viernes, 3 de octubre de 2014

El post del viernes: la máquina casera de manicura permanente en gel de Essence

Manicura Dexter - www.kahrtalk.com
En casa del herrero cuchillo de palo. Odio peinarme, y hay algo que odio aún más: que me peinen. Si a eso le sumamos que soy una vaga redomada en temas de estilismo, lo más rápido es llevar una coleta de cualquier manera o un moño de bailarina desecho (otro día os hablaré de mis nuevas horquillas Goody's, una maravilla), hasta incluso los fines de semana. Creo que la terapia no me eliminó todos los traumas que tengo respecto al pelo jeje, pero bueno, supongo que es normal.

Pero, hay una cosa que sí me gusta que me hagan, y que me relaja mucho: la manicura. Y como ya sabéis, al tener psoriasis en las uñas, la superficie es bastante fea a la par que quebradiza (se me pelan a capas) por lo que llevarlas bien pintadas marca bastante la diferencia.  Reconozco que soy una sibarita e iba todas las semanas a manicura. Pero, al pasar mínimo seis horas al día frente al ordenador, dándole a la tecla, tenía un problema: me gastara 20 € en una premium con esmaltes buenos (china glaze, OPI, Salerm...) ó 5 euros en los chinos, a los dos días me pasaba igual: se empezaban a descascarillar.

Entonces llegó la manicura permanente a mi vida. En una primera y única ocasión. Problema: me limaron toda la superficie, así que mi birria de uñas psoriásicas quedó en super mega birria. Esta vez no pasaron dos días, pero sí seguramente menos de siete y empezaron a desconcharse otra vez (lo cual no me sale a cuenta, pues económicamente cuestan más del doble).  El arreglo consistía en volver a erosionar toda la superficie y meter más pegote. Así que, a mí, la manicura permanente me va mal. Pero es la gloria para muchas chicas, porque el color no se va ni con soplete (lo que se marca es la línea de crecimiento).  Al limpiarlas, no tenía uñas, tenía papel de fumar. Tuve que esperar a que se regeneraran por completo para poder llevarlas largas.

Imagen: perfumeriasif.com
Un buen día, rebuscando en el Bodybell cual yonki de potingues y cosméticos, me topé con la lámpara USB para hacer manicura en gel casera de Essence. Además, suertuda de mí, estaba de rebajas (base, peel off, top coat, lámpara y disolvente por unos 30€). Vale con cualquier pintauñas de Essence (obviamente, por lo tanto, funciona con cualquier esmalte de cualquier marca).

Las instrucciones son más o menos así:

- Primero eliminas los restos de pintura con acetona, te lavas bien, te limas etc etc etc. Hay gente que recorta o retira las cutículas en casa, a mí me da dentera y paso total (de hecho cuando me lo hacen prefiero no mirar).

- Con las uñas bien secas, aplicas la base (se evapora rapidísimo, creo que es básicamente alcohol, valga la redundancia).
- Aplica una capa de peel off (es opcional, de esta manera cuando quieras retirar el gel, simplemente rascas con la uña y literalmente la pelas entera sin dañar la superficie). Ojo, capa fina, el primer día que me las hice me quedaron gordotas, vulgares y horrorosas.
- Mete un dedo bajo la mini lámpara y presiona el botón. En otros países venden la buena (que te cabe toda la mano). En España sólo se comercializa la pequeña, que reconozco es incómoda. La ventaja es que sólo tarda 10 segundos por uña. Cuando lo saques estará pegajosa todavía, ¡no pasa nada! Limpia la superficie con un algodón empapado en disolvente. ¡Magia! 
- Ahora píntalas de lo que más rabia te dé. Yo suelo usar los esmaltes de secado rápido y procuro dar una sóla capa, si no, quedan demasiado gruesas para mi gusto (pero en la caja pone que dos).
- Una vez que estén secas, aplica el barniz (top coat). Ojo, no es transparente sino amarillento, así que apaga bastante el color final de las uñas. Si las quieres rojas el resultado tirará un poco a naranja. Metes las uñas en la lamparita de una en una, y terminas con el disolvente. Hala, ya puedes hurgarte la nariz, tocar el piano o ponerte guantes de boxeo que no se te van a estropear.  Eso sí, con el paso de los días obviamente van perdiendo el brillo.

OJO AL DATO:

- Al principio te quedarán gruesas y feas (incluso vulgares) hasta que le cojas el truquillo. Recuerda: menos es más. No apliques mucho pegote, con lo mínimo vale. Eso sí, distribúyelo bien por toda la superficie de la uña.
- Si te sales de la uña y te pintas la carne de alrededor, probablemente notes quemazón bajo la lámpara.  No sé si es muy peligroso para la piel, yo es que aguanto lo que me echen.
- Lo que es prescindible del pack es la base y el peel off. Con que compres la lámpara, el disolvente especial y el top coat  ya te vale. Yo me lo llevé todo porque costaban 0.99€ (el precio normal es unos 3.5€ cada frasco, creo).
- Para manicura francesa hay top coat especial perlado (no amarillo).

Al principio hacía todo el proceso paso a paso, y entre pitos y flautas me entretenía más de media hora (con dos capas de color). Ahora ya lo he adaptado a mi rutina:

Esmalte: Maybeline Color Show Glitter Manía tono Pink
- Me limpio bien con quitaesmalte sin acetona. Aplico una capa de endurecedor UNGLAX (lo necesito). Espero uno o dos minutos a que se seque completamente.
- Me pinto del color que me guste más, normalmente una capa pero paso el pincel dos veces por el mismo sitio. Mis esmaltes favoritos son los que tienen glitter, ¿por qué? Porque si con las prisas te pintas mal o te rozas sin querer mientras se secan ¡no se nota!
- Espero a que se seque bien (unos cinco minutos por si acaso).
- Aplico el top coat, finito, enchufo la lámpara al USB (también tiene para pilas), y 10 segundos cada dedo. En mi caso (no suelo fregar) donde se me salta la pintura es en el borde de las uñas por darle a la tecla, así que me aseguro bien de que esa zona queda totalmente cubierta y protegida.

Total, ni 15 minutos para hacerme ambas manos. Compensa. 

Hoy es jueves por la noche (este post está programado), llevo desde el lunes haciendo vida normal y sólo hay un ligero desgaste (que no desconchón) en el filo de las uñas pulgar, índice y corazón en  ambas manos (soy diestra pero curiosamente tecleo más fuerte con la izquierda). Si las llevase más cortas me durarían perfectas seguramente más de una semana e incluso dos. En la caja pone que pueden llegar máximo a tres.

Eso sí, sin la capa peel off, retirarlo es un coñazo (me ayudo con el palito de naranjo), pero a cambio, el resultado será unas uñas más finas.

Recomendadísimo si queréis llevar las uñas siempre bien pintadas y no os importa montar el embolado en casa con las bases, esmaltes, lámpara y disolventes (con que lo uses una vez a la semana durante un mes amortizas la inversión). Por cierto, ya me han llegado unas pegatinas muy chulas de AVON para decorar las uñas (estilo vidriera), estoy deseando probarlas (círculo azul imagen de la derecha). Parece fácil pero aplicarlas sin burbujas es un poco lío al menos la primera vez, ¡a ver qué tal! 

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin