viernes, 22 de agosto de 2014

El post del viernes: DIY hacer sushi casero

Cuelgo el post in extremis. Llevo todo el día absolutamente convencida de que era jueves. Y cuando me he dado cuenta de que es viernes, ya se me había hecho tarde para encerrarme con el ordenador porque tenía planes. Así que nada, en el último momento, vamos a ello.

Se me ha pasado la fiebre de la costura porque veo que necesito una máquina de coser como el aire. Así que, he decidido seguir los consejos de mi madre y matricularme en un curso intensivo de corte y confección este otoño. Admiro la tenacidad de la gente que aprende cosas autodidacta y logra dominarlas (conozco a un chico que toca la guitarra eléctrica de manera alucinante aprendiendo con el Youtube), pero, para eso, hace falta tener exceso de tiempo libre. Y creo que, al igual que la riqueza, el ocio debería estar mucho mejor repartido.

Las horas que voy a pasar cosiendo a la semana seguirán unas pautas preestablecidas, un programa y un temario. Una vez que lo acabe y domine al menos lo más básico, me agenciaré la máquina :)

Bueno, mientras espero a que empiece el curso, ahora me ha dado por el sushi casero. Ya tengo todo tel pack: el makisu (esterilla), el hangiri (bol de madera), el abanico, el vinagre de arroz y un cuchillo afilado (que he heredado, por cierto). Me encanta el sushi (especialmente el de pez mantequilla) y creo que es un alimento muy sano y completo. No es necesario que compres todo, sólo dos cosas son importantes: el makisu y el vinagre de arroz (tiene poca acidez, aunque hay gente que echa de manzana). Yo no pongo tanto azúcar, los hago "light".

Nunca uses un recipiente metálico para abanicar el arroz :) Sólo madera  o un táper de plástico.
Con el makisu se da forma a los rollitos. Lo idóneo es que de cada cilindro saques entre 6 y 8 piezas máximo. ¡Ah!  Y si te gusta el atún rojo crudo, el de almadraba de Barbate es lo más de lo más.

He comprado el vinagre y las algas nori en una tienda de la calle General Margallo (que es como China Town), pero las venden en cualquier herbolario o hipercor que sea un poco grande. En el supercor no lo he visto. Es importante que el cuchillo esté muy afilado y su hoja mojada, para que no se espachurren los rollitos al cortar las porciones (2-3 cm de grosor).



Curiosidades: llamamos sushi al pescado crudo pero es un término erróneo. Sushi meshi es el arroz, y sashimi es pescado crudo que se come fileteado y suele acompañarse de salsa de soja (izquierda).

El nigiri es una bolita de arroz (sushi meshi) oblonga que lleva un trozo de pescado encima, generalmente salmón crudo o pez mantequilla, aunque también se hace de langostino cocido. A veces lo decoran con una tirita de alga nori.



Cuando decimos sushi, la imagen que se nos viene a la cabeza es la del maki, es decir, un rollito de arroz envuelto en alga nori con pescado o verduras en el centro. Suele llevar de uno a tres ingredientes. Los más habituales son el salmón, el atún rojo, el pepino, el aguacate, el sucedáneo de cangrejo, la tortilla o el daikon (una especie de rábano).



Todos conoceréis el uramaki. La peculiaridad de este maki es que es el arroz lo que va por fuera (a veces decorado con huevas o con semillas de sésamo) mientras que el alga nori, más relleno de arroz y los ingredientes principales se encuentran en el centro del cilindro. Para enrollarlo, cubriremos el makisu con film transparente para que no se embadurne todo. Precisamente se conocen como California rolls porque es una creación de un chef de Los Ángeles durante los años 60, que, en lugar de utilizar ingredientes típicamente japoneses, los fusionó con productos de allí (y por eso me imagino que lleva aguacate y palito de cangrejo en lugar de pescado crudo).



Por último, uno de mis favoritos es el temaki :) Se trata de un cucurucho de alga nori relleno de arroz y de pescado o verduras. A veces está decorado con semillas de sésamo.

El wasabi es esa pasta verde que pica como el mismísimo infierno. En realidad se trata de sucedáneo en polvo que se mezcla con agua, porque la raiz de wasabi auténtica es muy escasa, muy cara y mucho más difícil de conseguir. El uso histórico de este condimento no tiene connotaciones masoquistas ni mucho menos (a mí se me caen hasta las lágrimas de lo que pica), sino por sus propiedades antisépticas y antibacterianas, ya que lo utilizaban para conservar el pescado cuando no existían las neveras. De hecho, también lo utilizaban para desinfectar heridas.



Personalmente no como el jengibre marinado, ya que no me gusta (son esos pétalos naranjas). Se toma para limpiar el paladar de sabores cuando pasamos de un tipo de pescado a otro. No es un adorno ni una guarnición. En muchas ocasiones he visto a personas que se lo meten en la boca junto con un maki (tengo que dejar de ir a buffets asiáticos baratos...).

Y por favor, ¡nunca comáis el sushi con cubiertos! Me resulta hasta ofensivo verlo, y eso que yo, de japonesa, no tengo nada de nada. Los palillos no son tan complicados de manejar como parece. 

Aprender a hacer sushi es tan sencillo que hasta yo soy capaz. Os invito a que veáis los vídeos de Hung Fai (concursante de Top Chef) en el Canal Cocina, y veréis qué fácil y divertido :)

¡Que aproveche!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin