viernes, 8 de agosto de 2014

El post del viernes: DIY conservas de frutas (mermelada/confitura)

Creo que este es el único DIY que realmente hará que ahorres dinero. De hecho, las conservas de alimentos (salmueras, vinagretas, retestero etc etc) son una costumbre ancestral. Pero ya no tanto gracias a los conservantes químicos y a la industria alimentaria (estamos acostumbrados a tener de todo en el súper en todas las épocas del año). En la actualidad hay una especie de caza de brujas respecto a ciertas sustancias aditivas, aunque han salvado muchas vidas. Pero bien es cierto que elaborar tus propias conservas (hay gente con un expertise nivel mi madre que las hace de bonito, de pimientos asados etc..) aparte de entretenido, es muy gratificante.

Ahora es tiempo de cosechas y me han regalado kilopondios de frutas y hortalizas, especialmente tomates, ciruelas y peras. Así que, ¡a conservar se ha dicho!

Para hacer mermelada:

Compra en una tienda de menaje (o en su defecto en un bazar chino) frascos de cristal con tapa metálica, para hacer el vacío. No compres los que tienen goma. Antes de usarlo, hiérvelos en una olla durante veinte minutos o media hora junto con las tapas (quitadas), así los desinfectarás. También puedes usar algunos que tengas vacíos por casa de otras conservas.

- Echa la fruta deshuesada y cortada en trozos pequeños con azúcar en proporciones iguales (por ejemplo 300 gr de ciruela - 300 gr. de azúcar) en una cazuela. Yo no las jarto tanto de dulce por un motivo, y es que al envasarlas al vacío no es necesario tanto conservante (azúcar). De hecho, a la fruta sólo añado dos sobres (de los que te dan con el café en el bar). Puedes usar blanquilla o moreno de caña.

- Cuece para que se funda el azúcar y la fruta suelte su jugo. Dale candela hasta que entre en ebullición. Mientras, da vueltas con una cuchara de palo y vigila que no se pegue.

- Pasados 15-20 minutos (depende de la potencia de tu vitro), retira del fuego y sigue espachurrando con la cuchara o un tenedor (a mí me gusta con tropezones, pero hay gente que le da grima).

 Llena el frasco o frascos de confitura caliente hasta el mismo borde. Cierra la tapa lo más fuerte que puedas. Da la vuelta al frasco durante unos 5 segundos y vuelve a colocar de pie. Al cabo de unos minutos oirás el "plop" característico. Pasadas unas 8 horas, cuando esté fría (al natural, no la metas en el frigo), presiona la tapa. Tiene que estar dura como cuando compras un frasco de espárragos en el súper. Si está dura, es que lo has hecho bien y la mermelada durará de 3 a 6 meses.

La opción de cocer los tarros al baño maría es digamos más "infalible" y se conserva de 6 a 12 meses sin problemas. Para hacer el vacío necesitas sumergir el frasco con la confitura caliente en otra cazuela más grande, y recubrir de agua totalmente (un dedo por encima de la tapa). Lleva a ebullición y cuando rompa a hervir, cuenta 7 minutos. Si vives en una zona muy alta de montaña, cuenta 15. Recuerda que si los haces al baño maría, no los llenes hasta el filo, es necesario dejar 2 cm de "aire" entre la confitura y la tapa de cada frasco.

Saca los frascos de la cazuela y déjalos enfríar al natural. Ya sólo te falta pegar una etiqueta adhesiva tipo apply con la fecha de envasado.

¡Bon apetit!

ps. Prueba a hacer mermelada de pitaya, de mango, de chirimoya, de papaya etc... de estas frutas tropicales que son más "difíciles" de encontrar o de las más caras como las moras o las cerezas. Recuerda que tienen que ser frutas más bien carnosas. ¡Si intentas hacer mermelada de sandía no te va a cuajar!  

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin