viernes, 5 de septiembre de 2014

DIY Manicura nail art con placas de estampación imitación Konad: EPIC FAIL

Imagen: Parokeets.com
Hoy, post del viernes, día en el que no se puede hablar de nada relacionado con pelos, quiero compartir una divertida anécdota relacionada con el mundo DIY. Resulta que tengo una especie de síndrome chungo basado en comprar cosméticos porque sí. Aunque no me hagan ninguna falta, ni tenga espacio. Ya superé la necesidad de hacer acopio de cremas y maquillaje como si se avecinara un holocausto zombi, pero ahora me ha dado por los esmaltes de uñas, las colonias y los jabones.

El otro día estaba frente a la balda del frigorífico, toda llena de frascos de pintauñas de varios tamaños, colores, con glitter, sin glitter, con irisaciones, flúor... y pensé que estaría bien aprender a hacerme alguna manicura así molona con florecitas para lucirlo más. Sabía lo de las pegatinas y de los adornos con svarowski (creo que me voy a limitar a eso), pero mis conocimientos respecto a nail art eran -y son- muy limitados, así que me puse a ver un vídeo tutorial. De ahí pasé a otro y a otro.

Entonces di con uno sobre Konad. Se trata de una marca coreana de cosméticos que ha desarrollado una ingeniosa técnica de nail art basada en placas de estampación. Son unos discos (planchitas) con filigranas grabadas para rellenar con esmalte de colores a tu gusto, se retira el exceso con una especie de cuchilla rascadora (como la de limpiar la vitro, pero en miniatura), se impriman en un sello de caucho y se pasan a la uña. ¿Fácil, verdad? En uno de los vídeos la protagonista no debía de tener más de trece años, y le salían con una resolución y nitidez estupendérrima.

 Lo que pasa es que, cuando me aturullo en Youtube por exceso de información, me meto en la web de Isasaweis que lo explica todo super despacito. Como no podía ser de otra manera, sí que tenía hecho un vídeo sobre Konad, y ahí me enteré de que Essence había sacado una imitación -aunque con un rascador un tanto regulero (cuchilla) según las usuarias expertas- que funciona perfectamente a un precio muy bajo como para permitirse el experimento casero (unos tres o cuatro euros).  Pregunté en dos tiendas de Bodybell y en un Juteco sin éxito (el vídeo era del año pasado), así que terminé en un todo a cien chino (un maxi bazar de esos) y por supuesto tenían su propio set de estampación por el módico precio de 2€. Qué suerte.

El rascador no viene con cuchilla sino que es 100% de plástico. Desconozco si esto es muy importante o no, aunque sospecho que precisamente era la clave en todo este asunto.

Elegí una combinación de colores así muy cuquis para probar: base nude (Rimmel) y florecitas de color rosa chicle Elf y verde menta de Kiko. Antes de pintarme las uñas siempre me pongo endurecedor de Unglax (laboratorios Viñas, de venta en farmacias). Va fenomenal, sobre todo si tienes problemas de que se te parten, cuartean o psoriasis. El nude hace que los dedos se vean más largos y estilzados, me gusta mucho sobre todo para manicuras en otoño-invierno (y los metalizados). En verano me da más por colores pastel o chillones.


Aparte necesitaréis una servilleta para no manchar la mesa (o mantel desechable), quitaesmalte y unos bastoncillos de los oídos para limpiar las comisuras de las uñas si os salís con la brocha o tampón (la piel que hay en los dedos alrededor).

Eso sí, si compráis cualquier kit tipo Konad, retirad el plástico protector de la plaquita. Traté de hacerlo dos veces por encima hasta que me di cuenta.  De todas las filigranas, elegí el clavel. Apliqué verde en el tallo y rosa en la corola. Esperé unos 30 segundos que se asentara y retiré el sobrante con el rascador. Bueno, sobrante y todo lo demás. Porque me lo llevé todo por delante. Parece ser que no todos los esmaltes de uñas sirven para este menester (o bien era cosa de la plaquita o del rascador). Con una dosis de paciencia y mucho repetir, al final logré arrastrar lo justo. Presioné el tampón, lo apliqué en la uña, y voilá: no se nota nada. Los colores apenas contrastan, aunque la flor estaba muy bien perfilada al trasluz. He sido incapaz de que saliera en la foto.









Y pensé: de perdidos al río. Agarré un esmalte color granate oscuro, y hale, a cholón. Problema: al presionar con el tampón, no sólo se transfiere la florecita de marras, sino también los restregones de esmalte aledaños, que precisamente es lo que arrastras con el rascador. Al pasarlo a la uña, se queda como un frenazo. Sí, ya sé, cómo se me ocurre: es obvio que hay que limpiar el sobrante del tampón con un bastoncillo. Pero ni se me pasó por la cabeza. 

Ya que el experimento había fracasado de pleno (aunque por dos euros, con las risas que me echo yo sola en el salón y además del colocón a base de acetona pues se amortiza), me puse a echar los esmaltes más oscuros que tenía para hacer más pruebas, ¡hasta uno negro de la edición de Crepúsculo! Imposible, no salía nada de nada. Muchos de los frascos eran nuevos (comprados este verano, inclusive algunos sin abrir), otros eran ya viejos y estaban espesotes. Al final, agarré un rojo ladrillo de Deliplus (Mercadona). Ni recuerdo el tiempo que llevaba conmigo, creo que antes de las dos últimas mudanzas. Número 66 por si os interesa. Probablemente está descatalogado. Este último esmalte, seguro que de los más baratos y subestimados de mi colección, ha sido el único con el que he podido hacer unas margaritas relativamente decentes :)

Y aquí tenéis el asombroso resultado. Mi novio me ha sugerido que la próxima vez me dibuje un mapache atropellado, pues quedaría mucho mejor, y que me va a prohibir beber durante la cena, ¡aguafiestas!


Despropósito de manicura con placas de estampación del todo a cien.

Idea: si tenéis hijos pequeños, es la mejor manera de que estén entretenidos durante horas, sobre todo niñas (sí, ya sé que hay cajas de sellos de estampación infantil con tinta lavable, pero usar los esmaltes de la mamá le da el toque "prohibido" y es un puntazo).  Si a los niños varones no les hace mucha ilusión lo de pintarse las uñas, pueden decorar su cuaderno, una caja... No sólo existen placas de flores, qué va, también hay de Los Simpson, los pi Hello Kitty, grecas, prints animales...

 Aquí el vídeo oficial de Konad en castellano: https://www.youtube.com/watch?v=ota2Fw-nRU4

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola!!!

Respecto a tu post;

http://alopeciafemenina.blogspot.com.es/2014/08/como-guardar-en-buenas-condiciones-una.html

Mi manera de guardar la prote es la siguiente;

- Seca (que sin querer la deje un dia mojado y menos mal que me dí cuenta!)

- Hay una formas de cabeza de plástico, y apoyo la maya contra estos (de manera que el pelo no toca nada, no la doy la vuelta como tu)

-En una bolsa de plástico de esas que se cierran presionando, y tiene un pequeño agujero de manera que no es totalmente hermética!

- Bolsita de arroz.

-Trocitos de periódico.

- Todo esto tapado por un pequeño filtro de papel transparente de cocina (no lo tapa perfecto solo por encima)

- Todo esto en una cajita de cartón :)

¿Qué te parece? Ríete del banco de España :), realmente la usare dentro de 3-6 meses, pero me considero muy perfeccionista!

Bss!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin