viernes, 15 de agosto de 2014

El post del viernes: DIY hacer tu propia ropa

Tuve la suerte de que apenas un par de años antes de que me matricularan en el colegio (religioso) ya era mixto, y en lugar de dar clase de costura tanto a niños como a niñas decidieron eliminar esa asignatura del currículo, porque se impartía en horario lectivo. Recuerdo ver a las mayores llevar esos mini costureros con asa, hechos de mimbre, cada viernes por la tarde.

No creo que aprender a coser un botón o un dobladillo le haga mal a nadie. Pero en esa época la segregación por sexos no sólo atendía a "hormonas", sino también a roles: las niñas aprendían a coser y a bordar, mientras que probablemente los niños hacían dibujo técnico o bricolaje. Con la LOGSE me tocó aprender a montar circuitos y a esculpir dentaduras con plastilina entre otras muchas cosas, que no me han serivido de mucho pero el saber no ocupa lugar, y no debería ser algo sexista.

Mi madre aprendió corte y confección durante los años setenta. Por la mañana estudiaba en la facultad y por la tarde iba a la modista. Ahora se denomina "diseño de moda y patronaje", y lo han convertido en carrera de la Universidad Politécnica. De hecho, requiere una de las notas de corte más altas de selectividad. Yo no aspiro a aprender ni la mitad de la mitad de lo que controla mi madre, pero bueno, coser me relaja. Precisamente en esa época no existía la moda industrial como ahora, que hay un Zara o un Mango en cada esquina. De hecho, quitando las boutiques pret a porter exclusivas y dirigidas a señoras adineradas, en las que la ropa era bastante cara (pero muy buena), el grueso de los mortales tenía que buscarse la vida o modista. Muchas costureras montaban el taller en su casa, o cosían camisas y pantalones para pequeños comercios de barrio. De hecho, si habéis leído "El tiempo entre costuras" se explica muy bien.

Todas las actividades que requieren movimientos repetitivos me relajan sobremanera. Me relaja conducir, me relaja cocinar, y me relaja coser. Ya hice mis pinitos hace veinte años diseñando vestidos para la barbie (bueno, más bien trapajos, como decía mi madre).  Usaba los retales que le sobraban de coserme el uniforme del colegio, vestiditos, chaquetas, abrigos, hasta incluso una cazadora de tela vaquera (y con sus remaches y pespuntes, no faltaba detalle).

Para jugar, yo no usaba ni patrón ni cinta métrica. A ojo. Puntadas colchoneras con hilo de hilvanar. Lo que me decía, eran trapajos. Y ahora, veinte años más tarde, me ha dado por aprender a hacer patrones y a coser mi propia ropa. De momento, todo a mano, ya que aún no me he agenciado una máquina de coser (quería una Singer a pedal para que me sirviera de decoración también, pero están técnicamente limitadas). De momento estoy haciendo trapitos muy sencillos y funcionales. Hasta yo estoy sorprendida de mis progresos, y con los resultados.

Si eres mañosa y te pirran las manualidades, coser tu propia ropa tiene sus ventajas. Primero, sale más barato si no cuentas lo que tardas (el tiempo vale dinero cuando tienes tu propio negocio, pero hay que saber delegar y disfrutar de los hobbies para tener una mayor calidad de vida).

Ten en cuenta que para hacer un jersey de pico de algodón vas a necesitar máximo 75 cm de tela (el ancho del rollo suele medir 1-1,40m), y puedes ser todo lo puntillosa que quieras respecto a los detalles y acabados. Te quedará como un guante porque es a medida, y además, eliges la tela que más te guste. Cuando vas a comprarte ropa, los tejidos y colores están prefijados cada temporada: es lo que hay. Mientras que si sabes confeccionarla, puedes llevar estampados y diseños a la carta.

Por tanto, un jersey de pico 60% algodón, confeccionado a medida me ha costado exactamente 3.97 € en materiales. Si tengo que prorratear el tiempo y la mano de obra no merece la pena hacerlo (por eso las modistas sucumbieron al imperio Inditex), pero oye, tener un hobby que nos hace disfrutar y además es productivo, pues dos veces bueno.

En segundo lugar, otra ventaja es que te puedes inspirar en las it girls del momento. En este caso, con un retal de tela elástica y un poco de imitación cuero puedes confeccionar este outfit en una sola tarde: camiseta básica y minifalda. ¿Coste? No más de 15€.

Puedo considerarme más o menos autodidacta, ya que estoy aprendiendo poco a poco gracias a blogs de costureras profesionales  y a videotutoriales de Youtube. Os recomiendo la web de OhmothermineDIY, El baúl de las costureras y Patrones Mujer. 

Normalmente te dejan bajarte patrones gratis, y sólo tienes que imprimir y ensamblarlo como un puzzle. Más adelante, puedes diseñar los tuyos siguiendo ciertos parámetros (básicamente geometría). Reconozco que hacerlos a mano sobre papel cebolla tiene cierto romanticismo. Una vez que adquieres la lógica del "despiece" de la ropa, te van a salir solos. Y más adelante, si consigues llegar al nivel de costura de intuición que tiene mi abuela, no te harán ni falta (lleva cosiendo toda la vida y nunca ha usado ni un patrón, ni para las pinzas). Yo prefiero trazarlos con Adobe Illustrator y oye, precisión al milímetro. Puedo sacar tantas copias como necesite y redimensionarlos en segundos. Además, suelo trasnochar bastante, así que en lo que empieza la nueva temporada de Homeland me hago el armario otoño-invierno, jaja.

Estoy pensando en abrir otro blog para compartir mis patrones y creaciones. Voy a ver si la fiebre por la moda sigue viento en popa, o si se me va a pasar pronto (en octubre el volumen de trabajo se dispara). Con las cuatro cosillas que tengo hechas no me voy a lucir nada jeje.

3 comentarios:

faylinn64 dijo...

Hola , yo soy otra de las que les gusta como a ti coser sus propias cosas , aunque en los ultimos tiempos no tengo tiempo y tengo cosas empezadas sin terminar , yo siempre sacaba los patrones de la revista patrones , no conozco las webs que has puesto , pero voy a hecharles un ojo

faylinn64 dijo...

por cierto de que pagina es de donde sacas esos patrones en forma de puzzle?

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Hola Faylinn!
De la web ohmotherminediy y de la web patronesmujer.es en ambas webs hay una sección que se llama patrones. Algunos son de pago (pero super baratos en plan 5€) y otros son gratuitos. Lo que pasa es que yo en lugar de cortar la talla estándar los rehago de cero con mis medidas en Illustrator (hay software específico de patrones pero no tengo más tiempo de aprender). Luego los imprimo, los paso a la tela y los trazo con el jaboncillo :-)

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin