sábado, 1 de noviembre de 2014

¿Por qué ves a tantas chicas con alopecia por la calle, en el metro, etc...? Es culpa de SARA.

El otro día iba tan tranquila conduciendo cuando de repente se sintonizó la radio del coche. Desde que trataran de robarme la antena en las inmediaciones del parking de un hospital (manda huevos), ya no se escucha bien, tiene mucho ruido de fondo y no se captan las emisoras casi nunca. Fue una de esas sincronías tan oportunas, como en las películas cuando encienden la tele y justo sale el protagonista en las noticias. Por cierto, id a ver "Perdida" (David Fincher) si tenéis tiempo; el concepto de puta loca rompe la barrera de lo imaginable. 

Lo creáis o no, le estaban haciendo una entrevista al escritor Josep Guijarro sobre su nuevo libro "Coincidencias Imposibles". El libro recopila cientos de casualidades extremas y desgrana las últimas teorías científicas que tratan de explicar el intrigante fenómeno de la coincidencia y del azar. Me lo he comprado para ebook y es muy interesante. No es novela sino divulgativo.

No escuché el programa desde el principio, y desconozco la emisora que la maltrecha antena había pillado (podría ser Melodía FM ya que la voz de la locutora se parecía a la de Nuria Roca), pero lo que más me llamó la atención, casi providencial, fue el comentario de una de las contertulias del programa unos segundos después de que se encendiera mi radio de repente:

- "Cuando estaba embarazada, sólo veía embarazadas por la calle y ahora ya no tantas, ¿por qué sucede este fenómeno?". El autor de "Coincidencias Imposibles" respondió de manera tajante: "Por el SARA". SARA es el acrónimo de Sistema de Activación Reticular Ascendente. La psicología explica a través de este sistema que normlamente fijamos nuestra atención -a veces de manera inconsciente- en algunas cosas, mientras que ignoramos o damos menos importancia a muchas otras.

Según Guijarro, en base a su investigación y a muchos otros estudios científicos publicados, la atención es una cualidad de nuestra psicología que funciona como un filtro. Cada segundo que pasa, nuestro cerebro recibe entre ocho y once millones de bits de información (que se dice pronto), pero no prestamos atención a la mayoría de estos datos porque no nos aportan valor, ni son necesarios para nuestra supervivencia o, lo que es clave de "ver embarazadas" o "ver chicas con alopecia": porque no están relacionados con los intereses que perseguimos en ese momento de nuestra vida.

En "Coincidencias Imposibles" se compara el cerebro humano con el funcionamiento del algoritmo de Google: cuando hay una meta específica (una keyword) es cuando captamos las posibles soluciones. Si no lo buscas (ni siquiera de manera inconsciente) no lo vas a ver.

Por tanto seguro que últimamente -o en ocasiones en las que estás de bajona respecto a tu alopecia o experimentas más caída- ves a muchas chicas en la misma situación o peor caminando por la calle, en el metro, en el bus, en la cola del supermercado, en tu facultad, en un restaurante... ¿Esto es una señal del universo para consolarte? ¿Es el destino que se burla de ti, bala perdida? ¿Es que de repente la alopecia afecta a un mayor porcentaje de la población femenina? NO. Estás tan focalizada en este aspecto de tu vida personal que tu SARA es lo primero que capta. Por tanto, de manera inconsciente, prestas más atención a ese estímulo (ver a chicas con alopecia femenina) aunque creas que es fruto del azar. Y probablemente lo hayas experimentado con cifras numéricas como el 11:11, con marcas de coche o con un vestido que tienes en mente y justo se lo ves puesto a una vecina en el ascensor (aunque no sepas ni cómo se llama). Responde a ese mismo mecanismo cerebral :)

La atención es selectiva. Seguramente te haya costado un mundo memorizar la tabla períodica pero tengas facilidad de recordar -todavía- la letra completa de las canciones de BackStreetBoys ¡y en inglés! De hecho SARA normalmente nos aporta felicidad porque nos "deja ver" aquello que nos interesa, que nos gusta ¡o que nos consuela! Mal de muchas... ;-)

4 comentarios:

Rebeca dijo...

Totalmente de acuerdo, ahora no paro de ver chicas con alopecia por la calle, metro,.. Antes tambien las había claramente, solo que a mi no me importaba porque yo no tenia ese problema y ni me fijaba. De hecho, hasta por los menos los 22 años, ignorante de mi, pensaba que solo se le caia a las señoras mayores. Que es algo que sigue pensando mucha gente, que las mujeres no tienen alopecia. Si se fijasen mas por la calle verian que si la tienen, pero hay creencias arraigadas y la gente las cree y luego ni contrasta con la realidad, porque en realidad ni es su problema ni le interesa. Cuando ya nos sucede nos empezamos a fijar. Yo tenia la certeza que como tenia tanto pelo y la alopecia no existia apenas entre las mujeres, luciria una cabellera hasta muy abanzada edad. Me equivoque... A mi prima le empezó a suceder antes de mi, y tenia un pelazo de espanto de pequeña, pero como siempre pensamos, yo pehse, mal a de ser que tambien me toque a mi, pues me tocó, y es lo que hay y es hora de aceptarlo. Tambien es cierto que hay cosas mucho peores, al fin y al cabo esto es solo pelo y es estetico, no sirve para nada mas que adornar la cabeza, si nos falla el corazón, el higado, eso si que es peligroso, y complicado de solucionar. Supongo que al final con una peluca está la solución.
Pues lo dicho, que yo ahora veo muchas chicas con bastante alopecia por la calle, y algunas van tan felices luciendo su cartón, y yo a veces me pregunto, porque yo estoy tan acomplejada? Creo que porque en el fondo siempre fui vanidosa y le di una importancia fuerte al fisico, como era timida e introvertida pense que por el fisico que en mis tiempos era muy mona, todo lo tendria ganado, pero tambien volvi a equivocarme. Si no tienes una buena personalidad, el fisico no sirve de mucho a la larga. Al menos en mi caso.
Ahora intento centrarme en otras cosas, pero mi orgullo y vanidad me hace sufrir mucho por este problema. A seguir con el crecimiento interior y tal vez algun dia no me llegue a importar tanto.
Un saludo!

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Bueno, la vanidad (que también ha sido mi talón de Aquiles) sí es determinante a la hora de superar o no un complejo físico. En otras ocasiones no es tanto por vanidad sino por inseguridad, por ser una persona débil y haberlo sido siempre, así que el pelo es la puntilla porque es lo que más se nota (pero estarías igual si se te pusiera la cara con cicatrices queloides de granos).
Conozco a gente que sigue adelante sin ningún complejo después de haber sufrido accidentes con mutilaciones y quemaduras muy graves, incluso con secuelas en zonas muy visibles como la cara(porque las piernas ortopédicas, con ropa por encima no se notan absolutamente nada). Eso sí, normalmente han recibido terapia y soporte psicológico. Las alopécicas normalmente somos reacias a este tipo de asistencia y es un error: ¡Yo no necesito un loquero, lo que necesito es un dermatólogo con varita mágica que me devuelva mi pelo! Y eso normalmente sólo pasa en las películas. La tendencia es descargar nuestra frustración en los demás, y por supuesto responsabilizar al prójimo de todo lo que te pase (aunque no te des ni cuenta, es más la actitud y cómo proyectas). Al final tu pareja o tus seres queridos que no tenían absolutamente ningún problema con tu alopecia, te rechazan o te evitan por la persona en la que te has convertido y cómo les tratas :)
Quizá las chicas a las que ves felices por la calle han tardado años en aceptar la situación y han sufrido lo suyo, así que ahora ya después de pasar página hacen vida normal. O quizá esa alopecia es consecuencia de haber superado un cáncer grave tras ciclos de quimioterapia tan fuertes que les destrozaron los folículos pilosos, pero ahora siguen con vida :) Es complicado de saber.

Anónimo dijo...

Jo, pues a mi me pasa todo lo contrario, veo solo chicas con melenazas increíbles... ains

Anónimo dijo...

Hola!

Creo que ambas coincidencias (ver muchas chicas con alopecia o con pelazo) son consecuencia del mismo fenómeno :)

Yo he pasado muchos años yendo por ahí con mi alopecia bastante avanzada y la cabeza bien alta (seguramente era una de las que dice Rebeca que parecen ir tan felices, aunque la procesión va por dentro).

Hace 9 meses me puse una prótesis parcial y estoy encantada. A veces me da por pensar que debería habérmela puesto mucho antes, que he pasado malos tragos sin necesidad, etc. Aunque quizá era parte necesaria de un proceso: durante muchos años he tenido que vivir con esto y afortunadamente aprendí a aceptarlo como lo que es: un problema, problemilla o problemón de carácter estético que (¡¡menos mal!!) tiene solución. Lo que quiero decir es que he conseguido una actitud mental que me permite disfrutar de mi nuevo pelazo postizo, jeje, en lugar de estar acomplejada (¿se nota? ¿qué pensará la gente?) o vivirlo como un castigo (por tener que hacer mantenimientos, por ejemplo).

Y por cierto, he dejado de ver gente con alopecia por la calle!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin