viernes, 31 de octubre de 2014

El post del viernes: me gusta ser cocinillas

Y se me da muy bien, pero no cocino casi nunca. Es como tener un cuerpazo y vestirte con un saco de patatas, ni lo disfrutas tú ni mucho menos puedes alegrarle la vista a nadie. En este caso el paladar. Mi madre, siendo yo pequeña, me echaba de la cocina porque "le ponía nerviosa" verme trasteando  con mis manos de cazo, lo dejaba todo perdido, rompía vajilla, más que ayudar incordiaba.

Pero, por alguna extraña razón, en el momento de vivir por mi cuenta, lo más fácil habría sido tirar de menú universitario o de fast food (que también, no hay más que verme el culo), aprendí a cocinar de la noche a la mañanaa: en un rato hacía un risotto, una bavarois de verduras y una mousse de chocolate :) En serio.

Yo lo llamo cocina intuitiva, pues nadie me ha enseñado paso a paso, pero leyendo libros, viendo programas y fijándome, la verdad es que se me da bastante bien. De hecho, invento mis propias recetas con más o menos éxito.  Lo que pasa es que últimamente me da mucha pereza meterme en la cocina. Aunque a veces me da el cuarto de hora y me viene la vena master chef :)

Ahora que estamos en temporada setera, quiero compartir esta receta de risotto de boletus a lo rápido, ¡para chuparse los dedos!
 '
Ingredientes, para dos personas:

1 boletus natural, de temporada, nada de deshidratado ni al aceite.
1 cebolleta no muy grande, cortada en daditos.
1 vaso de arroz La Cigala. No es específico para risotto, pero es la maca que más me gusta.
2 pastillas de mantequilla.
1 Sal y pimienta.
Medio vaso de vino blanco.
2 vasos de agua.

Paso a paso:

Pocha la cebolleta en la mantequilla, y cuando esté transparente, añade el boletus laminado. Espera a que coja un poco de colorcillo, salpimenta y echa el vaso de arroz. Remueve bien para que absorba los sabores.  Añade el vaso de vino y espera unos minutos a que se evapore. Echa el agua y baja el fuego a media temperatura. Tiene que cocinarse plop plop plop. Para el efecto meloso, finalizo derritiendo una porción de mantequilla (mezcla bien con una cuchara de palo).

En total se tarda menos de 30 minutos y el resultado es muy rico :)



jueves, 30 de octubre de 2014

Pelo indio vs. pelo europeo, ¿qué elegir para una prótesis capilar o un parcial?

Imagen: http://dreamsofmylittleworld.blogspot.com.es/
Aunque soy fan incondicional del pelo ruso, este post no es para intentar convencer a nadie de que se pase al otro lado de los Urales. Todo lo contrario. Voy a cantar las alabanzas del pelo indio, y voy a sacar a relucir los inconvenientes del pelo europeo, ¿a que no os lo esperábais?


1) Si eres bruta y borrica, como yo, el pelo asiático es más grueso y por tanto más resistente. Sobre todo el cabello de origen chino. El pelo europeo es más quebradizo y se rompe fácil. Hay que desenredarlo con cuidado, y ser especialmente cuidadosas en húmedo, porque se parte como la mantequilla de
Soria sin darte ni cuenta.

2) Enredos... cuanto más fino y delicado, más se enreda. Y para colmo, lo tienes que cepillar despacito y buena letra, así que en ese aspecto puede dar algo más de trabajo.

Un enredo + un cepillado rápido = llenar el lavabo de pelos partidos. 

3) Siliconas a cascoporro, ergo, se ensucia más.  El pelo asiático necesita muchísima hidratación, porque es un cabello más poroso, más rígido y más seco.  Pero, aunque el pelo europeo no requiere tanta hidratación, sí necesita más peso, más aplomo: yo aplico mascarillas que son  prácticamente silicona pura, y por tanto, más complicado de aclarar, aportan mucha más grasa. Si además tienes la manía de tocarte la cabeza 200 veces cada día, la extenderás como la pólvora. 

Imagen: película Dogma.
4) La almendra mística. Sí, es una comparación un tanto blasfema, pero me hacía mucha gracia cuando estudiaba Historia del Arte y mi profesor se refería así al óvalo que rodea a los Cristos Pantocrátor del período Bizantino. Cuando llevas pelo ruso tan exageradamente fino, a veces vas a lucir ese halo de santidad incorporado en la cabeza. Una especie de aura dorada angelical hecha a base de decenas de pelillos más finos que el pellejo de los dientes, que destellean al trasluz. Al no pesar nada, se bufan.

 5) Las puntas abiertas. Sí, es paradójico pero en un pelo europeo tan fino las puntas suelen estar más defenestradas que en el asiático. Por eso, lo idóneo es una largura neta de 30-35 cm (digo neto porque el mazo en bruto mide mucho más antes de elaborarlo). El pelo asiático, sobre todo el chino que es más gordo, puede ser de 40-45 cme en neto con las puntas en mejores condiciones.  Con el uso, las puntas del pelo ruso sufren más debido al roce. Pero, en el resto de la melena, su suavidad, movimiento, hidratación, elasticidad, tonalidad... la verdad es que no tiene rival.

6) Haz como el de Crepúsculo: huye del sol como si no hubiera un mañana. A mí los sombreritos, gorras y pañueños me agobian. En cuatro míseros días de playa y piscina creo que se aclaró al menos dos tonos. Pelo rubio oscuro + fino = pelo rubio dorado surfero en un tris.  El pelo asiático también se oxida con el sol, y se queda más tipo pajizo, pero no tan rápido.

7) Olvídate de planchas y secador si quieres que las puntas estén lo mejor posible y lo más selladitas el mayor tiempo. Yo, por ejemplo, lo que hago es secar bien la base, peino la raiz con calor (al estar anudado de manera perpendicular al tul coge volumen y no me gusta) y de medios a puntas lo dejo secar a su bola. El primero era bastante ondulado, y engranaba muy bien con el mío. Este segundo tiene una textura más bien lisa natural, de hecho se ondula bastante poco. Lo que hago ahroa es pasarme las planchas en el mío biológico (lo tengo frito, pero crece rápido y se va saneando).

8) El bolsillo. De perogrullo. El pelo indio es muchísimo más barato por dos motivos. Primero: en India no se vende, se dona a los Dioses. Los distribuidores (los propios templos) no tienen gastos de materia prima así que se permiten precios más competitivos. Segundo: la oferta. Si comparamos las toneladas de pelo indio que se ponen en circulación cada mes con las de pelo de raza caucásica, yo creo que podemos hablar de una proporción 100 contra 1 siendo optimistas. Y como muchas otras cosas limitadas en el planeta, el bolsillo lo nota: diamantes, caviar, perlas negras...

9) ¿Establecer una carta de colores cerrada para cabello virgen europeo? Ni lo sueñes. Yo creo que habrá tantos colores y tantos matíces casi como cada persona que decide vender su pelo. Cientos. Miles. Con el pelo asiático es sota caballo rey. Virgen 1, virgen 2, virgen 3 (el más rojizo). Y los matíces son siempre caoba, cobre y chocolate. Con el pelo chino ni siquiera hay tantas opciones.

Muchas clientas me dicen: quiero pelo europeo pero tiene que ser como un #6 de Loreal. Uff, si lo clasificara en serio habría 6.1, 6.0, 6.3, 6.44... por eso es más complicado cuadrarlo si no es con una muestra. Inclusive aunque mandes fotos, no se ve igual como en persona. He tardado siete meses en dar con el tono idéntico a mi raiz biológica ya que he dejado de teñirme, pero de medios a puntas obviamente ahora me queda oscuro.  El efecto es tipo degradado es como si llevara mechas californianas, y en otoño invierno este look no me mola nada.

Como véis, se puede sacar punta y poner pegas a cualquier cosa, inclusive a conducir un deportivo de gama alta: que si chupa mucha gasolina, que si el seguro a todo riesgo cuesta un riñón, que si los recambios están por las nubes etc etc, pero a mí honestamente no me importaría levantarme por la mañana y descubrir que se ha materializado un Jaguar por arte de magia en mi garaje :)  ¡Y esto en España sí que pasa, no es ficción!

miércoles, 29 de octubre de 2014

¿La alopecia femenina afecta al creciemiento de la largura del pelo?

Es una pregunta que me consultan mucho, y eso que yo de medicina cero patatero porque obviamente no he estudiado nada relacionado con el sector sanitario (que esté homologado).

Lo normal es que el cabello crezca 1 cm cada mes, menos a mí que me crece el doble o el triple (cosa que no entiendo, porque me alimento fatal y no tomo las vitaminas). En el caso de tener diagnosticada alopecia androgenética femenina, sí que puede influir el hecho de que en proceso biológico de miniaturización de folículos, la fase anágena se acorta (la de crecimiento, que dura entre 2 y 8 años), así como una disminución del diámetro de cada cabello, y como consecuencia, se rompe con mayor facilidad (a más fino, más quebradizo). Por lo tanto, sí es cierto que al tener una alopecia de tipo androgenético (tanto femenina como masculina) el cabello puede crecer más despacio, y además, cuando llega a una determinada longitud, de tan fino se parte.

En el caso de las alopecias de tipo autoinmune, no tiene por qué. Normalmente los foliculos que no se ven afectados crecen de manera habitual hasta la fase catágena o telógena. En muchas ocasiones, el cabello que se encuentra en nacimiento o crecimiento entra en telogen y se cae, dando la sensación de tener el pelo a mechones de diferentes longitudes.

Existe un tipo de efluvio que se denomina efluvio anágeno, y que afecta precisamente al cabello que se encuentra en esa fase (80% aprox). Esto sucede con los tratamientos de quimioterapia y también por las anemias o déficits nutricionales.

Lamento no explayarme más, voy un poco mal de tiempo. Esta mañana hemos tenido otra sesión de fotos para un proyecto muy especial que me emociona mucho, y ahora tengo que rendir un poco en el trabajo. Afortunadamente esta tarde, al cine :)

----

Fuentes: http://www.iqb.es/monografia/fichas/ficha126.htm
www.wikipedia.com
http://www.farmaciasahumada.cl/fasa/minisitios/phyto/home_caida_cabello.html
http://alopecia.saludisima.com/efluvio-anageno/








lunes, 27 de octubre de 2014

Chicas con resistencia a la insulina o alopecia por SOP: la pasta recalentada sólo sube el pico de glucosa la mitad que recién hecha :)

¡Hola chicas!

En primer lugar, agradeceros los mails en los que os preguntáis por mi paradero, y también los mensajitos de ánimo :) No sabía que me echábais tanto en falta, con lo cardo borriquero que es una. Aún me quedan unos cuantos correos y comentarios que responder, por favor, paciencia :)

Hace un mes recibimos una noticia un tanto preocupante en la familia, y estas dos últimas semanas he estado fuera. Desgraciadamente ha sido más grave de lo previsto, y tras dos cirugías en un corto período de tiempo, así como una convalecencia que está costando mucho esfuerzo (más que nada por la avería), en breve hay que enfrentarse a quimio. Pero no podemos dejar de ser optimistas y pensar en una total recuperación (de aquí a un año, eso sí). En fin, la vida es así. Es inevitable el cliché, pero ¡joder! Gracias, gracias, gracias a Dios, a Buda, a Yaveh, a Allah, a Krishna, a Rama, a Wiracocha, a Amon Ra, a Pacha Mama, a la ley de Laplace, a los guisantes de Mendel y a los Anunakis del hiperespacio de que mi principal problema de "salud" hoy por hoy es una alopecia areata jodona. Aunque lo otro, la "C word", a lo mejor también se hereda. Como no hay antecedentes en tres generaciones y es un caso bastante atípico, lo están estudiando. De hecho, hasta hace poco no sabía que existen bancos y donantes de tumores, al igual que de órganos, de sangre o de pelo. A tocar madera. Virgencita, virgencita que me quede como estoy (o más calva, me da igual).

Bueno. Con este tema he estado un poco más estresada de lo habitual y mi cuerpo me lo recompensa con una maravillosa psoriasis palmar para variar. Ya estoy mucho mejor. Aunque entre el esguince de tobillo y las lesiones de la piel, parezco Lina Morgan caminando. El pelo se me cae a puñados como nunca antes. Lo achaco a los nervios. Clapas todavía no he visto. Más bien pérdida de volumen en general, aunque al tacto creo que por detrás de la oreja derecha hay un ligero boquete alargado, en forma de vaina (esa es la zona habitual, areata ofiásica).

Fuente imagen: buzzfeed.com
En fin. Al lío. El otro día  leí este artículo muy interesante en El Confidencial. A mí me pirra la pasta, pero sé que los hidratos no son lo más sano del mundo, sobre todo si tienes resistencia a la insulina y SOP (no es mi caso, pero muchísimas lectoras lo sufren y padecen).

En el reportaje  explican las conclusiones de un experimento sobre la variación en el índice de glucosa en sangre tras comer pasta de tres maneras: recién hecha, fría y  una vez que se recalienta en el microondas.

Os hago un resumen:

El hallazgo se presentó en el programa de la BBC Trust Me, Im a Doctor. El médico Chris Van Tulleken explicó que recalentar la pasta no engorda. Hombre, a ver, engordar engorda. No estás comiendo aire. No engorda tanto.

El experimento se demostró de la siguiente manera:
Muestra: 9 voluntarios
Día 1: los nueve voluntarios comen pasta caliente, recién hecha, con tomate.
Día 2: todos comen la misma pasta del día anterior, pero fría.
Día 3: todos comen la pasta de dos días antes, recalentada en el microondas.

No hay placebo.  Supongo que no es necesario, ya que los mecanismos de la glucosa no responden a la predisposición psicológica de creer que esto me va a engordar más o menos. Ojalá pudiera conseguirlo sólo con desearlo muy fuerte: -"Ommmmh, el donuts doble de chocolate relleno de crema no engorda nada... Ommmmhh". Qué felicidad.

Tras cada comida, les extrajeron muestras sangre durante dos horas en intervalos de 15 minutos para observar la curva de glucosa:

Conclusiones:

La pasta caliente aumenta más el nivel de insulina y glucosa en sangre que la pasta fría, PERO, tras comer la pasta recalentada dos días más tarde, ese pico de glucosa se redujo en un 50%. Por tanto, es más saludable comer las sobras recalentadas y secorras que la pasta al dente recién hecha.

Lo que no he entendido es si esa disminución del 50% se calcula en relación al pico de glucosa que debería subir al comerla caliente, ó 24 horas después estando ya fría.

Como explican en el Independent, “volver a calentar la pasta después de haberla cocinado reduce el aumento de la glucosa en la sangre, haciendo que los hidratos de carbono sean mucho más saludables”. 

Pues nada, la próxima vez que quiera darme un homenaje a base de cuore di zucca en la Tagliatella pediré la doggy bag, esperaré dos días + un minuto de microondas y a gozar :)

Bonus track: una amiga que es experta en método Montignac me cuenta lo siguiente: "La pasta tiene un IG medio de 50 si está cocinada al dente. Si se pasa, aumnta pero si la enfrías pasándola por agua baja de 50 a 45, sólo en los espaguetis de trigo duro".

sábado, 11 de octubre de 2014

Si llevas parcial, prótesis o peluca, ¿ya no hay marcha atrás? Síndrome de Estocolmo capilar

Sí y no. Me explico. Aunque primero, este post no es técnico, es sólamente sobre mis sensaciones y experiencias que pueden no ser las mismas que el resto de la humanidad. Así que tampoco os lo toméis muy en serio.

Los que tenemos problemas autoinmunes, a veces (digo a veces, no siempre) experimentamos recuperaciones totales o parciales del pelo. Esto puede suceder a chicas que con otra dolencia (AGA por ejemplo) estén en tratamiento y sea un éxito. Bueno, cuando me afeitaba la cabeza para colocarme la prótesis capilar, me afeitaba una vez por semana. Años más tarde no bastaba con pasarme la cuchilla una vez sino dos (cada 3 días). Así que me pasé dos o tres meses con peluca y empecé a utilizar las piezas de clips (también la he llevado cosida a la cabeza una temporada). Bueno, este verano he empeorado mogollón, por ahí colgué la foto de mi última calva.  Pero ahora empiezo a recuperarme un poquito.

La sensación al pasar de prótesis pegada a peluca sintética (en casa del herrero...) fue un poco de paranoia al principio, lo reconozco. Pero, por ejemplo, mi novio no se dio cuenta (no era igual ni el tono ni el largo ni la textura). Mis amigas más íntimas lo saben, y si acaso los conocidos pensarían que me habia hecho un cambio de look (o quizá se dieran cuenta, a mí me da igual). Luego la pieza de clips, que estéticamente con un par de cruzaditos (como os explico en este post) si conservas cabello debajo (no cuatro pelos) ofrece un resultado similar, aunque es mucho más incómoda para dormir (uff a veces tengo que cambiar de postura catorce veces hasta que pillo el ángulo).  El otro día decidí teñir mi parcial de pelo ruso, muy aclarado debido al  verano y al hecho de estar en la playa torrándome en la arena sin spray capilar de protección solar y sin pamela.

De pequeña tenía un pelo castaño clarito casi podría decirse un rubio oscuro dorado (y rizado). Pero luego cambió a pelo muy oscuro, liso, moreno. Cuando empecé con las areatas se volvió a aclarar y a ondular (normalmente a los adultos se les oscurece más). Ahora la raíz que me sale está a la altura de un 7.1 más o menos. Y el parcial probablemente se ha aclarado a 8.3.

Problema, no iba a arriesgarme a que se me ensuciara la base así que lo engominé todo el día y lo apliqué por la tarde-noche. Me pasé toda una mañana haciendo compras sin parcial. Con el pelo totalmente sujeto en un moño muy alto. Al estar recién lavado se mantuvo con bastante dignidad sin asomarme claros muy evidentes ni calvas. Por no tener, no tengo en casa ni fibras capilares. Miento, había un bote de Nanogen que ha sobrevivido a tres mudanzas desde 2008. Terminé tirándolo.

Sensación: la misma que si caminase por la calle con una teta fuera o con el culo al aire. Sentirme desnnuda, vulnerable, con mi mayor vergüenza expuesta a todos. La realidad es que estéticamente ni tan mal. Veo a decenas de chicas por la calle cada día con el pelo así: ralo y recogido en una castaña. No pasa nada. Pero el hecho de enfrentarme por primera vez en años a salir con la cabeza descubierta (había salido ya pero con un sombrero o con un gorrito) fue un tanto estresante. Lo reconozco.

¿Qué es lo que yo pienso? Que se produce el mismo fenómeno psicológico pero a la inversa. Es decir, igual que cuando tienes alopecia ya evidente y te pasas el día componiendo estratégicamente el peinado para que no se note, así como agobiada por si algún mechón se mueve o acongojada por si llueve, ventea o si habrá halógenos en la cafetería. Pero, acostumbradas a esa imagen (más bien esclavas) muchas chicas son reacias a cambiar, a ponerse algo, porque se verán diferentes.

Una vez que pasas los últimos cinco años con sistemas de todo tipo, pelucas, prótesis, extensiones... volver al origen es el mismo trago. Ahora tengo síndrome de Estocolmo al quitarme el parcial, aunque para según qué peinados ni siquiera lo necesite :)

¿Os pasa igual o soy una rara avis?

viernes, 10 de octubre de 2014

El post del viernes: llevar gafas

Me he esguinzado el tobillo por llevar gafas. Sí, sí, que no os extrañe. Es posible. Esto ha sucedido porque además de ser una persona torpe, fondona, antisocial y medio calva, tengo astigmatismo y miopía. Normalmente voy a pelo, sin gafas ni lentillas. Sólo me las pongo para conducir de noche en días de lluvia, porque veo el resplandor de las farolas como si fueran abuelillos gigantes (dientes de león), o si no me conozco la ruta.  Por lo demás, al ir por carreteras principales bien iluminadas y saber el camino de memoria  no me hace falta leer los carteles. De hecho el psicotécnico lo pasé sin gafas.

Problema: recién estrenada la treintena, creo que más bien por miope que por astigmata, de entornar los ojos cuarenta veces al día me están saliendo líneas de expresión (las patas de gallo de toda la vida, vaya), o al menos esa es la excusa que quiero creer. Así que, como soy un desastre para las lentillas (estar pendiente del neceser, de las gotas, de los líquidos, del estuche....) decidí comprarme gafas en una franquicia lowcost que se llama +Vision. El año pasado estrené unas muy chulas, de estilo retro, atigradas, del diseñador Javier Larráinzar. Me las robaron en el trabajo. Sí, sí. No te puedes despistar ni un minuto, hay gente que entra a pillar lo que sea (gafas de sol, teléfonos, frascos, hasta una calculadora sin pilas se han llevado). Las anteriores, con media montura al aire, se me perdieron en la mudanza (de Versus, para colmo). Pero las más viejas, metálicas del año de Maricastaña, siguen en perfecto estado en la guantera (manda huevos).

Creo que en toda mi vida habré tenido no más de diez pares de gafas graduadas, y casi todas han terminado perdidas o amoladas. De hecho, recuerdo unas que compré expresamente para llevar en el coche cuando me saqué el carnet, hace ya por lo menos once años. Conducía, cómo no, la berlina de mi padre. Por alguna extraña razón, en el momento de descender por la rampa del garaje y sacar la cabeza por la ventanilla para activar el mecanismo de la puerta, se me cayeron al suelo, me puse nerviosa y las atropellé. Así que esas gafas me duraron como diez o quince minutos máx. Nunca he querido tener gafas de sol graduadas porque sé que van a tener un destino fatal y prematuro.

¿Y qué tiene que ver esto con el esguince? Pues rellenar. Bueno, al lío. La cosa es que cuando fui a que me hicieran las gafas nuevas, hace un par de semanas, le dije a la chica de la óptica: no me pongas astigmatismo, sólo miopía. Ni caso. Al escribir la receta se lo repetí: sin astigmatismo, por favor. Aún así me insistió mucho en incluirlo, ya que casi tengo las mismas dioptrías que de lo otro y supuestamente es importante para mejorar mi campo de visión o mi agudeza visual o no sé qué me dijo (soy ignorante total en temas de oftalmología y optometría). Hay algo que no soporto en absoluto: el rollo maternalista / paternalista de muchas personas que se dedican al sector de la salud: "Señora, si no quiero astigmatismo y voy por la vida como Rompetechos, es mi problema :)". En cualquier caso, me ofrecía un mes para probar los nuevos cristales con su obstinada receta, y si no podía habituarme ae ellas, me lo cambiaba sin astigmatismo como era mi plan inicial.

Elegí la montura más barata, pero al mismo tiempo resultona, hipster total. Da el pego de "quiero y no puedo Rayban". Entre la graduación, los cristales orgánicos antirreflejantes y el seguro por robo y rotura (como véis, para mí es necesario, pero creo que no cubre atropello), la cosa se puso en casi 90 € (pero hay desde 29, que con esta crisis es un precio guay). A los siete días me avisaron de que estaban listas, y allí que volví, con mi bólido, a por ellas.

Nada más colocármelas sobre la nariz, tuve la misma sensación desagradable que todos los astigmatizados hemos experimentado alguna que otra vez en nuestra vida óptica: el suelo se abomba y queda a la altura de tu barbilla así como ligero mareo al caminar. "Es normal, póntelas media hora cada día hasta que te acostumbres", me dijo. Bueno, pues eso. Las usé media hora el primer día, y nada. Al día siguiente estuve como seis horas gafada mientras trabajaba y algo mejoró la cosa. Pero, al volver a casa y bajarme del coche, casi de noche, en una zona en la que el Ayuntamiento por alguna extraña razón no activa las farolas hasta las 21h, no calculé bien la pisada y ZAS, bordillazo + torcedura y esguince de ligamentos: el pie como una bota, y yo en la salita de Urgencias más cabreada que una mona, alimentando la paranoia leyendo sobre posibles contagios de ébola, y personas aisladas en otros hospitales por la pobre auxiliar (para colmo le están echando toda la culpa a ella, qué sinvergüenzas).

El trauma que me atendió fue super amable, se tiró un buen rato conmigo (de agradecer, casi siempre me tocan los más antipáticos. O bien casi siempre mis lesiones han sido demasiado chorras como para detenerse más de dos minutos conmigo. Sólo piso urgencias si me descalabro alguna extremidad). Le dije no a la escayola, lo comprendió y me explicó con sumo detalle cómo aplicar correctamente el frío, cómo mantener la postura y que fuera de cabeza al fisio si pretendía fumarme el reposo absoluto. Vendaje compresivo, un ibuprofeno y pa casa. Mi coche no tiene pedal de embrague así que puedo seguir haciendo vida casi normal. Los autónomos no podemos permitirnos estar de baja, de hecho seguramente haya inmortales entre nuestras filas.

Y esta es mi historia y experiencia reciente con el gafapastismo. Moraleja: a lo mejor estoy más gorda de lo que creo. Según la mujer de la óptica, es muy importante corregirme el astigmatismo en los cristales. Igual cuando me miro en el espejo me veo estilizada cual cuadro del Greco. Nada, nada, me tengo que poner a dieta en serio, ¡de este lunes no pasa!

Un llamamiento a los lectores profesionales o a usuarios avanzados de gafas: ¿la montura influye en la distorsión, o es cosa de mis córneas taradas? 

jueves, 9 de octubre de 2014

¿Hablar por el iPhone 6 te puede dejar calvo?

Es una de las tontunas, una exageración con un titular sacado bastante de quicio de esta semana. Pero, aunque en el gabinete de prensa de Apple seguramente se estén tirando de los pelos por semejante incidencia, afortunadamente no es una información que suponga un impacto negativo en la ciudadanía, como sí está pasando ahora con el tema del ébola: periódicos y medios de comunicación que mienten a la opinión pública, tergiversan y manipulan sobre lo que de verdad importa...

Bueno, el medio de comunicación que se ha hecho eco de esta descabellada noticia es el portal 9to5Mac, según recoge la revista Gonzoo:


«Mi iPhone 6 plus sigue tirando de mi pelo cuando estoy haciendo una llamada. Al principio pensé que era cabello pegado al protector de pantalla. Pero en una inspección más cercana, vi que en la unión entre el cristal y el aluminio el pelo se queda atascado. Y al intentar liberarlo, duele». En los últimos días, otros usuarios han añadido que la nueva ‘característica’ también afectaba a los pelos de la barba.

A finales de septiembre ya había algunos tuits respecto al tema, con hashtag #beardgate como guasa (beard es barba).




Fuente de la imagen: Gonzoo.com


Y cómo no, algún que otro meme siguiendo la chanza. Pero si hay algo en lo que los españoles ganamos a los estadounidenses es, sin duda, en ingenio para hacer memes (hasta del ébola).

Fuente de la imagen: gonzoo.com
Respecto a la crisis del ébola en Madrid, no sé si servirá de algo, pero como persona que se dedica profesionalmente a atender a mujeres que han estado tiempo hospitalizadas o en contacto con personal sanitario, espero que la auxiliar infectada por ébola se recupere totalmente y que se depuren responsabilidades para que rueden cabezas en el ministerio de Sanidad o en Moncloa o donde haga falta, porque la profesional del Carlos III ha hecho muchísimo más por los ciudadanos con su trabajo que los del sillón que han montado el "antiprotocolo" para gestionar la crisis del ébola. A ver cómo acabamos, que Dios nos pille confesados...

martes, 7 de octubre de 2014

Horquillas tipo muelle (espiral) Goody's. Muy sencillas de usar (y cómodas)

Imagen: www.pizca.cl
Cuando recibí el paquetito creía en mi ignorancia que se trataba de algo flexible y maleable, como el cable rizado de los teléfonos antiguos. Pero no, son "heavy metal" jajaja :) Reconozco que no son muy intuitivas de manejar, pero hay mogollón de vídeos en Youtube.

¿En qué cosisten las horquillas tipo Goody's? Pues es una espiral que se atornilla, literalmente, en el pelo y ofrecen una sujeción muy buena si te gusta llevar recogidos y moños desechos en tu día a día, o para un evento. Con coleta a mí no me sale, pero tienen vídeos paso a paso. Es para retorcer y sujetar.

Con la comodidad me refiero a que al no tener "pincho" pues no se pueden clavar porque la superficie es cilíndrica, aunque reconozco que para dormir pues no es lo más idóneo (aunque no se claven, las notas más contra el colchón). Yo que suelo llevar el pelo siempre recogido, y veo que tienen  bastantes ventajas: primero, con una o dos te da para sujetarlo todo (a ver, no tengo precisamente un melenón). Segundo: no asoman. Tercero: no se clavan. Cuarto: las horquillas de moño, con el uso diario, terminan descascarillándose y deformándose. Estas no.

Las mías son de AVON, 3.95 € x dos unidades. Seguramente las vendan en cualquier bazar chino tiradas de precio, pero creo que si el metal no es lo suficientemente rígido se van a deformar y partir con mucha facilidad. Miden unos 5 cm aprox por 1 cm de diámetro más o menos.

Una vez colocadas se esconden entre el pelo y no se nota absolutamente nada que las llevas.

Ejemplo de peinado aquí: https://www.youtube.com/watch?v=7-7PkseLLOc&list=UUgJKukEfX1Efxl547Yuu6mQ

lunes, 6 de octubre de 2014

¿Qué es lo que más estropea un parcial o una peluca, y cómo evitarlo?

Foto: Perfil de Pinterest de Jeremy Clarkson
Tengo un coche que es una tartana. Necesitaba algo econónico y operativo para manejarme principalmente por la ciudad,y además tampoco soy muy sibarita ni aficionada al motor. Por pedir me gustaría tener un deportivo descapotable jajaja, pero ni me obsesiona la idea, ni lo necesito hoy por hoy ni quiero gastarme tanto en gasolina. Esto no tiene nada que ver con los pelos, pero es un ejemplo que todo bicho viviente que maneje un coche a diario lo entenderá.

A veces, insisto tengo un coche considerado "viejo", me da problemas inherentes a su desgaste. Reconozco que a la mínima lo llevo al taller a que lo revisen (y pagar por ese servicio si hay que hacer algún arreglo, obviamente). Mi chico, en cambio, es un friki de la mecánica y entiende mucho del tema (de hecho participa en algunos foros y blogs relacionados con el mundo del motor, así como tiene varios coches  y restaura clásicos). A él no le importa para nada pasarse un fin de semana revisando las tripas de mi "bólido" y trasteando aquí o allá, tratar de averiguar la causa de la avería (y arreglarla).

¡Qué chollo de novio, pensaréis! No. Hay dos problemas de base: primero, cuadrar un fin de semana que nos venga bien a ambos. Pueden pasar 7, 15 ó 40 días (verídico). Mientras tener el coche parado, o circulando con el miedo a que me deje tirada en cualquier momento. Segundo: no es un profesional de la mecánica. Es simplemente una persona muy aficionada, que lee mucho sobre el tema y con más conocimiento que la media porque en su vida ha arreglado quizá seis o siete coches a lo sumo (mientras que el señor del taller arregla esa cantidad, o más, cada día de la semana). Obviamente si mi novio consigue solucionar la papeleta tras cacharrear un par de horas, voy a ahorrarme no sólo dinero en mano de obra sino también en el recambio (pero esto sucede si me tiro dos tardes de desgüace en desgüace preguntando si lo tienen, o arriesgándome a comprar suministros de segunda mano por internet, y la cosa es que tampoco voy sobrada de tiempo libre).

Pero, ¿Y si finalmente no lo consigue arreglar o si sabemos el problema pero no encuentro la pieza?  Tendría que llevarlo de todas maneras al taller de Paco: habré perdido tiempo y me tocará gastar la misma cantidad que si hubiera acudido directamente a él. Conclusión: prefiero no escatimar en este tema (necesito el coche cada día), así que, al mínimo ruido o comportamiento extraño lo llevo a revisión. Esto significa, obviamente, que gasto menos dinero en otras cosas para compensar.

Con los sistemas capilares pasa exactamente igual.  Si eres una persona aficionada, mañosa y con tiempo de sobra puedes ahorrar dinero. Pero si tienes mil historias que hacer, no te sobra ni un minuto, prefieres pasar los fines de semana haciendo cualquier otra cosa y, además, te lo puedes  permitir, contar con el servicio de un profesional te evita líos. Todo este rollo del coche que os he largado antes es para justificar que ni tanto ni tan calvo. No es de recibo destinar 200 ó 300€ en mantenimientos capilares al mes con esta crisis (que poder se puede, hay gente muy boyante), ni tampoco pasa nada por disfrutar puntualmente del servicio. Es cuestión de priorizar. Podría comprar ropa mucho más cara si usara el autobús y me ahorrase póliza de seguro y gasolina. Pero no. Eso lo hacía cuando iba al instituto: mi aspiración era llevar unas zapatillas Vans de 100 euracos (no pagaba ni casa, ni comida ni facturas ni coche, jaja, qué vidorra). Cambio de prioridades.

Después de esta chapa, ¿qué es lo que más estropea un parcial o peluca y cómo evitarlo?

Hay dos grandes grupos, los factores evitables y los inevitables. Empecemos, pues:

FACTORES EVITABLES (dependen de tu decisión de compra y de tus expectativas de tonalidad y peinado).

- Tipo de pelo. No es lo mismo (no es lo mismo, insisto) usar pelo de origen europeo que pelo de origen asiático. Hay decenas de motivos, pero los evidentes son: para que os hagáis una idea, en India más de la mitad de la población (+ de 500 millones) no tiene acceso a agua corriente. El cabello es un producto de origen humano (como las uñas, piel...) y se cimenta principalmente en condiciones fisiológicas (salud, buena alimentación, higiene) así como en otros factores exógenos (oxidación solar, clima, contaminación) y otros como son las planchas, secador, tenacillas, tintes etc etc que se haya aplicado el donante (normalmente la población hindú que dona pelo por motivos religiosos son peregrinos de origen muy humilde que como máximo utilizan henna).


- El pelo chino, aunque también procede del continente asiático, tiene otras características. En primer lugar, no es un pelo que se dona en los templos sino que circula en un mercado, así que, para conseguir vender a buen precio, los estándares son más exigentes. Asimismo es un pelo mucho más grueso y resistente por naturaleza, pero no integra bien con un cabello caucásico afinado por la alopecia (ni en textura, ni en grosor y normalmente tampoco en tonalidad). Pero, si quieres meterle tralla con tintes, permanentes y que sea duradero: usa chino. Eso sí, probablemente se note más la diferencia con el tuyo biológico. Pero si llevas peluca completa no hay nada que integrar. Se apreciará que tienes una buena mata de ,pelazo fuerte, tupido y recio (ojo, no a todo el mundo le gusta ese resultado).

- Color. Si te decantas por el pelo asiático, es inherente que el color virgen sea oscuro en la gama de  casi negro, castaño oscuro, caoba oscuro y chocolate avellanado a lo sumo. El matiz del pelo moreno aclarado por la oxidación natural es el cobrizo (no dorado).  Muchas chicas no desean llevar el pelo negro sino rubio ceniza (como el suyo), por tanto, hay que procesarlo.

El proceso industrial del cabello consigue, en una sóla sesión, pasar de un casi negro a un prácticamente nórdico, y para conseguirlo se aplican decoloraciones y pigmentos industriales (como con la ropa). Lo mismo suede con el rizo si acaso hay que permanentarlo. Obviamente, el cabello sufre y la cutícula se daña (se sella con silicona, pero es cuestión de tiempo que se pierda con el roce y los lavados) por lo que su duración es menor (yo diría que hasta un 50% dependiendo del uso que le des al sistema).

- La exposición al viento o al sol es invevitable si sales a la calle, así como el roce diario (excepto si llevas el pelo tan corto que ni siquiera el cuello de la camisa lo alcance). Dormir con ello es opcional (a no ser que uses prótesis capilar adhesiva, integración con reajuste, anillado..., es decir, algo fijado a la cabeza).  Por tanto, si necesitas que te dure mucho, no lo uses más que para salir de casa. Hay protectores solares para el pelo y también sérums específicos que lo protegen. Cuanto más inviertas en cosmética (y si puedes permitírtelo, en alta cosmética), mejor mantenido estará.

- Planchado y secado. El abuso de las planchas y de secadores estropea cualquier pelo (el tuyo, el mío y el de tu prima). Imagínate si además no se puede sanear (porque no crece). Por lo tanto, si quieres un estilismo extra liso hay tres opciones: o chino o caucásico de textura lisa natural o freírte con la plancha el indio. El cabello hindú (insisto en el concepto hindú porque se dona en templos) es normalmente ondulado o muy ondulado. A veces nos hemos sorprendido con pelo chino virgen que tiene ondas tras dejarlo seccar al natural, pero habitualmente es más tieso que la rodilla de un playmobil.

La diferencia entre un parcial estupendérrimo tras dos años con otro que se ve claramente desgastado (sobre todo de medios a puntas) radica básicamente en el uso: no teñir, no dar mechas, que no sea pelo procesado, quitarlo al llegar a casa, no usar planchas ni tampco el secador de mano. Pero, aunque ahorres en sistemas, tiene que ser un tanto aburrido :)

FACTORES INEVITABLES (porque vives en el mundo real).

- El sol, el viento, la polución ambiental, el roce inevitable con la ropa, accesorios como pañuelos y bufandas, los cepillados, los lavados (el agua doméstica está clorada, pero puedes rizar el rizo lavándola en Vichy Catalán) y todo lo que supone hacer vida normal, trabajo, deporte y ocio fuera de casa. El toqueteo, que puntualmente te apetezca usar tenacilla o planchas, que quieras hacerte mechas californianas, que te acerquen una bengala o un cigarro y te lo quemen en nochevieja, o incluso que te inviten a una barbacoa y tengas que lavarlo y peinarlo dos veces el mismo día porque te huele la cabeza a hoguera que echa para atrás. 

- La duración de un pelo en función de su origen. Lo que comentábamos más arriba. Un pelo chino aguanta carros y carretas porque es grueso, duro y resistente. Muchas chicas lo rechazan precisamente porque se nota el salto entre su pelo natural y el del parcial. Un pelo de origen europeo (de raza caucásica, es decir, blanca) va a durar en buenas condiciones hasta el doble que un cabello procedente de India. El pelo afro por ejemplo no se trabaja en posticería porque es exageradamente fino y se parte con la mirada. De hecho lo que se usa es chino muy permanentado :)

- La oxidación natural. Aunque uses protector solar, térmico, sérums, aceite de argán y le pongas una vela a María Auxiliadora, el pelo pierde y perderá propiedades con el uso diario (hidratación, elasticidad...). No se puede curtir como el cuero, por lo que cualquier sistema tiene una obsolescencia, sobre todo si es cabello procesado de fábrica y lo utilizas las 24h.

¿Consejos?

- El primer consejo es: no te rayes.  Cada cual tiene su poder adquisitivo y sus prioridades. Una persona puede preferir tener un descapotable o un Louis Vuitton a un parcial ruso rubio natural. Y no pasa nada.
Afortunadamente hoy por hoy gracias al mercado global tenemos acceso a pelo chino, indio, malayo, ruso y hasta de Pernambuco. Ya no es necesario un desembolso de 1500 ó 2000 euros como antaño para disimular la alopecia (sobre todo si es algo que nos acompleja mogollón).

- En mi caso particular, he usado todo tipo de pelos habidos y por haber, y yo personalmente me quedo con el europeo. Pero también sé que, si me lo pudiera permitir, después de recorrerme todas las zapaterías de Madrid me quedaría exclusivamente con Manolo Blanhik o con Louboutin. Prioridades.
- Lo ideal es hacer vida normal. Que te apetece ir a la playa: ve a la playa. Que te gustaría ir a la piscina, pues a la piscina. Que ahora lo quieres con mechas azules, rosas y verdes (es la moda), pues hazlo. Un sistema tampoco te puede limitar ni amargar la vida al igual que lo hace tu complejo por la alopecia. Eso sí, si me pongo mi mejor blusa para entrenar en el gimnasio, no me sorprende si se me estropea antes. De cajón. La clave es probar y averiguar en base a tu experiencia personal (no a la de alguien que no hace tu vida) cuál es lo que mejor te va. Seguro en otras circunstancias no necesitarías comprar pelos, pero te lo fundirías en ropa todas las semanas (y lo sabes). Teniéndolo en cuenta, plantéatelo como una inversión en calidad de vida :)

viernes, 3 de octubre de 2014

El post del viernes: la máquina casera de manicura permanente en gel de Essence

Manicura Dexter - www.kahrtalk.com
En casa del herrero cuchillo de palo. Odio peinarme, y hay algo que odio aún más: que me peinen. Si a eso le sumamos que soy una vaga redomada en temas de estilismo, lo más rápido es llevar una coleta de cualquier manera o un moño de bailarina desecho (otro día os hablaré de mis nuevas horquillas Goody's, una maravilla), hasta incluso los fines de semana. Creo que la terapia no me eliminó todos los traumas que tengo respecto al pelo jeje, pero bueno, supongo que es normal.

Pero, hay una cosa que sí me gusta que me hagan, y que me relaja mucho: la manicura. Y como ya sabéis, al tener psoriasis en las uñas, la superficie es bastante fea a la par que quebradiza (se me pelan a capas) por lo que llevarlas bien pintadas marca bastante la diferencia.  Reconozco que soy una sibarita e iba todas las semanas a manicura. Pero, al pasar mínimo seis horas al día frente al ordenador, dándole a la tecla, tenía un problema: me gastara 20 € en una premium con esmaltes buenos (china glaze, OPI, Salerm...) ó 5 euros en los chinos, a los dos días me pasaba igual: se empezaban a descascarillar.

Entonces llegó la manicura permanente a mi vida. En una primera y única ocasión. Problema: me limaron toda la superficie, así que mi birria de uñas psoriásicas quedó en super mega birria. Esta vez no pasaron dos días, pero sí seguramente menos de siete y empezaron a desconcharse otra vez (lo cual no me sale a cuenta, pues económicamente cuestan más del doble).  El arreglo consistía en volver a erosionar toda la superficie y meter más pegote. Así que, a mí, la manicura permanente me va mal. Pero es la gloria para muchas chicas, porque el color no se va ni con soplete (lo que se marca es la línea de crecimiento).  Al limpiarlas, no tenía uñas, tenía papel de fumar. Tuve que esperar a que se regeneraran por completo para poder llevarlas largas.

Imagen: perfumeriasif.com
Un buen día, rebuscando en el Bodybell cual yonki de potingues y cosméticos, me topé con la lámpara USB para hacer manicura en gel casera de Essence. Además, suertuda de mí, estaba de rebajas (base, peel off, top coat, lámpara y disolvente por unos 30€). Vale con cualquier pintauñas de Essence (obviamente, por lo tanto, funciona con cualquier esmalte de cualquier marca).

Las instrucciones son más o menos así:

- Primero eliminas los restos de pintura con acetona, te lavas bien, te limas etc etc etc. Hay gente que recorta o retira las cutículas en casa, a mí me da dentera y paso total (de hecho cuando me lo hacen prefiero no mirar).

- Con las uñas bien secas, aplicas la base (se evapora rapidísimo, creo que es básicamente alcohol, valga la redundancia).
- Aplica una capa de peel off (es opcional, de esta manera cuando quieras retirar el gel, simplemente rascas con la uña y literalmente la pelas entera sin dañar la superficie). Ojo, capa fina, el primer día que me las hice me quedaron gordotas, vulgares y horrorosas.
- Mete un dedo bajo la mini lámpara y presiona el botón. En otros países venden la buena (que te cabe toda la mano). En España sólo se comercializa la pequeña, que reconozco es incómoda. La ventaja es que sólo tarda 10 segundos por uña. Cuando lo saques estará pegajosa todavía, ¡no pasa nada! Limpia la superficie con un algodón empapado en disolvente. ¡Magia! 
- Ahora píntalas de lo que más rabia te dé. Yo suelo usar los esmaltes de secado rápido y procuro dar una sóla capa, si no, quedan demasiado gruesas para mi gusto (pero en la caja pone que dos).
- Una vez que estén secas, aplica el barniz (top coat). Ojo, no es transparente sino amarillento, así que apaga bastante el color final de las uñas. Si las quieres rojas el resultado tirará un poco a naranja. Metes las uñas en la lamparita de una en una, y terminas con el disolvente. Hala, ya puedes hurgarte la nariz, tocar el piano o ponerte guantes de boxeo que no se te van a estropear.  Eso sí, con el paso de los días obviamente van perdiendo el brillo.

OJO AL DATO:

- Al principio te quedarán gruesas y feas (incluso vulgares) hasta que le cojas el truquillo. Recuerda: menos es más. No apliques mucho pegote, con lo mínimo vale. Eso sí, distribúyelo bien por toda la superficie de la uña.
- Si te sales de la uña y te pintas la carne de alrededor, probablemente notes quemazón bajo la lámpara.  No sé si es muy peligroso para la piel, yo es que aguanto lo que me echen.
- Lo que es prescindible del pack es la base y el peel off. Con que compres la lámpara, el disolvente especial y el top coat  ya te vale. Yo me lo llevé todo porque costaban 0.99€ (el precio normal es unos 3.5€ cada frasco, creo).
- Para manicura francesa hay top coat especial perlado (no amarillo).

Al principio hacía todo el proceso paso a paso, y entre pitos y flautas me entretenía más de media hora (con dos capas de color). Ahora ya lo he adaptado a mi rutina:

Esmalte: Maybeline Color Show Glitter Manía tono Pink
- Me limpio bien con quitaesmalte sin acetona. Aplico una capa de endurecedor UNGLAX (lo necesito). Espero uno o dos minutos a que se seque completamente.
- Me pinto del color que me guste más, normalmente una capa pero paso el pincel dos veces por el mismo sitio. Mis esmaltes favoritos son los que tienen glitter, ¿por qué? Porque si con las prisas te pintas mal o te rozas sin querer mientras se secan ¡no se nota!
- Espero a que se seque bien (unos cinco minutos por si acaso).
- Aplico el top coat, finito, enchufo la lámpara al USB (también tiene para pilas), y 10 segundos cada dedo. En mi caso (no suelo fregar) donde se me salta la pintura es en el borde de las uñas por darle a la tecla, así que me aseguro bien de que esa zona queda totalmente cubierta y protegida.

Total, ni 15 minutos para hacerme ambas manos. Compensa. 

Hoy es jueves por la noche (este post está programado), llevo desde el lunes haciendo vida normal y sólo hay un ligero desgaste (que no desconchón) en el filo de las uñas pulgar, índice y corazón en  ambas manos (soy diestra pero curiosamente tecleo más fuerte con la izquierda). Si las llevase más cortas me durarían perfectas seguramente más de una semana e incluso dos. En la caja pone que pueden llegar máximo a tres.

Eso sí, sin la capa peel off, retirarlo es un coñazo (me ayudo con el palito de naranjo), pero a cambio, el resultado será unas uñas más finas.

Recomendadísimo si queréis llevar las uñas siempre bien pintadas y no os importa montar el embolado en casa con las bases, esmaltes, lámpara y disolventes (con que lo uses una vez a la semana durante un mes amortizas la inversión). Por cierto, ya me han llegado unas pegatinas muy chulas de AVON para decorar las uñas (estilo vidriera), estoy deseando probarlas (círculo azul imagen de la derecha). Parece fácil pero aplicarlas sin burbujas es un poco lío al menos la primera vez, ¡a ver qué tal! 

jueves, 2 de octubre de 2014

La plica polaca, cuando el pelo sangra si lo cortas

Christian IV de Dinamarca y su rastita.
El otro día estaba buscando la filmografía de Jamie Dornan (sí, lo sé, soy una morbosa) porque, además de interpretar con genialidad a un estrangulador en la serie The Fall, da vida a Christian Grey en la película basada en la trilogía 50 Sombras. Reconozco que al leer la noticia de su participación en el film creí que era el plan B tras la deserción de Charlie Hunnam, que le estaban metiendo en el reparto con calzador, deprisa y corriendo (aunque viendo sus anuncios de calzoncillos CK  la verdad que sí da el tipo), pero después de terminarme la serie norirlandesa The Fall que menciono más arriba (seis capítulos geniales), coño, actuando es muy pero que muy bueno.

De hecho, probablemente el personaje de Christian Grey no le va a hacer justicia (y lo digo con conocimiento de causa, los libros son tan malos que me los leí del tirón en una semana jajajaja). La cosa es que, de su perfil en Wikipedia, enlacé a otro artículo sobre la película Maria Antonieta de Sofía Coppola, en la que precisamente Dornan tiene un pequeño papel, y de ahí empecé a recorrerme monarquías europeas (es el milagro de Wikipedia, buscas de qué fecha es una catedral y dos horas más tarde estás leyendo sobre setas alucinógenas) hasta terminar no sé cómo en el rey Christian IV de Dinamarca y su inseparable plica polaca. Entre Christians anda el juego. Así que, me dije: este artículo no sólo me viene al pelo para el blog sino que además, no tiene desperdicio.  Jejejeje.

Para que os hagáis una idea, una plica es literalmente una rasta que se produce por varios factores: obvio no desenredarse el pelo. No lavarse. Tener problemas derivados del exceso de seborrea + falta de higiene (lo cual termina inflamando la piel del cuero cabelludo, caspa, costras, secreciones etc en fin, una amalgama)  y cómo no, parásitos (piojos). Todo eso forma un amasijo pegajoso. Lo que mi abuela denomina cascarrias, vaya.

Según Wikipedia:

La plica polaca por lo general es una (a veces grande) masa de pelo impenetrable, formada por fibras de queratina pegadas en forma permanente con restos de pus y sangre secos, viejos huevos de piojos y suciedad. La enfermedad es fácilmente prevenible mediante una higiene adecuada, tal como el lavado y peinado del cabello. El tratamiento incluye el cortado del cabello afectado.

La plica polaca fue bastante común durante los últimos siglos, cuando el cabello era desatendido. Por lo general afectaba a los campesinos, pero no era raro observar casos en las clases sociales altas. La persona más notable que se dice que sufrió de esta enfermedad fue el rey Christian IV de Dinamarca (1577–1648). Su plica tenía la apariencia de una cola de chancho que colgaba del lado derecho de su cabeza, adornada con una cinta roja. Se dice que sus cortesano adoptaron este estilo de peinado para adular al rey.

De la mano de las supersticiones, la plica polaca se convirtió en un elemento relativamente común en Polonia, de donde proviene su nombre. En forma similar en alemán es denominada Weichselzopf, o plica del Vístula, en referencia al río que corre por Polonia. Inicialmente, la plica era considerada una especie de amuleto, que se creía daba buena salud. Por esta razón las personas no solo dejaban que se desarrollara, sino que hasta promovían su crecimiento. Por ejemplo era común el embadurnar el pelo con grasa y usar gorros de lana aún en verano.

Y huele que alimenta.
Estas creencias estaban tan difundidas y enraizadas que muchas personas vivían toda su existencia con una plica polaca. Una plica podía a veces crecer hasta alcanazar una longitud considerable de hasta 80 cm. Las plicas polacas podían asumir varias formas, que iban desde una bola de pelos a una larga coleta. Se llegó al extremo de categorizar las plicas en formas bastantes refinadas; había plicas "masculina" y "femenina", "interna" y "externa", "noble" y "falsa", "apropiada" y "parásita".


Bueno, pues nada, no te acostarás sin aprender una cosa más, jejeje.




miércoles, 1 de octubre de 2014

Enfermedad rara: crecen uñas en el folículo piloso en lugar de cabello

Imagen: http://beta.quo.mx
Creo que hay algo mucho peor que tener alopecia y es que en lugar de pelo crezcan uñas en cada folículo piloso. Se trata de una enfermedad rara que nunca antes se había documentado (no quiere decir que no existiera) hasta hace un par de años en el Hospital Jhon Hopkins de Baltimore (USA).

En este link podéis leer la noticia original.

El resumen de la historia es:

La paciente, Shanya, de 28 años, presentó los síntomas después de un ataque de asma que sufrió en 2009 que le trataron con esteroides (con sus correspondientes efectos secundarios, bastante fuertes para la salud al parecer). 

En principio, al menos hasta la fecha en la que este artículo fue publicado, no sabían el motivo por lo que le sucedía eso, ni encontraron nada anormal en los análisis. La hipótesis que manejan es que lo desencadenó el tratamiento para su asma. Tampoco hay ningún fármaco que lo trate. Lo que pudieron confirmar, eso sí, que le crecían uñas en lugar de pelo. Es decir, que sus folículos generan al menos dos veces la cantidad normal de células capilares. Pero en la imagen no parecen uñas obviamente, sino púas como los erizos o los puercoespines. Tampoco dicen si le duele (no creo). 

Aparte del problema de salud y del tremendo trastorno social, su seguro médico no le cubre todos los medicamentos, cuyo precio asciende  a 250.000 dólares (me imagino que el tratamiento completo).

Esta mujer ha puesto en marcha su propia fundación para recaudar dinero y aparte de cubrir sus gastos, ayudar a otras personas que se puedan encontrar en la misma situación (si es que hay alguien más en el mundo que tenga esta dolencia).

 No sé si esta noticia es real o es un fake viral, pero en serio, me he quedado helada. Hay que dar gracias por que sólo se nos caiga el pelo :) 

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin