miércoles, 6 de agosto de 2014

Los 10 errores más comunes que estropean el pelo (biológico)

Meme de la web www.dmodaenvnzla.com
Son malas costumbres que todas y cada una de las que leéis estas letras seguro que habéis cometido, en mayor o menor medida. Seguramente por prisas, por desidia o por ignorancia. Pero si nuestro pelo biológico es ya bastante fino, sensible y quebradizo, esto es la puntilla.

1) Ir a la cama con el pelo húmedo. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. De hecho me acosté así anoche. MAL.

2) Desenredarse con un peine fino con el pelo mojado. Cuando el pelo está totalmente mojado, es mucho más sensible y se rompe con más facilidad. Así que, es importante que quitéis toda la humedad posible con una toalla y que desenredéis con un cepillo de púas flexibles primero (los cepillos tipo tangle teezer van fenomenal). Os recomiendo que uséis peine fino simplemente para demarcar la raya o cardar, y nunca para desenredar (ni en seco ni en mojado).

3) El exceso de grasa. Cuenta la leyenda (no sé si urbana o porcina) que cuanto menos te laves es mejor, pues así el cuerpo segregará menos grasa. Bueno, hasta lo que yo sé, siendo una pobre mortal, las glándulas van a segregar al ritmo que marquen nuestras hormonas / genética, y no al de Vidal Sasoon. Así que, si tenéis el pelo muy grasiento o incluso problemas de exceso de seborrea, es preferible que extreméis la higiene. No pasa nada si te lavas el pelo todos los días, no se va a caer más. Todo lo contrario. El cuero cabelludo estará limpio de grasa y de caspa. Desaparecerán los picores y la irritación. Si no notas mejoría en ese aspecto ni lavándote, consulta con un médico, probablemente necesites usar un champú específico o algún fármaco.

4) Los peinados que traccionan siempre de la misma zona: moños, trenzados... es importante que varíes la posición de las horquillas y de las gomas (siempre utiliza elásticos forrados de tela, para evitar que la goma tace el pelo).

5) Ponerse pañuelos, bandanas o gorras con el pelo mojado / húmedo. Tengo una clienta que ha de llevar gorra obligatoriamente en su trabajo. Cada mañana de verano, tras la ducha, se quita ligeramente la humedad con una toalla, se cubre la cabeza, y hale, mínimo ocho horas con el pelo mojado debajo. También tengo varias clientas musulmanas que usan hijab, y me sorprendió que en algunos casos, también tras la ducha, se cubrieran la cabeza sin secar, lo cual es perjudicial. Si se hace de manera recurrente es muy pernicioso, puede producir dermatitis u otras infecciones (a lo peor proliferación de hongos en el cuero cabelludo). 

6) Usar cualquier peine o cepillo sin criterio. Cada tipo de pelo requiere un tipo de "herramienta" diferente, pero existe digamos una norma simple y universal: a más largo, más ancho el cepillo. En este post podéis leer qué tipos de peine hay y para qué se utilizan.

7) Pasar de la mascarilla / acondicionador / protector térmico antes de la plancha. Ya sé que todas salimos aceleradas por las mañanas, pero dedicar dos o tres minutos a aplicar estos cosméticos va a marcar mucho la diferencia. Y si no, ¡al tiempo! 

8) Irse a la cama sin cepillar el pelo. Sobre todo si lo tenéis largo y con las puntas resecas. Los enredones del día siguiente serán épicos, y se partirá más. De hecho, al cepillarlo, distribuimos nuestra propia grasa de la raíz a las puntas (grasa normal, no exceso patológico de seborrea) y lo hidratamos. Por eso antiguamente se decía que cepillarse el pelo durante 100 veces cada noche lo hacía parecer más brillante y lustroso.

9) Usar un champú al tuntún, porque estaba de oferta en el hipermercado o porque es el de toda la familia. A cada tipo de pelo le va un tipo de champú específico: o bien astringente para la grasa, o anticaspa, o hidratante para cabello castigado... ¿a que no te vas a trabajar con los calzoncillos de tu pareja? Si total, también es ropa interior.  Pues para el pelo, sucede lo mismo.

10) Sanear las puntas de pascuas a ramos. Si tenéis clareos evidentes, seguramente os dé mucho "corte" (chiste malo) ir a la peluquería cada dos o tres meses (los centros especializados en alopecia femenina no abundan mucho). Pero es importante que el pelo esté en buenas condiciones por varios motivos: forma parte de tu imagen personal. Al igual que no irías a trabajar con la ropa sucia, rota o arrugada como una pasa, ten en cuenta que llevar una melena muy descuidada no es la carta de presentación más idónea. Cuando cortas precisamente ese tramo que está afinado por la oxidación y el roce para sanear el pelo, notarás que se enreda menos y que la melena tiene más cuerpo. Hay tutoriales para hacerlo sola en casa. Probablemente al principio te quede a trasquilones hasta que le cojas el tranquillo :) 

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Iba leyendo y me sentía como un pavo real: "Oh, por favor, cómo se les ocurre, yo jamás hago ni eso ni eso ni tampoco eso". Así que menudo bajón al llegar al punto 10... De eso sí que soy culpable. ¡Toma, por soberbiaaaa!

A mí no es que me dé corte (je, je, je) ir a la pelu por los clareos. A ver, sí me da un poco, pero bueno, a estas alturas de la vida he aprendido a relativizar (qué remedio). Lo que me fastidia soberanamente es que SIEMPRE intenten venderme lociones y champucitos y acondicionadores y hasta pastillitas. Explicar TODAS LAS VECES que lo mío es hormonal, que sus productos me harán tanto efecto como refregarme por el cuero cabelludo un chorizo de Cantimpalo y por qué (mientras me miran con cara de pena/sospecha y no me creen) es agotador.

Y es que no encuentro una peluquería a la que ir y que me atienda siempre un(a) profesional de confianza que llegue a conocerme y me trate como el caso especial que soy. Cuando encuentro alguno/a cuya actitud que me gusta, resulta que no me corta bien, o corta bien pero es idiota, o es un hacha y un encanto en ambas cosas pero luego lo/la cambian de puesto o se va o... En resumen, que me estoy planteando 1) ir a cortarme el pelo a Madrid, como si fuese Scarlett Johansson o algo así y/o 2) cortármelo yo. No sé qué me da más pereza.

Por cierto, el link de los peines no funciona.

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Gracias por lo del link! Estoy tocando código de la web y me parece que he metido mano donde no debía y ahora las redirecciones van un poco a lo loco.

Lo de cortarse las puntas en casa no es complicado del todo, estoy redactando un post del blog con ciertas pautas. Eso sí, si necesitas adaptarte un parcial, mejor que te lo hagan en una peluquería, porque si se te va la mano con la tijera no va a crecer jeje.

El día que pasé más vergüenza en una peluquería "normal" fue cuando me miraron desde arriba con asco y me dijeron que seguramente se me caía el pelo por falta de higiene jeje. Lo llevaba churretoso del minoxidil :)

Mi madre ha cambiado yo creo que 10 veces de peluquería en 10 años. Es normal en el sector, hay días que por cualquier motivo no te queda igual el tinte, o no te peinan exactamente igual de bien que en otra ocasión, o el corte de pelo no queda cómo esperabas... o igual pillas que la peluquera tiene un mal día (por cualquier motivo personal) y por eso no hay buen feeling. Pero vaya, que es normal!

Respecto a que te vendan tratamientos de champús anticaída, es un coñazo. Rara es la semana que no me contacta el laboratorio cosmético X para informarme de unas ampollas o de un champú nuevo que es anticaída. Yo por ejemplo lo tengo terminantemente prohíbido por filosofía de empresa tener ni siquiera loción de vitaminas. Pero la industria cosmética es muy rentable y por eso normalmente en las peluquerías insisten tanto. AL final lo que cobras por un peinado en el que trabajas una media de 45 minutsos (por ejemplo 20€) entre que pagas nóminas, local, luz, agua, iva... no es que sea lo más rentable del mundo. Mientras que por vender un champú anticaída en tres minutos ganas, en proporción, seguramente más dinero.

Además, esos cosméticos no son obscenamente caros como para que sean imposibles de pagar (30€ unas ampollas por ej) pero sí son lo suficientemente "caros" para que el cliente crea en su efectividad. La industria cosmética es fascinante, darling :)

ps. Si eres R, a Madrid no puedes venir todavía, que me lo has prometido. ¡Descansa!

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario anterior. Yo soy de Castellón/Valencia y tengo SOP con alopecia. En septiembre voy a Madrid y me gustaría visitar tu establecimiento, pero me gustaría saber si más cerca de aquí hay algun sitio especializado para el mantenimiento, etc.

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola! En Valencia hay un centro que se llama IMD y sí que hacen mantenimientos :)

Cristina dijo...

Hola, entiendo lo que decís, encontrar una peluquería vs peluquera en condiciones es de ciencia ficción. Cuando vas a una peluquería nueva siempre te quieren vender productos para la caída, te dicen que tienes el pelo muy fino, "ya tomas vitaminas"???, y te intentan colar el serum de turno. Alguna vez he pecado y me da rabia. Lo que peor llevo es lo que te cobran para cortar 4 pelos alopécicos que llevo, cada vez que voy me cobran más caro, de los 30-35€ no baja. Es así? O me estoy quejando por gusto?
Ojalá estuvieras más cerca, podría ir más veces a arreglarme el pelo. Ya te has planteado ir habriendo franquicias? Por clientas que tendrías no será... ;)

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Gracias Cristina!! Lo de las franquicias... al tiempo. Primero tengo que lograr que se me meta para dentro la hernia de hiato de abrir la primera, jeje.
La fijación de precios es un tema un tanto complejillo. La verdad es que cuando aterricé en el sector no tenía mucha idea, e hice el benchmark con los centros capilares multinacionales, las franquicias de la zona (marco aldanys, spejos etc) y los centros de belleza de chinos, asi que el resultado fue un tanto disparatado y probablemente con un margen de error tremendo jaja.
No hay MBAs especificos para este tipo de sector, pero más o menos sirve lo standard y sobre todo el sentido común jaja.
Hay que tener en cuenta qué gastos tienes (operativos, estructurales, suministros...), el margen de beneficio y sobre todo ni subirte a las nubes ni tirar el listón porque entonces no salen las cuentas. Y por supuesto también influye la zona. Un igualado de puntas es un trabajo muy sencillo, pero si vas a la Calle Serrano probablemente duplique o triplique al mismo servicio en un barrio más modesto como puede ser Vallecas. Aparte del target al que te dirijas, si es a señoras adineradas o pretendes llegar a un sector de la población que necesita acceder a este tipo de productos porque padece alopecia (y la alopecia no discrimina por nómina jeje, le pasa al rico y al menos rico).
30 euros por lavar, cortar y peinar no es exagerado, está en la media de una capital de provincia más o menos mediana y en una zona más o menos céntrica. Hace dos años el iva de las peluquerías era un 8% y ahora se pagan 21 castañas, por lo que todos salimos perdiendo: patronal, trabajadores y clientela!

Cristina dijo...

Gracias por tu explicación, me has convencido y de esta manera se entiende más a la peluquería que debe pagar agua, luz, subida del IVA, productos que utiliza, etc... Vivo a las afueras de Barcelona, pero ya veo que los precios son similares independientemente de donde vivas. Hay algunas cadenas que te venden el corte de pelo por menos de 20€ y la calidad deja mucho que desear. Las alopecicas necesitamos una calidad extra en el tipo de corte y mano izquierda para vernos mínimamente decentes (ya de por sí con una autoestima maltrecha).

Sí voy a Madrid, que entra en mis planes, me acercaría a tu centro ;)

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola Cristina!!
No te creas, de hecho un corte de pelo en sí mismo (igualado de puntas o un capeado sencillo) no requiere mucha "inversión" ni de tiempo ni de producto, no es como un tinte o unas mechas. Requiere unas tijeras buenas y la pericia de la peluquera o peluquero en cuestión.
Sí hay que desconfiar de que un tinte cueste 6 euros, o un tratamiento de alisado japonés 30, porque ahí sí que te están metiendo cosméticos de vete tú a saber... ya que ese precio no cubriría ni los gastos.
Con las alopecias sí, hay que ir mucho más despacio y tener habilitada una zona en la que ni siquiera compartas tocador con otras chicas con alopecia. Y ese servicio de tener una estilista a tu entera disposición en un apartado también encarece algo el precio. Porque una peluquera puede cortar muy bien, pero necesitas estilista para que pueda plantear el diseño del corte para que tape los clareos, te dé volumen y además te quede bien según tus rasgos faciales y tu edad, así cómo la aplicación estratégica del color. Pero tampoco te puedes subir a la parra con un trabajo básico de corte por 60€ porque no hay que olvidarse de que estás dando un servicio que en muchas ocasiones es social. Hay mujeres que llevaban 20 ó 40 años (sí, CUARENTA) años sin ir a una peluquería y las estamos atendiendo aquí! Eso es muy gratificante. Pero también hay quien te monta el pollo porque le has dejado tres canas, ojo.

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin