lunes, 6 de octubre de 2014

¿Qué es lo que más estropea un parcial o una peluca, y cómo evitarlo?

Foto: Perfil de Pinterest de Jeremy Clarkson
Tengo un coche que es una tartana. Necesitaba algo econónico y operativo para manejarme principalmente por la ciudad,y además tampoco soy muy sibarita ni aficionada al motor. Por pedir me gustaría tener un deportivo descapotable jajaja, pero ni me obsesiona la idea, ni lo necesito hoy por hoy ni quiero gastarme tanto en gasolina. Esto no tiene nada que ver con los pelos, pero es un ejemplo que todo bicho viviente que maneje un coche a diario lo entenderá.

A veces, insisto tengo un coche considerado "viejo", me da problemas inherentes a su desgaste. Reconozco que a la mínima lo llevo al taller a que lo revisen (y pagar por ese servicio si hay que hacer algún arreglo, obviamente). Mi chico, en cambio, es un friki de la mecánica y entiende mucho del tema (de hecho participa en algunos foros y blogs relacionados con el mundo del motor, así como tiene varios coches  y restaura clásicos). A él no le importa para nada pasarse un fin de semana revisando las tripas de mi "bólido" y trasteando aquí o allá, tratar de averiguar la causa de la avería (y arreglarla).

¡Qué chollo de novio, pensaréis! No. Hay dos problemas de base: primero, cuadrar un fin de semana que nos venga bien a ambos. Pueden pasar 7, 15 ó 40 días (verídico). Mientras tener el coche parado, o circulando con el miedo a que me deje tirada en cualquier momento. Segundo: no es un profesional de la mecánica. Es simplemente una persona muy aficionada, que lee mucho sobre el tema y con más conocimiento que la media porque en su vida ha arreglado quizá seis o siete coches a lo sumo (mientras que el señor del taller arregla esa cantidad, o más, cada día de la semana). Obviamente si mi novio consigue solucionar la papeleta tras cacharrear un par de horas, voy a ahorrarme no sólo dinero en mano de obra sino también en el recambio (pero esto sucede si me tiro dos tardes de desgüace en desgüace preguntando si lo tienen, o arriesgándome a comprar suministros de segunda mano por internet, y la cosa es que tampoco voy sobrada de tiempo libre).

Pero, ¿Y si finalmente no lo consigue arreglar o si sabemos el problema pero no encuentro la pieza?  Tendría que llevarlo de todas maneras al taller de Paco: habré perdido tiempo y me tocará gastar la misma cantidad que si hubiera acudido directamente a él. Conclusión: prefiero no escatimar en este tema (necesito el coche cada día), así que, al mínimo ruido o comportamiento extraño lo llevo a revisión. Esto significa, obviamente, que gasto menos dinero en otras cosas para compensar.

Con los sistemas capilares pasa exactamente igual.  Si eres una persona aficionada, mañosa y con tiempo de sobra puedes ahorrar dinero. Pero si tienes mil historias que hacer, no te sobra ni un minuto, prefieres pasar los fines de semana haciendo cualquier otra cosa y, además, te lo puedes  permitir, contar con el servicio de un profesional te evita líos. Todo este rollo del coche que os he largado antes es para justificar que ni tanto ni tan calvo. No es de recibo destinar 200 ó 300€ en mantenimientos capilares al mes con esta crisis (que poder se puede, hay gente muy boyante), ni tampoco pasa nada por disfrutar puntualmente del servicio. Es cuestión de priorizar. Podría comprar ropa mucho más cara si usara el autobús y me ahorrase póliza de seguro y gasolina. Pero no. Eso lo hacía cuando iba al instituto: mi aspiración era llevar unas zapatillas Vans de 100 euracos (no pagaba ni casa, ni comida ni facturas ni coche, jaja, qué vidorra). Cambio de prioridades.

Después de esta chapa, ¿qué es lo que más estropea un parcial o peluca y cómo evitarlo?

Hay dos grandes grupos, los factores evitables y los inevitables. Empecemos, pues:

FACTORES EVITABLES (dependen de tu decisión de compra y de tus expectativas de tonalidad y peinado).

- Tipo de pelo. No es lo mismo (no es lo mismo, insisto) usar pelo de origen europeo que pelo de origen asiático. Hay decenas de motivos, pero los evidentes son: para que os hagáis una idea, en India más de la mitad de la población (+ de 500 millones) no tiene acceso a agua corriente. El cabello es un producto de origen humano (como las uñas, piel...) y se cimenta principalmente en condiciones fisiológicas (salud, buena alimentación, higiene) así como en otros factores exógenos (oxidación solar, clima, contaminación) y otros como son las planchas, secador, tenacillas, tintes etc etc que se haya aplicado el donante (normalmente la población hindú que dona pelo por motivos religiosos son peregrinos de origen muy humilde que como máximo utilizan henna).


- El pelo chino, aunque también procede del continente asiático, tiene otras características. En primer lugar, no es un pelo que se dona en los templos sino que circula en un mercado, así que, para conseguir vender a buen precio, los estándares son más exigentes. Asimismo es un pelo mucho más grueso y resistente por naturaleza, pero no integra bien con un cabello caucásico afinado por la alopecia (ni en textura, ni en grosor y normalmente tampoco en tonalidad). Pero, si quieres meterle tralla con tintes, permanentes y que sea duradero: usa chino. Eso sí, probablemente se note más la diferencia con el tuyo biológico. Pero si llevas peluca completa no hay nada que integrar. Se apreciará que tienes una buena mata de ,pelazo fuerte, tupido y recio (ojo, no a todo el mundo le gusta ese resultado).

- Color. Si te decantas por el pelo asiático, es inherente que el color virgen sea oscuro en la gama de  casi negro, castaño oscuro, caoba oscuro y chocolate avellanado a lo sumo. El matiz del pelo moreno aclarado por la oxidación natural es el cobrizo (no dorado).  Muchas chicas no desean llevar el pelo negro sino rubio ceniza (como el suyo), por tanto, hay que procesarlo.

El proceso industrial del cabello consigue, en una sóla sesión, pasar de un casi negro a un prácticamente nórdico, y para conseguirlo se aplican decoloraciones y pigmentos industriales (como con la ropa). Lo mismo suede con el rizo si acaso hay que permanentarlo. Obviamente, el cabello sufre y la cutícula se daña (se sella con silicona, pero es cuestión de tiempo que se pierda con el roce y los lavados) por lo que su duración es menor (yo diría que hasta un 50% dependiendo del uso que le des al sistema).

- La exposición al viento o al sol es invevitable si sales a la calle, así como el roce diario (excepto si llevas el pelo tan corto que ni siquiera el cuello de la camisa lo alcance). Dormir con ello es opcional (a no ser que uses prótesis capilar adhesiva, integración con reajuste, anillado..., es decir, algo fijado a la cabeza).  Por tanto, si necesitas que te dure mucho, no lo uses más que para salir de casa. Hay protectores solares para el pelo y también sérums específicos que lo protegen. Cuanto más inviertas en cosmética (y si puedes permitírtelo, en alta cosmética), mejor mantenido estará.

- Planchado y secado. El abuso de las planchas y de secadores estropea cualquier pelo (el tuyo, el mío y el de tu prima). Imagínate si además no se puede sanear (porque no crece). Por lo tanto, si quieres un estilismo extra liso hay tres opciones: o chino o caucásico de textura lisa natural o freírte con la plancha el indio. El cabello hindú (insisto en el concepto hindú porque se dona en templos) es normalmente ondulado o muy ondulado. A veces nos hemos sorprendido con pelo chino virgen que tiene ondas tras dejarlo seccar al natural, pero habitualmente es más tieso que la rodilla de un playmobil.

La diferencia entre un parcial estupendérrimo tras dos años con otro que se ve claramente desgastado (sobre todo de medios a puntas) radica básicamente en el uso: no teñir, no dar mechas, que no sea pelo procesado, quitarlo al llegar a casa, no usar planchas ni tampco el secador de mano. Pero, aunque ahorres en sistemas, tiene que ser un tanto aburrido :)

FACTORES INEVITABLES (porque vives en el mundo real).

- El sol, el viento, la polución ambiental, el roce inevitable con la ropa, accesorios como pañuelos y bufandas, los cepillados, los lavados (el agua doméstica está clorada, pero puedes rizar el rizo lavándola en Vichy Catalán) y todo lo que supone hacer vida normal, trabajo, deporte y ocio fuera de casa. El toqueteo, que puntualmente te apetezca usar tenacilla o planchas, que quieras hacerte mechas californianas, que te acerquen una bengala o un cigarro y te lo quemen en nochevieja, o incluso que te inviten a una barbacoa y tengas que lavarlo y peinarlo dos veces el mismo día porque te huele la cabeza a hoguera que echa para atrás. 

- La duración de un pelo en función de su origen. Lo que comentábamos más arriba. Un pelo chino aguanta carros y carretas porque es grueso, duro y resistente. Muchas chicas lo rechazan precisamente porque se nota el salto entre su pelo natural y el del parcial. Un pelo de origen europeo (de raza caucásica, es decir, blanca) va a durar en buenas condiciones hasta el doble que un cabello procedente de India. El pelo afro por ejemplo no se trabaja en posticería porque es exageradamente fino y se parte con la mirada. De hecho lo que se usa es chino muy permanentado :)

- La oxidación natural. Aunque uses protector solar, térmico, sérums, aceite de argán y le pongas una vela a María Auxiliadora, el pelo pierde y perderá propiedades con el uso diario (hidratación, elasticidad...). No se puede curtir como el cuero, por lo que cualquier sistema tiene una obsolescencia, sobre todo si es cabello procesado de fábrica y lo utilizas las 24h.

¿Consejos?

- El primer consejo es: no te rayes.  Cada cual tiene su poder adquisitivo y sus prioridades. Una persona puede preferir tener un descapotable o un Louis Vuitton a un parcial ruso rubio natural. Y no pasa nada.
Afortunadamente hoy por hoy gracias al mercado global tenemos acceso a pelo chino, indio, malayo, ruso y hasta de Pernambuco. Ya no es necesario un desembolso de 1500 ó 2000 euros como antaño para disimular la alopecia (sobre todo si es algo que nos acompleja mogollón).

- En mi caso particular, he usado todo tipo de pelos habidos y por haber, y yo personalmente me quedo con el europeo. Pero también sé que, si me lo pudiera permitir, después de recorrerme todas las zapaterías de Madrid me quedaría exclusivamente con Manolo Blanhik o con Louboutin. Prioridades.
- Lo ideal es hacer vida normal. Que te apetece ir a la playa: ve a la playa. Que te gustaría ir a la piscina, pues a la piscina. Que ahora lo quieres con mechas azules, rosas y verdes (es la moda), pues hazlo. Un sistema tampoco te puede limitar ni amargar la vida al igual que lo hace tu complejo por la alopecia. Eso sí, si me pongo mi mejor blusa para entrenar en el gimnasio, no me sorprende si se me estropea antes. De cajón. La clave es probar y averiguar en base a tu experiencia personal (no a la de alguien que no hace tu vida) cuál es lo que mejor te va. Seguro en otras circunstancias no necesitarías comprar pelos, pero te lo fundirías en ropa todas las semanas (y lo sabes). Teniéndolo en cuenta, plantéatelo como una inversión en calidad de vida :)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin