viernes, 21 de noviembre de 2014

El post del viernes: vivir sin generar desperdicios

Foto: www.seguimosinformando.com
El otro día estuve media mañana como puta por rastrojo geisha por arrozal buscando unos bastones de caramelo y unas galletas de jengibre para una sesión de fotos. Aunque se ven en todas las series y películas americanas que se ambientan en Navidad, no sabía ni por dónde empezar a buscar en Madrid, ¡y en noviembre!

Afortunadamente hay una cadena de tiendas que venden productos de alimentación típicos norteamericanos (Taste of America, C/ Serrano 149 ), ¡y conseguí encontrarlas allí! Una vez dentro, me quedé alucinada con la cantidad de dulces, galletas, postres, tartas, bollos, donuts... (en general de toda la repostería industrial) que tienen.

Os va a sorprender pero no me compré nada para mí, ni unas tristes cookies. De hecho he perdido como 4 kg en un mes (el doble de lo que se considera saludable) y se me ha puesto una cara de granos... Me ha comentado una nutricionista (que es clienta, y me aprovecho para preguntarle cosas) que cuando se pierde peso en un breve período de tiempo, se liberan toxinas que estaban en la grasa al torrente sanguíneo y que es normal que salgan granos y sarpullidos, que te encuentres cansada o con mal cuerpo. A ver si esto se soluciona en breve. Parezco un teenager.

Bueno, a lo que iba, que si véis la cantidad de paquetes, bolsitas, envoltorios, papelitos, cartones y cajitas flipáis en colores. La última vez que tuve un Stendhal de estos con miles de productos de alimentación nuevos para mí (exóticos) fue en una de las tiendas de General Margallo (aka China Town) donde puedes encontrar productos que normalmente se venden en supermercados de China, Japón, Tailandia, Vietnam... (desde el típico ginseng hasta medusas congeladas pasando por toda la repostería friki japonesa y catorce mil infusiones chinas).

¿Y por qué os estoy contando esto? ¿Qué tiene que ver? Pues que me viene al hilo (o al pelo) de un artículo que leí ayer sobre una familia norteamericana ¡que lleva meses sin producir basura! No utilizan envoltorios, ni siquiera el manido papel albal para envolver bocadillos, ¡ni tubos de pasta de dientes! La verdad es que yo todos los días al menos genero una bolsita, aunque trato de separar por contenedores. No os perdáis este artículo y también su vídeo blog, ¡no tiene desperdicio!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin