sábado, 6 de septiembre de 2014

Coaching "la vida acomplejada": por qué nos cuesta tanto tomar decisiones

Inauguro nueva sección un poco egolátra, ya que ahora, desde la barrera y con un brote de alopecia areata que me da igual (bueno, las cejas y pestañas no, qué se le va a hacer), quiero tratar de poner en perspectiva cómo se vive (más bien se malvive) acomplejado, y qué imagen exportamos a los demás: amigos, pareja, desquiciar a nuestros compañeros de trabajo y familiares... etc..  Sé de primera mano que cuando se está ahí abajo, en el hoyo, no nos damos cuenta de que esa actitud no sólo es autodestructiva y nos supone aislamiento, sino también que los demás nos eviten.

Os voy a contar una historia, un poco bastante alejada de la alopecia (que es un complejo físico al fin y al cabo, no es una condición que nos limita la movilidad ni que cause dolor crónico, aunque sí afecte  directamente a nuestra personalidad y a nuestra interacción social). Sin embargo, con este ejemplo, al no empatizar directamente con la caída de cabello, lo váis a poder observar y analizar desde fuera, como un "árbitro":

Hace poco cené con una amiga a la que hacía meses que no veía. A pesar de tener mi edad y de ser las dos bastante jóvenes para según qué situaciones profesionales, su currículum es impresionante: ha trabajado en multiud de países, habla a la perfección tres idiomas, estudió dos carreras (una de ellas ingeniería superior), un MBA en una prestigiosa escuela de negocios en la que la becaron por su expediente brillante, y por supuesto, tiene un cargo directivo muy bien retribuido como expatriada en una multinacional y dirige un equipo de ocho personas (que casi casi le duplican la edad). Esta amiga estaba de paso en Madrid, ya que tenía que hacer escala en Barajas para trabajar fuera unos meses dirigiendo un proyecto de telecomunicaciones en África. Una crack. Aparte de eso, tiene un pelito precioso. Y a pesar de que cuenta con bastante sobrepeso, es una chica tan optimista, guapa, amable, divertida e inteligente que eso le da exactamente igual. En muchas ocasiones ha rechazado otros cargos mucho mejor remunerados por preferir hacer lo que más le gusta, y también me consta que a unos cuantos pretendientes guapos, atléticos, listos  y acaudalados simplemente porque no era el momento, prefería picotear de flor en flor, o centrarse en otras cosas que le realizaran más que un rollete o una relación de pareja.

Me relató, mientras tomábamos unas cañas, sus fascinantes vacaciones de verano: dos meses recorriendo América en plan mochilera, desde la Patagonia hasta Tijuana. En un principio viajaba con otra amiga en común. Tenían intención de visitar juntas Chile, Argentina, Brasil, Perú, Venezuela y México para terminar en Los Ángeles (California).

Esta otra amiga, a pesar de tener un tipín de esos que dan envidia de la mala, está profundamente acomplejada porque no baja de la talla 38 y tiene antecedentes de trastornos de la alimentacion desde su adolescencia: anorexia, atracones, bulimia... Nunca ha podido mantener un puesto de trabajo (no cualificado) más de cuatro o cinco meses seguidos, ni ha querido estudiar nada (tampoco es que pudiera concentrarse). Pero ahora, que ha cumplido los 30, está tremendamente obsesionada con encontrar pareja.

De hecho se quedó pillada de un amiguito casado y se supone que ese viaje era idóneo para"cambiar de aires", olvidarse de todo y "superar" su último desengaño amoroso.

La culpa, por supuesto, es de la persona que está  comprometida y engaña, pero ella es un adulto y también sabe claramente dónde se mete: por dos tardes de cine, cuatro cañas y un revolcón no iba a dejarlo todo y pedir el divorcio precisamente por su cara bonita. Él es un promiscuo y su santa esposa no lo sabe, o sí lo sabe, y bien por ella si hace igual. Pero, en cualquier caso: ¿tendrías una relación de pareja con un tipo que le ha puesto los cuernos a su mujer? No te engañes, no cambian. Pues eso.

Bueno, con estos antecentes, podéis imaginar lo que es viajar durante 24 horas al día y siete días a la semana a solas con este perfil de persona: INFERNAL. Cara de amargura contínua (rictus crónico huelecaca), quejas por absolutamente todo (si hace calor, si hace frío, si se aburre, si está cansada, si no entiende el idioma, si no le gusta la comida, si la ducha está fría, si le roza un zapato, o cómo no si la ropa que se compra para salir del paso no le queda bien o no le gusta el color, si el baño está sucio, si le duele la tripa, si le duele la cabeza, si le duelen los pies, si le duelen las tres cosas al mismo tiempo etc).  Nunca nada estaba lo suficientemente bien ni era lo suficientemente bueno, y en lugar de disfrutar de algo, del ahora, se amargaba proyectando cualquier otra cosa: "Hoy voy a dormir en un hotel genial, pero seguro que mañana toca el peor albergue de la comarca". En ese plan de victimismo extremo y de pobrecita para todo.

La gota que colmó el vaso fue una noche en la que discutían porque no podía decidirse sobre qué cenar: decantarse por arroz o bien por cualquier otra cosa (solían ir a carritos de comida ambulante, con varias opciones en cada calle). Esa situación tan estúpida le suponía un agobio, presión, ansiedad y bloqueo extremo. Esto terminó de crisparle los nervios a mi amiga la superwoman (inclusive a ella, acostumbrada a gestionar equipos, a trabajar duro bajo presión y a tomar decisiones estratégicas cruciales para el futuro de una gran compañía): una vez que se zanjó el plan decidiendo no cenar nada, la llevó de vuelta al hotel, hizo sus maletas y pasó la noche en un autobús para cruzar la frontera sola. Adiós muy buenas. A la mañana siguiente se juntó con un grupo de canadieses y siguió adelante con su viaje y tan feliz.

De la otra chica supe que pasó dos o tres días encerrada en la habitación, renegando, discutió con todo el personal (desde el botones hasta el director del hotel) hasta que consiguió billete en el primer vuelo directo a Madrid. Fin de la aventura. Bueno, en realidad no, en cuanto llegó a Madrid me contó lo super de bajona que estaba porque "la habían dejado tirada", que se iba al pueblo de sus abuelos porque no le apetecía mucho ponerse a buscar trabajo con esta depresión. Y que, en general, el viaje, una mierda. Eso sí, nada más poner un pie en España lo que hizo fue llamar al "susodicho" para que le "ayudara" con las maletas (que también son ganas de fustigarse).

Mientras, seguí recibiendo las actualizaciones en píldoras de la otra amiga, la viajera, que me enviaba entusiasmada fotos de la impresionante Machu Pichu, y me contó que había perdido 14 kg en un mes "gracias" a pillar amebas en Brasil, y que pudo volver a ponerse bikini despúes de 10 años.

Por tanto, ¿qué aprendemos con esta historia? Que dos personas del mismo entorno sociocultural, mismo país, misma edad, misma ciudad, procedentes de familias de clase media normal se encuentran en universos paralelos porque una no es capaz de superar un complejo que le afecta exclusivamente a su imagen física pero no le limita para nada más, y la otra, a pesar de su sobrepeso (ahora no por las amebas, pero sé que tarde o temprano lo recuperará porque nuestras tardes en Dunkin Donuts son legendarias) consigue todo lo que se propone y más.

Total, la moraleja es que vivir acomplejadas nos convierte en víctimas de nosotras mismas, y nos puede llegar a condicionar la vida para siempre: degenera en aislamiento social, en desarrollar conductas autodestructivas y nos marca hasta tal punto que tomar una decisión tan sencilla como cenar arroz o sopa nos suponga un universo para el desquicie del personal.

Sé que la alopecia no es como tener estrías, unos kilillos de más o celulitis: esto nos duele e impacta en nuestra imagen y autoestima un millón de veces más. Porque una mujer tiene pelo, largo, sano y abundante. Y ese es el canon que nos meten por los ojos, desde la baja edad media de Lady Godiva, pasando por la Venus de Botticelli  hasta la trenzaca de Jennifer Lawrence (por cierto, cuerpazo) en los futuristas "Juegos del Hambre". El pelo no es una moda pasajera como podían ser las redondeces del Renacimieneto o la delgadez enfermiza de Kate Moss. El pelo en la mujer siempre se ha preferido largo y abundante (salvo maravillosas excepciones como Versalles o Egipto, cuando las élites se rapaban la cabeza para llevar una peluca impecable y lucir esos peinados imposibles a la par que exhuberantes).

Yo misma me estoy quedando calva a cachitos (me da igual, pero al principio me sumió en una depresión autodestructiva durante dos años). Tampoco quiero frivolizar con la anorexia, pues es un trastorno psiquiátrico que distorsiona la realidad y normalmente no se supera (aunque tengan un peso saludable y sigan una dieta sana, siempre se fustigarán y se sentirán fatal, sobre todo si no hay terapia de por medio). Pero si una elección entre sopa o arroz es un mundo, nos estamos perdiendo vivir nuestra vida: con nuestras taras y nuestras virtudes, con nuestros dones y nuestros defectos, pero en definitiva vivirla y  también disfrutarla :)

6 comentarios:

ale dijo...

Hola Aga, soy de Buenos Aires, Argentina y he topado con tu blog porque tengo Hirsutismo Ideopático hace casi 20 años. Tengo 42 y desde los 25 que tengo este problema. Resulta que nunca habían podido diagnosticar mi enfermedad hasta que caí con una eminencia en endocrinología. Bueno, resulta que hace unos cuantos años que estuve tomando Finasteride combinado con Diane, cosa que me hasta hace poco, me había salvado la autoestima. Al año del tratamiento empecé a notar los cambios favorables. Pero resulta que hace un año lo dejé porque como sabemos, nuestra salud está en riesgo y bueno, a pesar de que los análisis no se ven afectados, siempre prioricé mi bienestar. Para resumirte un poco, ahora que lo dejé el efecto rebote creo que se está dando, ya que noto hace meses que mi cabello se está afinando. Por eso es que llegué aquí, porque a pesar de que mi problema es bello excesivo, resulta que ahora mi cabellera está perdiendo su volumen. Realmente estoy muy preocupada. Sé que por lo que estuve leyendo en tus post al respecto, es algo que no es tan tremendo como otras enfermedades, pero para una mujer, a pesar de las exigencias de la sociedad (como bien decís), es algo muy importante. Pensá que yo con mi edad, no he podido tener novio, no he podido mantener una relación con un hombre por mi hirsutismo (ideopático en mi caso) y eso es tremendo. Es muy frustrante en todos los aspectos de la vida. En 2010 recién pude usar bikini luego de tantos años, ya que no había depilación que bastara. Por eso es que aunque bien decís que las pastillas, la ciencia es un comercio mafioso (yo pienso que es así), también ha ayudado a que la humanidad tenga más espectativas de vida. En fin, no quiero extenderme mucho más, mis preguntas concretas son las siguientes. Tengo dudas con respecto al Diane: decís que es para evitar embarazos? Porque este médico decía que la combinación hace al tratamiento más efectivo. Finasteride solo da resultados? Otra duda que me surgió es: yo estoy con ISIS MINI una marca de anticonceptivos solamente y no veo mejoras, al contrario me está pasando esto en el pelo, que veo que en la parte frontal y coronilla estoy perdiendo volumen. Tendrá que ver con que retomé hace 3 meses luego de no tomar nada? Te agradezco mucho tu atención y espero puedas darme algunos consejos. No quiero volver a sufrir tanto, a no poder relacionarme y no tener pareja por este problema, pero me preocupa mi salud, no sé que hacer... Saludos desde Argentina!

Diana dijo...

Hola:
Gracias Agape! Siempre leo lo que escribes y me encanta.
Desde la infancia tengo alopecia, con altibajos en la recuperación del pelo, pero nunca hallé una solución definitiva. Ahora con casi 30 años no me queda casi pelo. La realidad es que ahora que estoy más calva que nunca agradezco poder desdramatizar, pues en el transcurso de los años me perdí de disfrutar tanta cosa a raíz de mi alopecia. Ahora no quiero que el pelo me limite, quiero recibir y disfrutar tooodo lo bueno que tengo y tooodo lo bueno que vendrá, no quiero ni permito de ahora en más que se me vaya la vida en el pelo. Recién ahora, no sé si será que estoy madurando je je, puedo decir que soy feliz porque pude desacomplejarme. Tienes razón de todo lo que nosotros mismos nos limitamos, viviendo tan acomplejados.
Que tengas linda semana!!! Gracias
Saludos desde Uruguay
P.D. Qué mal que tus amigas no hayan visitado mi hermoso paisito je je

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola Ale
Lamento mucho tu historia. Croe que un hirsutismo grave es un problema peor, puesto que una chica que lleve parcial no tiene por qé notársele mientras que si tienes un excesivo vello corporal o facial, tienes que depilarte casi cada dos o tres días. En tu caso no han encontrado absolutamente nada respecto al exceso de vello corporal? Ni siquiera testosterona elevada? Ni las suprarrenales?? Ni la hipófisis? Hay chicas que son más velludas, a veces por herencia, pero si te sale pura barba o pelo en el pecho tiene que haber algún problema endocrinológico seguramente. También tienes sobrepeso?

Las diane son un anticonceptivo antiguo, de primera generación, es decir, de los que se usaban para controlar la natalidad en los años 80, con una carga hormonal antiandrogénica fuerte. De hecho hay otros anticonceptivos que no tienen antiandrógenos sintéticos sino otros derivados hormonales para "engañar" al cerebro. Se receta diane porque es antiandrógeno, y a veces se combina con androcur (androcur es un antiandrógeno más fuerte). Lo que pasa es el que el androcur altera el ciclo menstrual, por eso se toma junto con diane, para que no tengas sangrados o amenorreas.
Por otro lado, el finasteride sí que actúa inhibiendo el vello corporal a medio-largo plazo. Normalmente se receta para la alopecia, pero también para el vello excesivo.
Si no tienes un prblema hormonal, el laser puede ser una buena solucion permanente ya que atrofia el folículo ,e incluso cremas retardantes del vello como vaniqa (para zonas pequeñas como rostro y cuello o incluso escote, ya que el tubo es pequeño y muy caro). Tienes sobrepeso?

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola Diana!
Una de mis mejores amigas es uruguaya, y sí, es un país muy hermoso y yo creo que hoy por hoy, uno de los mejores países para vivir en Sudamérica :)
También tienes alopecia areata?

Diana dijo...

Comencé con alopecia areata y con los años pasó a ser universal. Ahora no tengo cejas ni pestañas.
He probado de tooodo al igual que todas quienes padecemos esta afección.
Gracias Agape!!!! Beso

Ale dijo...

Hola Aga! Muchas gracias por responderme! No, no tengo sobrepeso, es más suelo ser delgada y me mantengo siempre en la misma talla. Me han hecho todo tipo de análisis antes de recetarme el Finasteride + Diane, pero todo sale normal y tampoco tengo síntomas que lo contradigan (por eso lo llaman "ideopático". A propósito de la hipófisis, hace poco tuve un pequeño accidente en la cabeza, nada serio, pero que me hice una placa radiográfica preventiva, la cual al verla el médico me preguntó si estaba haciendo un tratamiento hormonal o algo porque me aparecía la hipófisis cerrada o algo similar, que debería estar abierta, así que justamente ayer fui a un neurólogo y le pregunté si mi problema puede estar relacionado con la hipófisis y me dijo que no cree porque no le mencioné ningún síntoma pero que de todas maneras la placa no es muy clara ni específica, así que me van a hacer una resonancia y nuevos estudios para ver si hay algo relacionado. Lo de las suprarrenales que es? Hepatograma? Si es ese, me da bien.
Ojalá hubiera una causa! La verdad haría cualquier cosa porque encontraran el motivo, pero no parece haber ninguno.
Si, es muy feo, no se lo deseo a nadie. Además, todo el mundo me pregunta: "Cómo una mujer tan linda no tiene pareja? Debes ser muy exigente..." Cuando conocía algún hombre no podía comenzar la relación por esto mismo, no podía avanzar, una vez estuve con alguien, me había depilado, pero así y todo me sentía tan insegura que terminamos luego de unos besos. Suerte que él era Irlandés, tal vez pensó que las argentinas somos chicas tímidas, jajaja... (ahora me río) pero no, era que tenía miedo de que eso avanzara y me rechace, me gustaba mucho, así que he sufrido horrores. En fin... Una experiencia de vida muy frustrante. Mis amigas saben que soy tímida, desconocen mi problema, piensan que tal vez por eso me cuesta tener pareja. Es cierto, pero mi timidéz sin dudas se acentuó por este problema. Recién hace un par de años me sentí feliz de verme sin vellos gracias al Finasteride + Diane, pero dejé de tomarlos por temor a mi salud y para ver si tal vez ya dejaba de aparecerme el vello, además, que suponiendo de que me animara a estar en pareja, está contraindicado! Uf, que injusticia... Ahora además de que de a poco reaparece, noto que en mi cabeza, mi cabello es más fino y que la parte frontal se está despejando. Esto ya me colmó. Así que tal vez tenga que tomarlos de por vida si quiero dejar de sufrir, porque como decís en otras entradas lamentablemente, todos "atacan el síntoma y no la causa". Ni hablar de los dermatólogos, que son tal cual los describiste. Me he hecho láser hace años en el bozo (carísimo!), que como soy muy blanca, de pelo oscuro, se me notaba demasiado y con la depilación se me había manchado la piel, dio resultado, me sacó la mancha, pero en cuanto al vello no mucho, algo me reaparece, el mayor y mejor resultado son esas malditas pastillas. En el resto del cuerpo tenía más que nada en la parte abdominal, pero nunca me hice láser en otro lado.
Pensar que no tomo ni una aspirina, siempre detesté las medicaciones y ahora me estoy mentalizando de que en parte la medicina me ha solucionado esta terrible enfermedad y que tal vez tenga que tomarlas por siempre. Bueno, creo que me fui demasiado en palabras. No sabés cuanto bien me hacen leer tus historias tan excelentemente escritas, con tanta gracia y sinceridad. Cuando tenga los resultados de los análisis, volveré a escribirte, tal vez pueda contribuir a ayudar a alguien más.
Saludos desde Bs. As. Gracias nuevamente!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin