora).

En el momento que los brotes sean insoportables, que nada me alivie y que se haga incómodo convivir con esta particularidad, por supuesto que me tomaré o inyectaré lo que me diga el médico. De momento voy aguantando cual numantina. Eso sí, a veces la psoriasis me da tregua por dos o tres semanas, pero ahora mismo ha vuelto a un pie. Coincide con épocas de mucho estrés y también con traumatismos. Me esguincé un tobillo y la piel de ese pie se me puso como el culo de un mandril.

Lo que utilizo al menor síntoma de psoriasis es: aceite de árbol de té al 20%. Es un antiséptico (a veces la piel se cuartea tanto que sangra un poco). Es también antiinflamatorio y reduce las escamas. Sucede un poco como con el ácido salicílico y la brea de hulla, tiene propiedades queratolíticas. Hasta hoy no sabía que puede comercializarse al 100% de pureza, probablemente sea capaz de corroer el diamante jaja  en ese porcentaje (al 20% ya es bastante fuerte). Voy a tratar de conseguirlo, bastaría con diluirlo al 30% ó 40% en otro aceite (por ejemplo aceite de oliva) para que me cunda mucho más, y quizá al aumentar su concentración mis lesiones en la piel podrían sanar mucho antes.

Brea de hulla: en este post os cuento por qué la brea de hulla me va bien para la psoriasis.  Salvo por su fragancia no muy agradable (a carretera recién asfaltada, habrá a quien le guste eso como a quien le pone el olor a barniz). La novedad de finales del año 2014 fue un brote de psoriasis en el cuero cabelludo, sólo en la parte derecha de la cabeza. Algo así como un homenaje a Harvey Dent :)  Con lo que sucedió en esos meses lo que me sorprende es que no se me cayera la piel a trocitos.

Evitar la lactosa: mi padre, con antecedentes de hernia de hiato nerviosa y alopecia areata -igual que yo- es un poco intolerante a la lactosa. Digo un poco porque no siempre la leche le sienta mal, pero sí es verdad que lo evita en la medida de lo posible. Y es cierto. En mi caso particular, dependiendo de temporadas, aunque sólo beba un café con leche al día tengo digestiones muy pesadas y lo que es peor, ¡gases! El dolor y la incomodidad no son problema si lo comparamos con el tremendo apuro cuando el cuerpo decide expulsarlos. Y no por la boca precisamente. Lo divertido del asunto es que sucede cuando estás en el trabajo o en cualquier situación social comprometida: ya sea en el ascensor o en la biblioteca :)

Llevo un par de semanas con un consumo anecdótico de lactosa, y me encuentro mucho mejor de lo mío. Creo que lo noto hasta en la piel.

Aloe vera puro: el aceite de árbol de té me alivia, pero es muy fuerte. Para mitigar esa sensación de ardor, lo mezclo con un poco de aloe vera que guardo en el frigorífico. Mucho mejor. Ahora mismo lo compro en el herbolario, pero tengo pensado cultivarlo, triturar la pulpa y procesarlo para convertirlo en una especie de cosmético en gel artesanal (para mí y para regalar).

Ser disciplinada con la onagra y el omega 3: pues aparte de que va fenomenal para otros temas ginecológicos, las perlas contienen vitamina E. Se trata de un antioxidante que mantiene la piel saludable. También tomo aceite de salmón en proporción de 1 por cada 3 de onagra, es muy rico en omega 3 y vitamina D, también importante para la piel.  Además, llevo un par de meses con un suplemento muy completo que incluye Zinc y Vitamina A entre otras muchas cosas: Lamberts de la A al Zinc.

Tengo comprobadísimo que mi probdlema e psoriasis empeora en períodos de mucho estrés, pero también soy consciente de que empezaron como a los 13-14 años en plena adolescencia, por lo que seguro tienen un componente hormonal. No obstante, a mis 30, sí he tenido algún brote fuertecillo...

Estas cuatro cosas son las que mejor me funcionan, pero seguramente conozcáis alguna más, si queréis recomendar algo, ¡estupendo!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin