miércoles, 13 de agosto de 2014

¿Qué es lo peor que puede pasar si usas prótesis capilar y cómo prevenirlo?

Epics fails.  Esta mañana he estado repasando mentalmente cuáles han sido mis "accidentes" llevando prótesis capilar, por qué han sucedido y qué tenía que haber hecho para evitarlos. En mi caso, la situación se "pintaba calva" porque nunca tenía una prótesis de repuesto por si acaso, y me veía obligada a tirar a trancas y barrancas hasta que me llegase la nueva.

1) Las he liado muy pardas, pero la primera fue de órdago. Llevaba una prótesis con lace en la zona frontal, sujeta con adhesivo directamente a mi cuero cabelludo rasurado, y pasados unos meses de uso (no sé si 3 ó 4) se estaba empezando a deshilachar bastante (tampoco es que yo sea muy cuidadosa con los sistemas).  Empecé a meter tijera alegremente, llevándome nudos por delante hasta que me quedé precisamente sin frontal. Lo pelé. El problema es que bajo la malla inyectada (es decir, lo que  simula el cuero cabelludo) el adhesivo va fatal y se quedaban zonas abombadas. ¿Solución? Cortarme un flequillo frontal lo más espeso que pude para disimular el contorno. Esperé a que me hicieran otra prótesis y volver a despejarme la frente.

Desconozco si alguien se detuvo a pensar que un flequillo no puede crecer tanto en apenas unas semanas, pero en principio, nadie hizo ningún comentario aparte del manido: "Te has cambiado el peinado", como el que dice "Se ha quedado buena tarde" en el ascensor. Normalmente la manía persecutoria y la sensación de que nos miran, nos observan y nos miden el pelo cuando no nos damos cuenta para anotar el largo, color y textura en una libreta, es cosa nuestra. La gente va a su rollo, y cuando trabajas en una oficina grande, más. Si se te desgarra una prótesis capilar de skin (prótesis masculinas) hay maneras de apañarlo con un poco de maña, y es aplicando una pátina de látex que se utiliza para sellar las maquetas navales. Más o menos aguantará.

2) Cortarme el pelo yo misma. No recuerdo la cantidad de escabechinas que he llevado en el pelo hasta que logré pillar el tranquillo (más o menos). El problema es que al ser un postizo, no va a crecer si no has sabido igualarlo. Normalmente se me iba la mano en el desfilado.

3) Otra liada fue usar agua prácticamente hirviendo (de eso que metes el dedo y te quemas) para lavar un parcial. Quería que se abrieran bien las cutículas para que la mascarilla lo hidratara en profundidad. Craso error. El pelo se replegó y se enroscó hacia la base. El enredón fue tan épico que no se me ocurrió otra cosa que echar un kilo de mascarilla para suavizarlo. Peor. Este producto sobre grandes enredos, normalmente hace efecto pegamento y empeora sustancialmente la situación. ¿Solución? Aclararlo con abundante agua fría, e ir deshaciendo la maraña con suma paciencia. Inclusive tuve que cortar algunas zonas. Logré arreglarlo pero hubo daños colaterales y perdió densidad. Desde entonces siempre agua tibia o calentita pero no al rojo vivo.

4) Mantenimientos extreme. Sí, en mi época de llevar prótesis pegada, lo típico, que pasas el fin de semana fuera de casa, y siempre se me olvidaba algo: el pegamento, el disolvente, el protector, el cepillo... Recuerdo un puente en los Picos de Europa desenredándome con el mini peine de púa que regalaban con la habitación. No hubiera tenido mayor problema de no ser por la lluvia y el viento huracanado (era noviembre). Me pasé los tres días con el pelo enredado, medio encrespado por la humedad y coleta. Salgo en las fotos como Ranma 1/2. Normalmente siempre he podido capear más o menos el temporal, e incluso yendo a un bazar chino a por quitaesmalte de uñas para improvisar un disolvente de urgencia (evitadlo, ya que destroza base y pelo). Lo ideal es que tengas un neceser chiquitito con un poco de todo: compra un pack de viaje de frascos vacíos en cualquier Mercadona (en el body bell también tienen) y rellena con lo básico: disolvente, champú, mascarilla, así como varias tiras precortadas y aguja e hilo (por si se te descose un clip).

5) Que se despegue o se levante en el trabajo. Me pasó algunas veces en la oficina y el susto que te metes es morrocotudo. La peor situación, sin duda, fue cuando un compañero graciosete me tiró con tanta fuerza de las extensiones que me despegó el parcial de delante, así que, al no tener el pequeño neceser de primeros auxilios conmigo, tuve que apañarme como buenamente pude hasta salir pitando a casa a la hora de comer. En otra ocasión, yo misma olvidé cerrar los clips de detrás y estuve reunida con Recursos Humanos toda la mañana. Teniendo en cuenta que el 100% de ese departamento eran mujeres, se dieron cuenta fijo. Cuando me vi en el espejo se perfilaban perfectamente "las solapas" del parcial y los dientes de los clips asomando por los lados de la coleta:)  Al ser chicas tenemos la maravillosa ventaja de que llevar un bolso en el que nos cabe medio Santiago Bernabéu dentro es lo habitual, así que no hay excusa, puedes llevar un mini neceser dentro, y sobre todo, un espejo de mano para controles rápidos. 

6)  Hay un vídeo en Youtube de una chica que se quema el pelo con las tenacillas. Es viral. A mí también me ha pasado por meter un mechón enredado en la Miracurl. Y donde digo plancha o tenacillas digo cigarrillos, una bengala, una barbacoa... mantente alejada de fuentes de calor en la medida de lo posible :-) 

7) Por último pero no menos importante, cuídate mucho el cuero cabelludo si estás usando prótesis capilar con adhesivos. Es imprescindible que te asegures de que la piel está en buenas condiciones, sin erosiones, eczemas ni molestias (que pique es normal hasta cierto punto, pero si ves laceraciones es que pasa algo). En este post te explico cómo hay que proceder si tienes alguna reacción adversa en la piel.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin